ENTRADA, Curriculum  English version..English E-mail Ecrivez-nous 1 sept 05 Chronologie Tempus fugit Nedstat Basic - Free web site statistics
 Noticias mías

.NOTICIAS HISTORIA- ANTIGUA _ARQUEOLOGÍA

  Escrituras megalíticas(IV-III milenio)  en Huelva  Publicaciones UNED http://apliweb.uned.es/publicaciones/busq-articulo/index.asp.

Actualidad

Mis último libros
libreria@sanzytorres.com
 
Principal
BuiltWithNOF
           LA DINASTÍA SEVERA(173-235 d.C.)

 

pertinax didio juliano clodio albino septimio severo heliogabalo alejandro severo geta

cayograco.wanadooadsl.net/. ../alto_imperio.htm

 

 

           LAS EMPERATRICES SIRIAS 

 


I.  Septimio Severo y  su mujer Julia Domna.

II.  Caracalla - Geta y su madre Julia Domna

III. Heliogábalo, su abuela Julia Maesa y  su madre Julia Soemias

IV. Alejandro Severo y Julia Mamea

 LAS INFLUYENTES MUJERES  DE LA DINASTÍA SEVERA

 JULIA DOMNA, esposa de  Septimio Severo, madre de Caracalla (-que recibía ese nombre por su costumbre de vestir una túnica gálica de ese nombre)  y Geta. 

JULIA MESA ,hermana de Julia Domna, madre de JULIA MAMEA 

 JULIA SOEMÍAS, madre de Heliogábalo 

 

 

 

Septimo Severo

Julia Domna

 

 

 

Caracalla

Plautilla

 

 

 

Geta

Julia Maesa

 

 

 

Julia Soemias

Julia Mamaea

 

 

 

Heliogabalo

Julia Paula

 

 

 

Orbiana

Alejandro Severo

 

 

     ..

Aureo di Caracalla - Busti di Settimio Severo e Giulia Domna

  Aureo de Septimio Severo y Julia Domna, emitido por Caracalla

I.    SEPTIMIO SEVERO Y JULIA DOMNA

 

Anverso:Julia Domna; reverso: Caracalla y GetaJulia Domna, Caracalla & Geta AV Aureus. 201 AD. Draped bust of Domna right / Laureate, draped & cuirassed bust of Caracalla right vis à vis bare headed & draped bust of Geta left.

La Dinastía Severa destaca por el importante papel que desempeñaron las mujeres que la integraron, desde la emperatriz Julia Domna, esposa  del emperador Septimo Severo que fue quien la inició, y madre de los emperadores romanos Caracalla y Geta, a Julia Maesa y Julia Mamea, abuela y madre respectivamente del último emperador de esta dinastía, Alejandro Severo. Sin olvidar a Julia Soemias, madre del emperador más polémico de esta familia, Heliogábalo.

Estas mujeres de origen sirio, hijas y nietas del Sumo Sacerdote del dios Baal de Emesa, llegaron a gobernar Roma al menos de facto y le dieron 4 emperadores siendo tanto Julia Domna como Julia Maesa deificadas.
Pero veamos cuales fueron las circunstancias que se daban en Roma cuando esta dinastía se inició.

 Tras la muerte de Commodo, Roma pasó una época de problemas políticos con un vacío inicial sucesorio que conocerá 5 emperadores en pocos meses y luchas civiles entre ellos.

Tras Pertinax, Didio Severo Juliano, Pescenio Niger  y Albino, finalmente Septimio Severo fue  elegido emperador comenzando en el 193 la Dinastía Severa que duraría hasta el 235, con la muerte sin sucesor del último de los emperadores Severos, Alejandro.

Julia Domna Æ 24mm of Antioch, Pisidia. IVLIA AVGVSTA, draped bust right / COL CAES ANTIOCHO ENI, genius of the city standing facing, head left, with branch & cornucopiae.

 

Como decíamos las mujeres de esta Dinastía tuvieron gran  importancia y  llegaron a gobernar en algunos periodos el Imperio de facto. Ésto se aprecia,  por ejemplo, en que fue la primera y única en la que el Imperio Romano acuñó monedas a todas las mujeres de la familia imperial, esposas, madres y abuelas, lo cual no puede considerarse un hecho nimio ya que las acuñaciones imperiales eran documentos oficiales del Estado, de ahí que la aparición de mujeres ligadas a la casa imperial fuera poco frecuente en los siglos I y II.

Sin embargo en la dinastía Severa, como ya hemos dicho, todas las mujeres directamente implicadas en la sucesión de los emperadores aparecían en las monedas.

Esto nos da un importante testimonio de la implicación de estas emperatrices en los asuntos de Estado.

Una mujer no podía dirigir el imperio, pero si aparece mencionada o representada frecuentemente en los documentos oficiales (monedas por ejemplo) podemos pensar que tenía una influencia política considerable.

 

 

Museo Nazionale - Palazzo Massimo alle Terme. Julia Domna, 203-217 AD. Photograph from 1999.

 

 

Además los Severos eran de 

origen oriental, en particular

 Julia Domna de Siria, donde tradicionalmente el papel de

 las mujeres en el gobierno

 había sido mucho más 

relevante que en Roma y

 donde se recordaban aún a 

grandes reinas por las que la

 emperatriz sentía una gran

 admiración, como fueron

 Semiramis y Nitocris

 de hecho, tomándolas como 

ejemplo intentó seguir

 gobernando en solitario tras

 la muerte de su hijo Caracalla

 y cuando vió que no lo 

conseguiría y Macrino la

 desterró a Siria, prefirió 

suicidarse por inanición a

 seguir viviendo alejada del 

gobierno.

 

 

 

SEPTIMIO SEVERO  

Lucio Septimio Severo, nació  el 11 de abril de 146 en Leptis Magna, Tripolitania,( actual Libia)  y provenía de una familia de origen itálico. 

Tras la pérdida de su primera esposa, ,Paccia Marciana, Septimio consultó a diversos astrólogos para encontrar a una mujer adecuada para ser su segunda esposa, finalmente al enterarse que había una joven siria, cuyo horóscopo le había predicho que con el hombre que se casara llegaría a rey, no lo dudó y la pidió en matrimonio. Esta joven era  Julia Domna.

 

 

JULIA DOMNA,  LA EMPERATRIZ FILÓSOFA

Julia Domna  nació en Emesa, Siria, aproximadamente en el año 170, por lo tanto contaba unos 15 años al casarse con Septimio,  que tendría unos 40.

Era hija de Julio Bassiano, Sumo Sacerdote del dios Baal de Emesa  y pronto tendría a sus dos hijos Caracalla (188) y Geta (189).

Fue famosa por su inteligencia y su alto nivel cultural y tanto su esposo como posteriormente su hijo Caracalla le consultaron frecuentemente en asuntos de importancia relativos al  gobierno  y ambos la dejaron como regente en sus continuos viajes para luchar en las fronteras del Imperio, siendo entre los años 193 a 217 fue una de las personas más poderosas de Roma, aunque su vida se vió ensombrecida por sus numerosos problemas y la enemistad, la envidia y el odio de personajes influyentes en el reinado de su esposo.

 

....

Estatuas de Septimio Severo y Julia Domna, procedentes de Pergé(Museo de Antalya).

La emperatriz se rodeó de un círculo de intelectuales y filósofos como Filóstrato de Apamea, Diógenes Laercio y Elieno y juristas como Papiano, Ulpiano y Paulo y otros escritores,  y fue considerada la guía intelectual del  Imperio Romano durante el gobierno de su marido, Séptimo Severo ,y de su hijo Caracalla.

Septimio también tenía una buena cultura griega y latina, se interesó por la filosofía y la astrología y se rodeó de poetas como Septimio Nestor y él mismo redactó su biografía. 

 

Septoemio evero ,  Príncipe  africano-romano , era más supersticioso que religioso, creyente en oráculos, sueños y horóscopos y se  imbuyó en Siria, al contacto con sus prácticas y antiguas religiones,  del misticismo oriental.

Fue devoto de Hércules y de Liber Pater, de la diosa Caelestis, del Sol y de Júpiter Heliopolitano. 

 Se mostró al  comienzo de su gobierno  más tolerante que otros Emperadores  que le habían precedido con los cristianos y escogió un preceptor cristiano para su hijo Caracalla,  pero a pesar de ésto, después de la guerra pártica,  emitió  inesperadamente un decreto persecutorio y disgregó la famosa Escuela de Alejandría.

Ya siendo Emperador, se identificó con Júpiter Dolichenus, mientras que  Julia Domna se identificó con gran número de diosas, como Hera, Juno Regina, Leda, Virgo Caelestis, Demeter, Proserpina, Cibeles, etc. Recibió también, a partir del 196, el título de Mater Castrorum.

En el el año 216,  Flavio Filóstrato,  (175-245) un literato que formaba parte del cenáculo de los escritores y hombres de cultura de los que se rodeaba la emperatriz filósofa Julia Domna, escribió «Vida de Apolonio» a petición de la emperatriz que le entregó como indicio un manuscrito que ella poseía (Este cuaderno de notas (o tablillas) habría llegado a manos de la emperatriz por medio de un pariente del discípulo y su autor había sido este discípulo y compañero de viajes de Apolonio).

Filóstrato, es el único escritor de la antigüedad que ha conseguido hacernos llegar su Vida de Apolonio. Todas las obras  sobre personajes o «vidas» (de la que se tenía conocimiento) se han perdido y se conservan  solamente referencias en otros autores o comentarios.


Pero todo esto no sucedería sin que se produjeran reticencias entre algunas personas de la corte, tanto por su origen como por el poder que adquirió, destacando claramente, Cayo Fulvio Plautiano, Prefecto  del Pretorio,  con gran ascendencia sobre el emperador, que según palabras de Dión Casio  “la odiaba cordialmente”.

 

Ésto le llevaría a investigarla y espiarla constantemente, dirigiendo hacia ella las más variadas acusaciones, entre ellas parece que la que llevó más lejos fue la de adulterio por lo que Julia llegó a ser juzgada, aunque este juicio finalizó al morir  su eterno enemigo,Plautiano.

 

 

Puente romano del  río Cendere, construido en los últimos años del siglo II, por el emperador  Septimio Severo había conquistado Mesopotamia. La vieja línea de defensa a lo largo del Eufrates  se reorganizó y el río  Chabinas (el moderno  Cendere Suyu)  se construyeron puentes por los soldados de la   legion  XVI Flavia Firma. La construcción tenía  118 metros de largo y  es parte de la carretera a Nemrud dagi.

www.livius.org/a/turkey/ cendere/cendere.html

Pero no fue éste el único rumor al que tuvo que hacer frente Julia Domna.

 En la obra de Dión Casio se la acusaba de “torturar a mujeres de la nobleza romana” y Aelius Spartianus afirmó de ella en su Vida de Severo, que era “notoria por sus adulterios y por conspirar contra el emperador”.

Todo esta propaganda contraria a su persona  llevó a Julia Domna a refugiarse más en la filosofía y rodearse de sofistas, siendo una de las mayores promotoras de la cultura oriental en Roma.

En el año 202, su hijo Antoninus (Caracalla) ya César y con sólo 14  años se casó con Iusta Fulvia Plautilla, hija del citado  Plautianus , joven  descrita  por Dion Casio  como “la más insolente de las criaturas”.

Fue por supuesto un matrimonio de conveniencia y la relación entre ambos  cónyuges fue de mutuo desprecio y odio. 

Sin embargo, la celebración de las nupcias debió ser uno de los hechos más espectacular realizado en Roma en mucho tiempo.  

Septimio celebró conjuntamente al enlace, el X aniversario de su reinado y Plautianus dio una dote a su hija que habría sido suficiente para 50 mujeres de rango real.

 

Se realizaron enormes banquetes que unían las costumbres reales con las bárbaras (orientales), sirviéndose tanto platos cocinados como animales aún vivos. Se realizaron juegos y se trajeron 400 animales vivos de todo el mundo, incluyendo la Corocotta no antes vista en Roma.

  

Según parece los gastos de los festejos llegaron a los 200 millones de sestercios...

Durante  el tiempo de su matrimonio con Plautilla,  la emperatriz  sumó a las malas relaciones con su nuera , su resentimiento contra Plautianus.  Así, intentó en varias ocasiones sacar a la luz diversos complots que supuestamente realizaría Plautianus contra el emperador para que definitivamente perdiera el favor de éste,  que le mantenía en una situación muy privilegiada.

 

 Fue en el año 205 cuando Septimio ya cansado de tantas habladurías , según el relato de Dión Casio, mandó llamar a Plautianus y durante la entrevista que mantuvieron , en la que estaba presente Caracalla, éste último cree ver un gesto de amenaza  de éste hacia su padre ordenando a los sirvientes que le mataran y dejaran el cuerpo en la calle fuera del Palacio. Otras  fuentes simplemente indican que Caracalla, con el consentimiento de su padre y emperador,  ordenó su ejecución.

 

Tras la muerte de Plautianus, el emperador y Caracalla ordenaron el destierro de Plautilla y su hermano, Plautus, a las islas Lipari, donde vivieron unos años con menos de lo necesario.  Pero cuando el emperador murió, Caracalla ya como emperador mandó asesinarlos en el 212.

Otras  fuentes opinan que también asesinaron a la hija que Plautilla tuvo con Caracalla, aunque no hay referencias fiables de la existencia de ésta.

 
A pesar de estos hechos se pueden encontrar acuñaciones a nombre de Plautilla realizadas durante el reinado conjunto de Septimio y Caracalla, así como, aunque parezca increíble, durante su destierro y poco antes de ser asesinada.
Estatua de Plautilla. Galería de los Uffizi, Florencia

 

La situación de Julia Domna en la corte mejoró notablemente tras la muerte de su peor enemigo y a partir de ese momento goza de la completa confianza de su esposo siendo una de sus principales consejeras.

 

Severo prestó especial atención al embellecimiento de Roma, con nuevas construcciones, como el arco que lleva su nombre, levantado poco después del 200, para celebrar sus campañas de Oriente. Restauró el templo de Vesta, de Vespasiano, de Júpiter Stator, de Juno Regina, el pórtico de Octavio, el Panteón, el teatro de Pompeyo y la casa de las Vestales. 

Comenzó las construcciones de las termas de Caracalla. terminadas en el 216. Levantó el llamado porticus Severi, en el Campo de Marte, y las termas del Trastévere.

Septimio, en el 208, inicia una campaña en Britannia, acompañado de su esposa, de sus dos hijos y del prefecto del pretorio Papiniano, con la intención de tomar toda la isla.,

Las relaciones entre sus hijos , Caracalla y Geta , ya no podían ser peores y bastaba que algo agradara a uno para que el otro lo detestara.

 

Julia Domna's hairdo Julia Domna's hairdo--side

 

Julia Domna, Munich Glyptoteck, c. 195 CE      Aalen Limesmuseum
jointed ivory dollDetalle, muñeca con la cabeza de Julia Domna  ivory doll
Roma, Palazzo Massimo, s.I-II d.C.

www.vroma.org/ ~bmcmanus/clothing2.html

Durante esta campaña pareció que el odio de Caracalla hacia su hermano se acrecentó tanto que su padre empezó a temer que lo asesinara, pero no era sólo Geta quien estaba en el punto de mira de Caracalla pues, según Dion Casio , en esta campaña intentó atentar en varias ocasiones contra su padre hasta el punto que éste llegó a decirle,

“Ahora si realmente quieres matarme, hazlo, eres fuerte y yo soy viejo y estoy postrado....pero si no quieres hacerlo con tus propias manos, ahí tienes a Papianus, el prefecto, a tu lado, al que puedes ordenar que lo haga, pues seguramente hará cualquier cosa que tú le ordenes pues practicamente eres el emperador”.

Finalmente, Septimio murió en Britannia, quedando siempre la duda si fue debido a su mala salud o a que fuera envenenado.

Dion Casio  nos recuerda las palabras que dirigió a sus hijos antes de morir,