mándame un email
Haz Click y Compra mis libros en la Casa del Libro
  Busca temas de Historia en mi página con Google      
 
MIS ÚLTIMOS LIBROS             Entrada Pág. Antigua NOTICIAS
   

Niños San Isidro 2007

 
Ver estadísticas de esta página .Noticias sobre mi en UNED

Mis fotos

20 SEPTIEMBRE-2007
D y D Multimedia
www.dydmultimedia.net
 

Serpiente Glykon

 

http://plato.alien.de/service-bildarchiv-muenchen-glyptothek.htm

Dinedor Serpent, England

   (Ver Mapa Michelin Completo) ,

               

 

     Desde 3 septiembre-2007
Todas las mañanas , de 7 a 10, en ¡Atrévete¡ ,con Javier Cárdenas y su equipo
http://www.cadenadial.com/index.html?pagina=programas&id=1

 

   archaeology.about.com/.../ss/olympia_tour.htm

        www.shunya.net/Pictures/Greece/Reconstruction.htm

  www.archaeology-classic.com/map.html

                                              "Primero te ignoran, luego te descalifican, luego te discuten, y al final afirman que esa idea era suya".

                                  Robert Bauval, corroborada por el Dr. Chandra Wickramasinghe, catedrático de matemática aplicada y astrónomo en la Universidad de Cardiff 

TRANSEXUALES,<< EUNUCOS <<Y HERMAFRODITAS,<< ANDRÓGINO<<SOR FERNANDA FERNÁNDEZ

                                   Transexuales del Mundo Antiguo

                   HERAIS DE ABAE
 
Following a lead from book 13 of Josephus' Jewish Antiquities which mentions a certain General Ammonius who betrayed the Ptolemaic king Ptolemy Philometor to his Seleucid ally Alexander Balas (roughly 145 B.C.E). Ammonius is said by Jospehus to have "been cut down as a woman, for he made an effort to conceal himslef in woman's dress." According to Ralph Marcus, the translator and editor of the Loeb Josephus volume, Josephus had the following story from Diodorus of Sicily in mind:
 

El  libro 13 de las Antigüedades judías de Josefo  menciona a cierto general Ammonius que traicionó al rey Ptolomeo Philometor  con su aliado el Seleúcida Alejandro Balas (h. 145 a.C.) 

De  Ammonius dice  Josefo que  "para haber sido reducido como mujer, porque él hizo un esfuerzo de disfrazarse con vestidos de mujer." Según Ralph Marcus, el traductor y redactor del volumen de Loeb Josefo la historia siguiente de Diodoro de Sicilia en mente


"Vivía en  Abae, en Arabia , un cierto hombre llamado Diofanto, de origen macedonio. Se había casado con una mujer árabe de la región  y tuvo un hijo al que llamó con él y una hija llamada Herais.

 El hijo murió y la hija, cuando llegó a la edad del matrimonio le dio una dote y la casó con un hombre llamado Samiades.

Éste , tras un año de matrimonio, emprendió un largo viaje.. Herais,  como se sabe, padeció una extraña e increíble enfermedad.  Un gran tumor apareció en la base de su abdomen, y creció más y más hasta reventar  y apareció en la base de un útero en el séptimo día , un órgano genital masculino con testículos incluídos..."

Herais continues living as a woman. Her husband returns and when she refuses to sleep with him, he brings her to court. Just as the verdict is about to be given in favor of the husband...

"She at last revelaed the truth. Screwing up her courage, she unloosed the dress that disguised her, displayed her masculinity to them all and burst out in bitter protest that anyone should require her to cohabit with another man... Herais, now that her shame had been publicly exposed, exchanged her woman's apparel for the garb of a young man... changing her name to Diophantus, was enrolled in the [Alexander Balas'] cavalry.

 

Herais continuó  viviendo como mujer. Cuando su marido volvió y  ella rechazó dormir con él, él la denunció  y al pronunciarse el veredicto a favor del marido, . "ella, en el último momento, reveló  la verdad y desnudándose ,  exhibió  su masculinidad  ante los jueces  y explicó por qué no quería cohabitar con él.

Herais, ahora que su vergüenza había sido expuesta en público , intercambió la ropa de su mujer para la de hombre , cambió su nombre por el de  Diofanto y se alistó en la caballería de [ Alexander Balas ]


Diodoro Siculo XXXII.10- trans. Francis R. Walton

Herais, changing her name to Diophantus, was enrolled in the cavalry and after fighting in the king's forces accompanied him in his withdrawal to Abae. Thus it was that the oracle, which previously had not been understood, now became clear when the king was assassinated at Abae, the birthplace of the "two-formed one." As for Samiades, they say that he, still in thrall to his love and its old associations, but constrained by shame for his unnatural marriage, designated Diophantus in his will as heir to his property, and made his departure from life. Thus she who was born a woman took on a man's courage and renown, while the man proved to be less strong-minded than a woman. (Diodorus Siculus, XXXII 10.2 [ = Photius, Library, codex 244, 377b])

CALLO DE EPIDAURO

A change of sex under similar conditions occurred thirty years later in the city of Epidaurus. There was an Epidaurian child, named Callo, orphaned of both her parents, who was supposed to be a girl.

Now the orifice with which women are naturally provided had in her case no opening, but beside the so-called pecten [pubis] she had from birth a perforation through which she excreted the liquid residues.

On reaching maturity she became the wife of a fellow-citizen.

For two years she lived with him, and since she was incapable of intercourse as a woman, she was obliged to submit to unnatural embraces.

 Later a tumour appeared on her genitals and because it gave rise to great pain a number of physicians were called in. None of the others would take the responsibility for treating her, but a certain apothecary, who offered to cure her, cut into the swollen area, whereupon a man's privates were protruded, namely testicles and an imperforate penis.

While all the others stood amazed at the extraordinary event, the apothecary took steps to remedy the remaining deficiencies.

First of all, cutting into the glans, he made a passage into the urethra, and inserting a silver catheter drew off the liquid residues.

Then, by scarifying the perforated area, he brought the parts together. After achieving a cure in this manner he demanded double fees, saying that he had received a female invalid and made her into a healthy young man.

Callo laid aside her loom-shuttles and all other instruments of woman's work, and taking in their stead the garb and status of a man, changed her name (by adding a single letter, N, at the end) to Callon.

It is stated by some that before changing to man's form she had been a priestess of Demeter, and that because she had witnessed things not to be seen by a man, she was brought for trial for impiety. (Diodorus Siculus, XXXII 11 [ = Photius, Library, codex 244, 378b])

Not that the male and female natures have been united to form a truly bisexual type, for that is impossible, but that Nature, to mankind's consternation and mystification, has through the bodily parts given this impression.

 And this is the reason why we have considered these shifts of sex worthy of record, not for the entertainment, but for the improvement of our readers.

For many men, thinking such things to be portents, fall into superstition, and not merely isolated individuals, but even nations and cities. (Diodorus Siculus, XXXII 12, 1 [ = Photius, Library, codex 244, 378b-379a])

Avis au lecteur.

Il s’agit dans le reste de cet article de l’histoire d’une hermaphrodite, nommée Heraïs, de la ville d’Abas, en Arabie. Elle avait était épousée comme femme par un homme de la nation, et ce ne fut en effet que pendant l’absence de son mari, et à la suite d’une violente maladie et d’une éruption contre nature, qu’elle devint homme sans cesser d’être femme.

Tout cela est accompagné dans l’auteur d’un assez long détail que je crois devoir supprimer dans une traduction française. Du reste Heraïs cessant dans la suite d’habiter avec son mari, se fit déclarer homme, prit le nom de Diophante, et alla même à la guerre. Au contraire son mari Samiadès, désolé de cette aventure, se donne la mort, en laissant tout son bien à sa femme, quoiqu’elle eût changé de sexe. Et comme cette aventure était arrivée à Abas d’Arabie : c’était là le sens de l’avis donné au roi Alexandre, tué dans ce même endroit, d’éviter un lieu où l’on aurait vu un être à deux formes.

Mais à cette occasion l’auteur rapporte encore deux faits semblables. Le premier arriva trente ans après dans Epidaure, à l’égard d’une fille appelée Callo, qui souffrit beaucoup entre les mains d’un chirurgien, qui fut obligé d’employer des opérations très douloureuses pour aider la nature qui tendait à la faire changer de sexe.

En étant cependant venu à bout, il demanda une double récompense : l’une pour avoir guéri une fille, et l’autre pour en avoir fait un homme. Cependant Callo par la seule addition d’un "n" s’appela Callon.

 Mais comme elle avait été prêtresse de Cérès, la superstition et l’injustice de ce temps-là la firent d’abord appeler en jugement comme ayant vu des cérémonies ou des mystères qu’il n’était pas permis aux hommes de voir.

UNA MUJER DE CERCA DE ROMA

Le second exemple d’androgyne ou d’hermaphrodite rapporté par l’auteur à l’occasion d’Haraïs, avait paru dans le voisinage de Rome, au commencement de la guerre contre les Marses.

Un mari qui avait épousé une femme comme telle, crut devoir dénoncer son aventure au Sénat, et suivant les préventions grossières et inhumaines de ces premiers temps, soutenues par les haruspices, le Sénat condamna cette malheureuse femme à être brûlée vive.

UNA MUJER ATENIENSE

 Les Athéniens quelque temps après en usèrent de même à l’égard d’un sujet semblable.

LOS HYANES, MONSTRUOS QUE CAMBIABAN DE SEXO CADA AÑO

 Ce sont peut être des singularités de cette espèce, dit l’auteur en finissant cet article, qui ont fait imaginer les Hyanes, espèce de monstres, qui d’une année à l’autre, deviennent alternativement mâles et femelles.

Mais ce ne sont, ajoute-t-il, et fort heureusement, que des accidents particuliers ; ce qui doit nous guérir de la superstition, comme de la plus cruelle de toutes les erreurs humaines.

http://remacle.org/bloodwolf/historiens/diodore/livre25.htm

Kainis/Kaineus, Herais de Abae/Diofante hombre,  Santa Wilfrida,. San Onofre, Juana de Arco, los chamanes, los chukchee de Siberia

Kainis (da una voce greca che vuole dire “la nuova”) era una principessa tessala (altre versioni dicono una ninfa) del popolo dei Lapiti, figlia di Elato.

Ella fu amata da Poseidone , il quale le concesse di esaudirle un desiderio. Kainis chiese di essere trasformata in un guerriero invulnerabile, cambiando anche il suo nome in Kaineus. (Ma non prima di avere partorito al Gaieoco un figlio, Corono, che secondo Apollonio Rodio prese parte alla spedizione degli Argonauti.)

Raccontano però che Kaineus nella sua vita mortale, pur essendo un guerriero coraggioso, commettesse anche peccato di hybris (tracotanza), costringendo il popolo a giurare sulla sua lancia piuttosto che nel nome degli Dei.

Alle nozze del cugino Piritoo con Ippodamia, il centauro Eurito (o Euritione), ubriacatosi [ma per alcuni i centauri furono fatti ubriacare da Eris ed Ares, offesi con Piritoo per non essere stati invitati al matrimonio] cercò di rapire la sposa, scatenando la famosa battaglia fra Centauri e Lapiti.

I centauri, non riuscendo ad uccidere Kaineus perché era invulnerabile, lo conficcarono nella terra a colpi di tronchi d’abete, e man mano che il suo corpo scendeva negli Inferi riacquistava sembianze femminili.

Un’altra versione del mito narra che i centauri ricoprissero Kaineus con una catasta di tronchi, così il guerriero morì soffocato. Un uccello grigio volò poi fuori dalla catasta, e l’indovino Mopso disse di avere riconosciuto in quell’uccello l’anima di Kaineus. Anche in questa interpretazione, tuttavia, quando ebbero luogo le esequie, il corpo dell’eroe aveva riassunto forma di donna.
 

Céneo

Poseidón y Céneo,ilustración por Virgil Solis

 

Imagen:Virgil Solis - Neptune Caenis.jpg

En la mitología griega, Céneo era un lápita que en su origen fue una doncella llamada Cene o Cenis, y era hija de Élato.

De joven fue secuestrada por Poseidón y posteriormente amada o violada por este dios. Como compensación,  éste le concedió un deseo, que fue que le convirtiese  en un hombre invulnerable.

Fue uno de los Argonautas que acompañó a Jasón en la nave Argo.

A pesar de su invulnerabilidad, murió en manos de los centauros en la guerra que se suscitó entre estos y los lapitas, aunque existe otra versión de su muerte que sugiere que quedó sepultado bajo un montón de troncos de donde escapó en forma de ave.

Era el antepasado del cual decían descender los cipsélidas, linaje de la ciudad de Corinto. Al igual que varios de los héroes Argonautas intervino en la famosa cacería del jabalí de Calidón.

Ceneo fue padre de Corono y hermano de Isquis.

-----------------------

 SANTA WILFRIDA

 

Santa Wilfrida (Patrona de los transexuales masculinos)

Santa Wilfrida, cuya imagen se encuentra en la abadía de Westminster, esta era una princesa de Portugal, que no se queria casar,a pesar que su padre quería obligarla a ello. Elevó rezos al Cielo suplicando que le fuesen quitados todos sus atractivos y sus oraciones fueron escuchadas, Dios le otorgo una frondosa barba y su cuerpo se masculinizó. No se casó y murió virgen crucificado por su padre. Su FIESTA se celebra el 9 de septiembre

 

En la cultura grecorromana,  encontramos por ejemplo la escultura de Ovidio, expuesta en el Museo del Louvre de Paris.

 

La diosa Castalia, en la mitología griega era comprensiva y accedía “a los deseos de las almas femeninas encerradas en cuerpos masculinos.”

 

En la Roma antigua, existían unas personas nacidas con cuerpo de varón, que decidían su género y autocastraban sus genitales masculinos. Eran los sacerdotes Gallae.

 

El filósofo judío Philon de Alejandría (20 a.C.-50 d.C.) describió ciudadanos romanos varones que invertían grandes sumas de dinero para cambiar su naturaleza masculina en femenina.
Ovidio, poeta de la antigua Roma, contempla todos los cambios de cuerpo posibles en su poema “Las Metamorfosis” sugiriendo de forma bastante clara el deseo de algunas personas de su época de cambiar de sexo.
El emperador romano Heliogábalo (218-222 d. C.) afirmaba sentirse mujer. Este llegó a pedir a sus médicos que le practicasen una cirugía para cambiarse de sexo.

 

 

 

 

 

Ya en la Edad Media tenemos incluso referencias de transexualidad dentro de la misma Iglesia Católica. Por ejemplo a Santa Wilfrida, cuya leyenda dice que pidió a Dios el poder convertirse en hombre y le fue concedido.. Asimismo, San Onofre pidió a Dios que le hiciera varón, y su cuerpo se masculinizó. 
San Onofre es un santo muy honrado en la actualidad por los cristianos coptos. Se cree fue hijo de un rey egipcio o abisinio y que vivió en el siglo IV. El demonio instiga a su padre para que lo pase por el fuego como prueba de si era hijo bastardo. Onofre sale ileso. Fue criado en un convento de la tebaida egipcia (monjes que vivían en el desierto). Al crecer se aparta de él y vive como ermitaño. La leyenda cuenta que una columna de fuego lo acompañó hasta la ermita. Se alimenta con dátiles y agua. Se viste con sus propios cabellos. Un ángel le llevaba pan y los domingos la Eucaristía. Vivió de esta forma por 60 años. La leyenda agrega que al morir los ángeles le rindieron honores.

Patrono del principado de Mónaco y de la ciudad de Munich Protector de los tejedores y de los que quieren conseguir la casa propia. Identificativo principal Un anciano con larga barba y cubierto por sus propios cabellos Identificativo secundario puede aparecer en un ambiente desértico, a veces junto a él están: la regla de san Antonio abad (que practicaban los eremitas), la calavera y la cruz con que meditaba profundamente y la palmera con cuyos frutos se alimentaba y otras veces con una alforja (signo de los alimentos que nunca le faltaron). Fecha litúrgica 12 de junio

Según otra leyenda local, Onofre fue una mujer joven y muy guapa, cuando se le murió el marido, los jóvenes del pueblo empezaron a molestarla con la intención de estar con ella. Pero ella era muy religiosa y suplicaba al Dios cada día para que le salvara de aquellos jóvenes. Al final, un día, cuando se despertó, ya tenía el problema resuelto con un bigote y barba en la cara.

En realidad San Onofre no fue una mujer, al contrario un eremita que vivió en el desierto de Egipto durante 60 años, siglo IV. Pafnoutio (Pafnucio)fue su discípulo y en una de sus visitas a los solitarios, lo descubre ya muy enfermo y extrañamente vestido y desfigurado de cuerpo, barba y cabellera; le acompaña en sus últimas horas yasta su muerte para después, con gran impacto apostólico en su tiempo, describir a este gigante de la penitencia enfrentado a los pecados del mundo. Pafnucio escribió la vida de San Onofre.

por cierto patron del valencinao pueblo de Quart de Poblet

 

Del Papa Juan VIII  (sucesor de León IV) siempre han corrido rumores de que biológicamente había nacido mujer aunque se hizo pasar toda su vida por varón, historia que fue censurada varias veces por la Inquisición.

"Historia sexual de la humanidad" de Eugen Relgis, 1953 (Rumania) curioso e inhallable texto que entre otras rarezas detalla la asombrosa historia de una Papisa y una silla
 

 
"Entre los papas de Roma es conveniente nombrar a Juan VIII, que era una mujer, Bartolomeo Sacchi, bibliotecario del Vaticano, publicó en 1479 por orden de Sixto V una "Historia de la vida de los Papas".
 
En este libro se incluye  también la vida de Juan VIII, sucesor de Leon IV. Ese pretendido papa era una mujer bien dotada (de inteligencia), nacida en Inglaterra (según otros en Maguncia); realizó serios estudios en Atenas y debido a su extraordinaria ciencia subió al trono pontificial en 855. Habiendo quedado en estado de gravidez después de sus relaciones con un sirviente (o dignatario), la papisa Juana dió a luz en medio de una procesión cerca del Coliseo. Se dice que después de haber alumbrado falleció inmediatamente o que fue ultimada en el acto. Ocupó la silla apóstolica durante dos años, un mes y cuatro dias. Sacchi afirma que después de este incidente, en la elección de un nuevo Papa, éste se sentaba en cierto sillón perforado que permitía se le verificara el sexo. Los historiadores bordaron muchos cuentos en torno a Juana la Papisa. Diversos autores de los siglos XI, XII y XV admiten que ella ha existido. Los secretarios papales como Teodorico de Niem, inquisidores como Bernardo Guy (o Gui) ofrecen análogos testimonios. Sixto V arrojo al Tiber la estatua de Juana y su hija. El busto de Juana llevaba (hasta el siglo XV) la inscripción "Juan VIII mujer". Clemente VIII lo hizo quitar."
En el siglo IX, Juana, una muchacha de Mentz enamorada de un fraile, le siguió hasta su abadía disfrazada con ropas de hombre. Luego se trasladó a Atenas, donde creció la fama de su saber, y finalmente a Roma. Allí es nombrada Papa bajo el nombre de Juan VIII. A los dos años, dirigiéndose a la iglesia de San Juan de Letrán para lanzar anatemas contra una plaga de langostas que asolaba a Roma, dio a luz en el mismo sitio, en presencia de todos los jerarcas y los fieles, y después falleció.

Hay una buena novela sobre esta curiosa historia, La Papisa Juana (1886), del escritor griego Emmanuel Royidis. Royidis fue excomulgado por la iglesia ortodoxa y el libro prohibido. En los años veinte volvió a publicarse y desde entonces es uno de los más conocidos de la moderna literatura griega. En 1954 Lawrence Durrell la tradujo y la rescató para el lector europeo. De la suya se hizo la traducción española, que está publicada en Edhasa. A mí me gustó mucho, se la recomiendo.

Dice Durrell en el prólogo:

"Apenas cabe duda de que la novela fue iniciada como una sátira; y aún cabe menos duda de que, a la mitad del libro, Royidis se había enamorado de su heroína de los pies a la cabeza, ya que la trata con comprensiva ironía y una ternura que la acerca claramente a la vida."

Y sobre la veracidad de esta historia:

"¿Pero qué hay de real en el Papa histórico en el que nuestro autor basa su narración? Los últimos autores bastante audaces como para entrar en la arena, nos han hecho comprender que es una ficción. Este punto de vista, inútil es decirlo, no era compartido por Royidis, que consagró varios panfletos al tema. ¿Existió en realidad la Papisa Juana? La situación está admirablemente resumida por Platina y por el hecho de que se sintió obligado a incluir a Juana en las Vidas de los Papas. Nadie puede afirmar que la evidencia de su existencia sea más que circunstancial; pero, si un historiador tan serio como Platina -que era secretario del Papa reinante y bibliotecario del Vaticano- se sintió obligado a incluir a Juana en el canon de los Papas, debemos llegar a la conclusión de que la fuerza de la tradición, desde numerosas fuentes y por muchos años, debe haberle dictado esta desagradable elección. Aquí está la biografía de Juana, tal como la da Platina:

Papa Juan VIII: Juan, de origen inglés, era nacido en Mentz, y se dice que llegó al Papado por artes diabólicas, ya que, siendo mujer, se disfrazó de hombre y fue con su compañero -un hombre instruido- a Atenas, y realizó tales progresos en sabiduría bajo los doctores que allí había que, al llegar a Roma, encontró pocos que pudieran igualarla, y mucho menos sobrepasarla, incluso en el conocimiento de las Escrituras; por medio de su conocimiento, sus inteligentes lecturas y sus controversias, alcanzó tanto respeto y autoridad que, al acaecer la muerte de León (como dice Martin), de común acuerdo fue elegida Papa en su reemplazo. Yendo a la iglesia de Letrán, entre el Coliseo (llamado así por el Coloso de Nerón) y San Clemente, los dolores del parto la asaltaron, y murió en el lugar, tras haber permanecido dos años, un mes y cuatro días en el Pontificado, y fue enterrada allí sin pompa. Esta historia es conocida vulgarmente, aunque ha sido contada por autores inciertos y oscuros; por lo tanto, la he referido al desnudo y brevemente, para no parecer obstinado y pertinaz al admitir lo que generalmente se cuenta; prefiero equivocarme con el resto del mundo; aunque la verdad es que, lo que he contado, no puede considerarse enteramente increíble."

Un fragmento de la novela:

"La procesión atravesó el Arco de Trajano y el anfiteatro flaviano, y siguió aumentando hasta llegar a la Plaza de Letrán. Tan abrumador era el calor y el polvo, según los cronistas, que el diablo mismo hubiera agradecido un zambullón en la pila de agua bendita. Los enjambres de langostas en lucha volaban sobre la gente, los cuerpos de los insectos heridos caían al suelo, donde eran pisoteados por los adoradores y las mulas cargadas. Todas estas circunstancias aumentaron el desamparo y dolor de la desdichada Juana, quien, en aquellos momentos, apenas lograba mantenerse erguida sobre el lomo de su mula; tan agudo había llegado a ser el dolor de su vientre. Dos veces tropezó al ascender los peldaños del magnífico trono desde el cual iba a lanzar anatemas contra las hordas de invasoras langostas.

Su Santidad, tras bendecir y empapar en agua el sagrado salpicador, lo sacudió hacia el Este, el Oeste, el Sur y el Norte; después, tomando un crucifijo de marfil tallado, lo elevó e hizo la señal de la cruz en dirección a la pestilente nube de langostas en lucha. Bruscamente la cruz escapó de entre sus dedos, cayó, se hizo trizas y, casi de inmediato, el Pontífice también cayó, pálido como la muerte, sobre los peldaños del trono. Al ver esto los fieles, se precipitaron ansiosos, empujándose entre sí, como ovejas asustadas por un lobo. Los archidiáconos que llevaban la cola de Su Santidad avanzaron para ayudarlo a ponerse en pie. Pero él siguió allí gimiendo y retorciéndose, como una serpiente dividida en dos. Corrió el rumor de que Su Santidad había pisado sin querer una raíz de mandrágora, había sido picado por un escorpión, o había comido hongos envenenados. Muchos entre la muchedumbre insistieron en que estaba poseído por el diablo, y el obispo de Oporto, que era de lejos el mejor exorcista de aquellos tiempos, se abrió paso para salpicar a Juana con agua bendita y ordenar al espíritu del mal que buscara otra morada, pero, en esos momentos, ella estaba dando a luz.

La multitud clavó los ojos en la pálida cara del Pontífice, esperando ver el espíritu impuro salir por su boca o sus orejas; en verdad la gente no estaba preparada para lo que realmente sucedió. Grande fue la consternación cuando un niño prematuro surgió entre los pliegues de las vestiduras papales. (...)

Entregó después su espíritu, murmurando como Isaías: "He dado mi rostro para ser abofeteado, para vergüenza y rechazo."

Apenas el alma pecadora había abandonado su morada temporal cuando una horda de diablos se precipitó desde el infierno para reclamarla, ya que la tenían desde hacía tiempo anotada en sus catálogos como propiedad incuestionable. (...) De pronto el ángel que se había aparecido a Juana rompió las filas de los oponentes y les arrancó la desdichada alma, que llevó consigo... probablemente al purgatorio. Estos milagros, querido lector, no aparecen reunidos de los relatos de cuatro pescadores sino que provienen de cuatrocientos venerandos y concienzudos cronistas; en presencia de tal asamblea de augustos testigos sólo podemos inclinar la cabeza y murmurar, como Tertuliano: "Creo en estas cosas porque son increíbles."

El cuerpo de la preciosa Juana fue enterrado en el lugar donde había caído. Su tumba tiene una estela de mármol con una mujer que da a luz un niño (...) y los piadosos peregrinos, para no contaminar sus sandalias al caminar sobre los pasos de la sacrílega mujer papisa, siempre han seguido desde entonces otro camino hacia San Juan de Letrán."

(Emmanuel Royidis, La Papisa Juana)
 
 
                                                        LA  MONJA  ALFÉREZ
 
Catalina de Erauso, la "Monja Alférez", curiosísimo personaje de los primeros años del siglo XVII en la América española, está vinculado (en este caso el género masculino es por partida doble) no sólo al Perú sino a toda esa América y hasta al Vaticano.
 

Nació doña Catalina (o Antonio) en Donosti, en dos fechas distintas, según sus memorias el año 1585 y según el documento de bautizo en 1592. Todo, en él o ella, es novelístico. El hecho de la fecha de nacimiento es curioso, pues da la impresión de que quiso aparecer con mayor edad a la real porque sus primeros pasos aventureros los dio siendo una niña, disfrazada de grumete, pero que luego fue fantaseando y confundiendo la realidad, aferrándose al personaje que ella se inventó o que las circunstancias construyeron, un personaje que nació siete años antes de ver ella la luz.

Se creyó con tanta intensidad esa fecha que así la consignó en su autobiografía escrita en España en 1624, antes de retornar a América. Esta vez a México, luego de que el Papa le dio licencia para seguir vistiendo de hombre "pero sin dañar al prójimo".


 
 
Catalina de Erauso, la desorbitada donostiarra que se hizo famosa como hombre pendenciero y jugador.

¿Nos encontramos frente a un caso de lesbianismo?. Es difícil asegurarlo o negarlo, más bien habrían sido los avatares de su vida aventurera, unidos a un desquiciamiento psicopático, los que convirtieron en hombre a una mujer que, de acuerdo a las costumbres de la época, no podría haber hecho realidad sus fantasías. En aquellos tiempos, ninguna mujer, que no fuera prostituta , podía salir de la severa conducta que ordenaba la Iglesia a las féminas, obligadas a ser madres subordinadas al marido.

Sólo a hurtadillas era posible la aventura amorosa (una posibilidad, sin embargo, bastante frecuente). Y lo que quería Catalina de Erauso era ser espadachín, soldado, bebedor de cantina, cosas que sólo se pueden hacer en público.


 

Esta donostiarra intranquila, inadaptada al medio, nació en familia acomodada. Su padre, el capitán Miguel de Erauso, era tenido como un caballero en la ciudad y su madre, doña María Pérez de Galarraga, hacía vida social. y  la ingresaron a los cuatro años de edad en un convento de monjas de clausura

Con un amor casi salvaje a la libertad, que nunca perdería a lo largo de toda su vida, el 18 de mayo de 1607, con quince años, escala la tapia del convento y se escapa al bosque. Según su propio relato, vaga por él durante tres días, mientras sobrevive a base de frutas y raíces, hasta que logra robar ropas de hombre y, disfrazada como tal, refugiarse en Vitoria

 

E igual que su sucesora en la historia del Perú, doña Francisca Zubiaga de Gamarra ("La Mariscala"), sintió Catalina el fervor místico, pero antes de hacer los votos se quitó los hábitos monjiles, se vistió de hombre y, huyendo de la familia, comenzó sus aventuras por distintas ciudades españolas hasta que llegó a Sanlúcar de Barrameda, donde fue tentada por los prodigios de América. Como grumete, se embarcó en un galeón, dándose con que el capitán era un tío suyo, Esteban de Eguiño, quien no la reconoció por el disfraz de grumete y aparentar mayor edad. Se hacía llamar Antonio.


 

Cuando llegó a Cartagena de Indias se puso al servicio de un vasco, Juan de Urquizo, rico mercader de la ciudad de Trujillo, en el Perú, con quien hacia allí partió. Hasta entonces había sido un jovenzuelo despierto y pícaro. Pero, poco después de instalarse en la ciudad que fundó Soraluce, el Caballero de La Espuela Dorada, su carácter combativo y díscolo salió a relucir, haciéndose protagonista de reyertas sin fin, siempre, curiosamente, con gente no vasca. Y, en Saña, población cercana a Trujillo, cayó su primera víctima mortal. Un tal Reyes, cuyos amigos se dispusieron a vengar al muerto. Antonio huyó a Trujillo y en la huida liquidó a uno de sus perseguidores.

Curiosamente, en todas sus peripecias, este Antonio, marcado más tarde en la historia como "La Monja Alférez", supo congraciarse con sus paisanos vascos y lograr que lo ayudaran a salir de sus desaguisados. En este caso la ayuda vino del Corregidor de Trujillo, Orduño de Aguirre, quien lo puso en camino de Lima, la capital del virreynato, donde, con recomendación de Urquizo, entró a trabajar donde otro rico mercader vasco, Diego de Lazarte. Allí estuvo de tendero.


 

Sin embargo, su espíritu revoltoso y aventurero hizo que prefiriera dejar el ambiente virreynal de Lima para alistarse como soldado en una compañía que salía para Chile a combatir a los jamás vencidos araucanos, "esa raza soberbia (estas son palabras de Pablo Neruda) cuyas proezas, valentía y belleza, dejó grabadas en estrofas de hierro y de jaspe don Alonso de Ercilla en su Araucana."


 

Cuando se habla de estas distancias, un europeo de nuestros días, no muy entendido en geografía, carecerá de referencias para captar estos desplazamiento de "La Monja Alférez". Por lo pronto, el cruce del Atlántico en galeón no es fácil de imaginar para quienes lo cruzan hoy en avión. Y el traslado de Cartagena de Indias a Trujillo (Perú) tenía que hacerse cruzando el itsmo de Panamá. Pero todavía estaríamos lejísimos de Lima, Santiago de Chile y el sur de este país, en Arauco, donde nace el alférez. Distancias más largas y complicadas que ir de Lisboa a Sebastopol a caballo, coche y trineo.


 

Toda esa ruta debió seguir la donostiarra llamada Antonio para llegar a la batalla de Valdivia, donde se batió ferozmente con los indómitos araucanos y ganó el grado de alférez; aunque sin llegar a conquistar Arauco. Allí en Valdivia se mantuvo constante la frontera sur de España en América. Sólo cuando se afianzó la República los araucanos fueron dominados.


 

Tres años vivió en Chile el alférez Antonio, donde le ocurrieron todo tipo de sorprendentes vivencias, una marcada con las intensas notas de la tragedia griega. Pasó buena parte de ese tiempo alojado en casa de su hermano, el capitán Miguel de Erauso, sin que éste lo reconociera (Miguel era secretario del Gobernador) y sin que le faltaran riñas, peleas de cantina, lances a espada. En la ciudad de Concepción, cerca de Arauco, dio muerte en medio de una pendencia al Auditor General y tuvo que refugiarse en una iglesia, donde fue cercado durante seis meses, al cabo de los cuales salió libre. Pero el drama y la tragedia lo perseguían y, accidentalmente, en un error nocturno, mató a su hermano.


 
Huyendo de sus aventuras mortales en Chile, pasó a Tucumán y el fabuloso Potosí, donde siguió matando.

No le quedó otra cosa que huir a Buenos Aires cruzando la Cordillera de los Andes, para pasar luego a Tucumán de donde también tuvo que escapar a la carrera por darles palabra de matrimonio a dos mujeres. Por caminos dificílisimos y sin guía demoró tres meses en llegar a Potosí (hoy Bolivia) donde fue ayudante de sargento mayor. Pero sus tribulaciones y pendencias lo siguieron persiguiendo y en Chuquisaca le ocurrió algo sorprendente en su vida aventurera: Fue acusado de un delito que no había cometido y recibió tormento.


 

Como que este "accidente" lo tranquilizó un poco y, por encargo de López de Urquijo, se dedicó en Charcas a comerciar con trigo y ganado. Pero poco tiempo le duró la vida reposada y tranquila. En Piscobamba y en La Paz volvió a las andadas y protagonizó reyertas de gran calibre, por lo que fue condenado a muerte y tuvo que huir al Cuzco. En la histórica ciudad imperial de los Incas es él, Antonio, el que salió herido en una de las tantas riñas en las que participaba. La herida era tan grave que pidió confesión, revelándole al sacerdote su condición de mujer. La convalecencia fue larga y parece que el sufrimiento lo o la llevó a la reflexión y al acto de contricción.


 
 

Del Cuzco salió ayudado por varios "vizcaínos" hacia Guamanga (Perú). Entre sus protectores estaba Bautista de Arteaga, secretario del Obispo. Y fue ante este que, públicamente, reveló su identidad de mujer y su nombre real: Catalina de Erauso. Fue esa una confesión pública, como está dicho, y tras ella pidió profesar en el Convento de Santa Clara de esa ciudad. Convento que todavía existe y que hasta hace pocos años albergaba a varias monjas de Oñate.
De Guamanga fue trasladada a Lima, capital del Virreynato, para seguir su vida religiosa en el Convento de la Santísima Trinidad.


Sin embargo, en 1624 volvió a cruzar el Atlántico en sentido contrario y en España escribió sus memorias, una autobiografía que, al parecer, le sirvió de catarsis y le hizo arrepentirse de su pasado sangriento, a la vez que frenó su exaltación religiosa. Se podría decir que la reflexión conventual y el repaso de sus recuerdos del pasado tranquilizaron su espíritu y como que la hizo ingresar a la normalidad.
 

Por esos años es que Catalina de Erauso viajó a Roma y logró una entrevista con el Papa, quien, según se cuenta, accedió a que "La Monja Alférez" volviera a vestir de hombre, siempre y cuando no retornara a las andadas de espadachín pendenciero y de muerte.
Fue larga esta tranquila etapa de su vida en Europa. Pero nunca pudo olvidar América y en 1645, veinticinco años después, volvió a embarcarse, esta vez como hombre de paz, con rumbo a México, bajo su viejo nombre de Antonio y  como hombre de bien, dedicarse al transporte y morir en 1650, cristianamente, lejos del mundanal ruido, en el pueblo de Quitlaxtla (México).

Su vida resulta difícil de creer, pero tenemos pruebas documentales de que no es un personaje de ficción: el cuadro que le hizo Pacheco, el suegro de Velázquez, en 1630 (y que se encuentra en la Galería Shepeler, de Aquisgrán, por si tienen curiosidad) y “El memorial de los méritos y servicios del alférez Erauso”, redactado a instancias de la propia Catalina, que se encuentra en el Archivo General de las Indias.

De regreso a España en el galeón San Joseph, revelaría su identidad al escribir una crónica de las hazañas que le merecieron el rango de alférez. Esta obra, que tituló Relación verdadera de las grandes hazañas y valerosos hechos que una monja hizo en veinte y cuatro años, que sirvió en el reyno de Chile y otras partes al Rey nuestro señor, en ábito de soldado y los honrosos oficios que tuvo ganados por las armas, sin que la tuvieran por tal mujer hasta que le fue fuerza el descubrirse, es el único testimonio de la conquista de Chile y de la Guerra de Arauco escrito por una mujer que conoció la experiencia desde un rol protagónico. El siglo XVII era una época en que, aunque participaran del proceso de dominación, las mujeres siempre se mantenían en el anonimato. Paradójicamente, el relato de su ocultamiento la convirtió en celebridad, proliferando en la época los testimonios de su personalidad.

Este personaje, que bien podría inscribirse dentro de la novela picaresca, originó muchas versiones biográficas, lo que ha dificultado separar la ficción de la realidad. Según la opinión del padre Rosales en su Histórica relación del Reyno de Chile, la Monja Alférez era profesa y, al recibir el encargo de llevar las llaves del convento a la priora, huyó del lugar cerrando por fuera. Ella cuenta en su Relación, sin embargo, que escapó luego de sostener una reyerta con otra monja.

También se pone en duda que Catalina de Erauso sea la Monja Alférez. Existen anotaciones, en el Convento de San Sebastián el Antiguo, que señalan que permaneció recluída entre 1602 y 1607. En el Archivo de Indias, en cambio, ha quedado consignado el testimonio de Francisco Pérez de Navarrete quién señala: “...y cuando llegué al reyno de Chile que fue el año seisciento y ocho, le hallé sirviendo en el estado de Arauco”. Resulta imposible creer que en apenas un año, esta mujer llegara a Chile y se invistiera como guerrero experimentado. La misma Catalina de Erauso colabora con las incertezas al señalar en el expediente que dirige al rey, y posteriormente en sus memorias, que había nacido en 1585, en circunstancia que en su partida de bautismo ha quedado consignado que nació el 10 de febrero de 1592.

Las múltiples versiones que existen de la vida transgresora de Catalina, han dado pie a una nueva historia de usurpación registrada en el Archivo de Indias:

“Catalina pasó a las Indias, conoció allí a la mujer-soldado, le contó su historia y a la muerte de Catalina, la mujer soldado, la protagonista de lances, duelos, y escapadas sin cuento usurpó la personalidad de la ex-novicia”.

Mucho más no se sabe de ella, salvo que ha dejado a críticos e historiadores perplejos con su conducta inhabitual, que no pocas veces se le ha tildado como “fenómeno raro” o, simplemente, se la ha ignorado. Enfoques teóricos y críticos actuales permiten abordar este testimonio en su complejidad. La académica y crítica literaria Adriana Valdés destaca que: “...se ha creado en los últimos años la capacidad de una lectura diferente... La noción de un texto como espacio multidimencional en que se mezclan y chocan muchas escrituras, la noción de imaginario, la noción de discurso, por oposición a obra, la posibilidad de lecturas múltiples...”

 

HISTORIA DE LA MONJA ALFÉREZ, CATALINA DE ERAUSO, ESCRITA POR ELLA MISMA
Ángel Esteban Porras del Campo (EDICIONES CÁTEDRA)
Precio:8,8 € ($12,4)
ISBN: 8437619564. ISBN-13: 9788437619569
 
Novicia, militar, virgen y casi mártir,
pendenciera, pasional, disfrazada casi toda
su vida de hombre, Catalina de Erauso,
más conocida como la Monja Alférez, es
una de las figuras más controvertidas y
excepcionales de nuestro Siglo de Oro.
Vasca de nacimiento, pasó gran parte de su
vida en tierras americanas, desempeñando
diferentes oficios y participando en acciones
militares. Cuando volvió a España, su fama
era ya considerable a ambos lados del
Atlántico. El rey Felipe IV le concedió una
pensión vitalicia por los servicios prestados
a la Corona y el Papa le permitió seguir
vistiendo de hombre y continuar su
existencia andariega. Aunque su historia se
presenta a través de un yo autobiográfico,
no sabemos si fue ella quien la escribió, si
otra persona la redactó bajo su dictado o si
un tercero se documentó sobre la historia y
narró unos hechos en lo que la fábula
presta un evidente servicio a la historia.

 

 

--------Así, precedida por su fama, Catalina llegó a España el 1 de noviembre de 1624. El propio rey Felipe IV la recibió en audiencia personal y la ratificó en el grado de alférez, concediéndole una pensión anual de 800 escudos por los servicios que había prestado a la corona española.

 Posteriormente, viajó a Roma para entrevistarse con el papa Urbano VIII, quien la autorizó a seguir usando sus atuendos masculinos.
Durante algunos años vivió en Madrid, pero la necesidad de nuevos avatares le impulsó a regresar a América, donde había experimentado sus más intensas pasiones. Y es aquí donde la bruma de lo épico confunde la realidad. Unos dicen que murió ahogada desembarcando en el mexicano puerto de Veracruz en ?635, mientras que otros creen que se transformó en arriera y que de esa guisa vivió hasta su fallecimiento en Cuitlaxtla, localidad cercana a Puebla (México), en ?650.
Sea como fuere, sabemos que existió gracias a un manuscrito supuestamente dictado por ella y que se encuentra en el archivo de Indias con el título “El memorial de los méritos y servicios del alférez Erauso”. Además, contamos con un cuadro pintado por Pacheco en ?630 en el que podemos ver a la monja alférez en todo su esplendor masculino.

--------------------------------------------------------------------------

 

Oleo sobre lienzo,  212 x 144 cm;
Museo Tavera.  Toledo.  España.

 

La representación de los "monstruos" de la naturaleza era muy del gusto de la sociedad renacentista (recuérdense los bufones y enanos de la corte).

Aquí se nos muestra un caso severo de virilización e hirsutismo, Magdalena Ventura de los Abruzos, quien llegó a Nápoles con 52 años, procedente de Acumulo (región de los Abruzos).  El duque de Alcalá, Virrey de Nápoles, encargó a Ribera pintar a esta mujer, que aparece aquí junto a su marido y con un niño en los brazos.  Al parecer, fue a los 37 años cuando empezó a crecerle barba a esta mujer, como se nos indica en una inscripción en la pilastra pintada en el ángulo inferior izquierdo del cuadro

La mujer barbuda (José de Ribera, 1631)

 

 

EL PARTO DE LOS HOMBRES

 

 "la covada" o "zorrocloco",

Se daba en la antigüedad en algunas zonas del norte de España. Consistía en que el hombre, durante el parto de la mujer, era encerrado en una habitación contigua donde simulaba sufrir igual que ella.
. Estrabón lo describió en su Geografía, al hablar de Hispania y particularmente de los pueblos del norte:

 «...Es común también la valentía de sus hombres y mujeres; pues éstas trabajan la tierra y cuando dan la luz sirven a sus maridos acostándolos a ellos en vez de acostarse ellas mismas en sus lechos».


La covada, que escandalizó a ls romanos, consistía en que cuando daba a luz la esposa, era el marido quien inmediatamente se metía en la cama con el hijo y ambos eran atendidos por la mujer.
De hecho, es un comportamiento muy conocido en antropología, que también se daba en la América precolombina, e incluso en Norteamérica.

"La costumbre escandalizó a los europeos... pues el padre solía acostarse en una hamaca donde se quejaba por las dificultades que había sufrido en el parto, y recibía regalos de familiares y vecinos, mientras que la madre solía seguir trabajando como si tal cosa. En realidad, era la forma de proclamar públicamente quien era el padre del recién nacido".
"Entre los shoshonis, el padre permanecía recluido cinco días en su choza, hasta que se caía el cordón umbilical, sin comer carne, ni sopa. Los padres witotos también tenían que permanecer en reposo hasta que cicatrizaba el cordón umbilical y no podían carne de caza ni tocar sus armas. Entre los bororos de Brasil, el padre se provocaba hemorragias en los pulmones por medio de una varita y desparramaba la sangre por el cuerpo simulando el parto".
                 ----------  ---------------         -------------------   ---------------------

También podemos mencionar casos bastante evidentes como el de Juana de Arco (1412-1431) que fue ejecutada por la Inquisición además de por brujería, por llevar constantemente ropas de hombre y comportarse como varón en todo momento.

 

 
Tampoco desaparece el rastro de los transexuales en la historia cuando pasaron a ser considerados como desviados. Ni cuando fueron convertidos en delincuentes (se les aplicaba la Ley de vagos y maleantes). Ni cuando fueron descritos como enfermos mentales.
 
Miles de personajes de todos los tiempos y todos los ámbitos sociales, han nacido transexuales. Entre ellos se encuentran médicos, filósofos, abogados, telefonistas, peluqueros, mecánicos, militares, artistas, empresarios, científicos, farmacéuticos, profesores, políticos, fotógrafos, fontaneros,  deportistas, etc.

 

Jamison Green. Abogado y activista transexual

 

 
El primer caso público de una persona transexual sometida a un cambio de sexo fue Christine Jorgensen, militar americana, operada con éxito en 1953.

 

 

 

 

 

 
Por nombrar otro de los muchos casos conocidos mencionaremos a Lynn Conway, reconocida científica en el mundo de la informática, que no reveló su transexualidad hasta que estuvo segura de haber triunfado con sus descubrimientos.

 

Lynn Conway

 

 

 
Otro personaje de nuestros tiempos es Dana Internacional, ganadora del festival de Eurovisión en el año 1997 representando a su país, Israel. Como dato curioso diremos que  aquel año, por primera vez, eligió el público.

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 
Indudablemente las personas transexuales han existido siempre, y en todos los lugares del mundo.

 

Debemos tener en cuenta que los resultados de los cuestionarios de psicopatología (MMPI) demuestran que las personas transexuales, están notablemente libres de psicopatología mayor tales como la esquizofrenia, el trastorno obsesivo-compulsivo o el trastorno bipolar. Es pues inútil insistir en que la transexualidad es un capricho, una moda o una perversión del individuo. Por el contrario se hace cada vez mas necesario la investigación seria y el poder ofrecer tratamientos multidisciplinares y globales por la sanidad publica a fin de mejorar la calidad de vida de estas personas.

 
 

 

 

 

 
Los relatos de las vidas de transexuales a lo largo de la historia son posiblemente lo más ilustrativo que hay publicado en páginas sobre la temática transexual.
 
El trabajo de Isabel Rico es excelente. Muy lejos quedan artículos mediocres siempre con un fondo morboso acerca del sexo, de carnicerías quirúrgicas, de vidas perversas y oscuras, o de personajes callejeros sin dignidad ni ambición. Todo ello basura y ciencia ficción. Los transexuales somos ciudadanos normales y corrientes a los que cada vez nos indigna más oír tantas barbaridades sobre nosotros.
 
A lo largo de los siglos ha habido transexuales en todos los países del planeta, por lo tanto la transexualidad en ningún caso puede tratarse ni de una cuestión cultural, ni de una moda. Todos ellos han luchado por su identidad, ni más ni menos lo que haría la población general si naciera en el género que no siente como suyo.  
 
Lo que está haciendo Isabel es, al fin, un testimonio de la realidad: cantidad de vidas humanas, hombres y mujeres, que por ser transexuales han tenido existencias muy difíciles, muy duras, vidas de soledad y marginación, muchas veces condenados a prisión y, siempre, en todas las épocas, privados de sus derechos y sometidos a la desconfianza de unos y a la curiosidad morbosa de otros.
 
La investigación en busca de personas transexuales que han vivido a lo largo de los tiempos, así como la indagación dentro de sus vidas, es importantísima para los transexuales que vivimos hoy. Desde grandes científicos conocidos en el mundo de la ciencia hasta ladrones y timadores “de prestigio”, pasando por santos y religiosos: miles de personas han nacido transexuales a lo largo de los siglos, y todos han vivido bajo su verdadera identidad, a pesar de la Santa Inquisición, de los cabezas rapadas, de la Ley de Vagos y Maleantes, de Mahoma y los musulmanes, y de las mismísimas llamas del infierno.
 
Le invitamos a conocer la vida de alguna de esas personas –acceso aquíPhoto Sharing and Video Hosting at Photobucket