Actualización:  10 de agosto de 2004

  Entrada..

English version..English 

 Mi e-mail  es avhoys@yahoo.es

Curriculum

 Si a la paz

¡No al terrorismo!

 

                 

 

 

           

       ¡¡¡CARPE DIEM ¡¡¡


    

  Madrid de luto

¡¡¡VADE  RETRO¡¡¡¡¡¡ORTER EDAV¡¡¡

  (   erbmon ut oczonoc )
Principal

 LA MAGIA DE LAS CUENTAS Y DE LOS COLGANTES DE VIDRIO FENICIOS 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

ANA MARÍA VÁZQUEZ HOYS

Universidad Nacional de Educación a Distancia. Madrid.

Selección del material gráfico: Raquel Castelo Ruano (Universidad Autónoma de Madrid)

 

Este artículo vio la luz, lamentablemente, cuando la Dra. Dña. Encarnación Ruano, una de las editoras, nos había dejado. 

A ella, a su alegría, dedicación a la investigación  y  a su recuerdo imborrable que dejó en mí, durante los treinta años que fuimos amigas y compañeras de investigación en el Instituto Arqueológico Alemán y la Asociación Española de Amigos de la Arqueología,  dedico con todo cariño este trabajo, que sin ella no hubiese publicado. S.T.T.L.A

----------------------------------------------------

Estos documentos de vidrio, estas cuentas de collar son tan pequeñas y poco importantes en si mismas que han pasado desapercibidas a los investigadores y estudiosos del mundo fenicio y hasta los muy recientes estudios de E. Ruano no han sido consideradas en España. Además, y que sepamos, muy poco se ha dicho hasta ahora de su valor apotropaico, protector y mágico.

Como se verá, y en nuestra opinión, posiblemente sean una de las más claras y perdurables voces (junto con las terracotas, algunos amuletos y muy pocas estelas, elementos de adorno personal, joyas etc.) con que el pueblo fenicio habló de sus creencias. De ahí la importancia de este estudio que ahora presentamos, ya que las cuentas de collar que estudiamos han estado presentes en la vida y en la muerte de las personas que componían este pueblo mediterráneo durante generaciones. Han permanecido calladas, a menudo depositadas en la tumba, casi durante dos mil años. Y son parte del legado cultural de los fenicios a la Humanidad.

 

Lamentablemente, como si de una película de cine mudo se tratase, debemos interpretar su significado y a menudo inventar su voz. Las comparamos en forma, color, material y significado con cuentas similares utilizadas por civilizaciones actuales que aún las usan como adorno y amuleto o con cuentas utilizadas en el pasado por quienes sí han dejado escritos los testimonios de su significado. Pero debemos constatar y advertir siempre los riesgos que estas explicaciones y comparaciones conllevan. Somos conscientes, como escribe Manuel Fraijó, repitiendo a Wilfred Cantweil Smith, que "No es válido ningún aserto sobre ¡a religión (entiéndase bien, sobre la autocomprensión de la religión) mientras éste no pueda ser reconocido por los propios seguidores de tal religión". Con respecto a la relación de la magia y las cuentas de collar, está claro que serán examinadas en base a las antiguas creencias mediterráneas que conocemos, parte de las cuales el mismo pueblo fenicio se encargó de crear y xtender y a las creencias de primitivos actuales con las que otros estudiosos las han comparado. Las conclusiones a as que hemos llegado, como veremos, son novedosas, creemos también que sorprendentes y muchas veces también

personales, por tanto, discutibles.

1.1 . LA REALIDAD DE LA MAGIA. LAS LEYES MÁGICAS.

Mucho se habla de magia. A menudo se afirma, de multitud de hechos, situaciones u objetos "esto es mágico". Definir el ámbito de lo mágico no es, pues, ni fácil ni unívoco, aunque trataremos de hacerlo, preguntándonos n primer lugar a qué se denomina magia.

Sobre este término y su ámbito de significado los expertos no suelen ponerse de acuerdo. Para unos, magia s religión. Para otros, la una procede de la otra y viceversa o se trata de la misma cosa. Lo cierto es que ambas disciplinas, magia y religión, están tan próximas, según hemos podido constatar, que es fácil identificarlas. Y, en muchos casos, están tan unidas que no se pueden separar, ya que lo que para unos es religión para otros es magia. Y lo que es la magia para unos es la religión para otros. Las teorías que conocemos son unas doscientas 1.

Tampoco es fácil dar una definición única de lo que es o se entiende por magia. Históricamente, se llamó así la ciencia y religión de los magos, una tribu meda cuyos conocimientos se extendieron por Occidente después de que Alejandro Magno abriese las fronteras y civilizaciones, con lo que creencias y costumbres se mezclaron en

un hecho sin precedentes que cambió nuestra cultura mediterránea. Desde entonces, lo q[ue era una antigua ciencia elitista, de la que Apuleyo9 escribió:"... magia, vosotros que la acusáis imprudentemente, es un. arte. agradable a los dioses inmortales...sacerdotisa de los poderes deí cielo, ella es una de las primeras cosas que se enseñan a los príncipes; y entre los

Persas, no se permite al primero que llega, ni ser Rey ni ser mago", fue degenerando, mezclándose aquí y allá con supersticiones, rituales, astrología y un mucho de engaño, psicología y buena voluntad, a lo que se añadió credulidad, oportunismo, manipulación y un cierto grado de esperanza. Todo ello creó una amalgama de leyes físicas o pseudo físicas, tan arraigadas como evidentes. A todos los niveles.Y ya nada o muy poco tiene que ver esta magia con la anti-

gua ciencia de los magos, estando muy cerca de las grandes leyes de la Física moderna en cuanto al concepto energético y cuántico se refiere. Porque, efectivamente, si algo sorprende al estudiar los principios en que se basa la magia hoy en día es comprobar como desde antiguo se manejaron conceptos físicos tan actuales como la interacción atómica a nivel molecular c]ue permite la clonación o la unidad de la materia a niveles celulares, presupuestos estos

muy modernos y de gran actualidad.

 


Estas evidencias pueden hacer muy seria la investigación de unos principios científicos que rebasan los campos de lo puramente religioso para situarnos en el campo de las ciencias físicas o matemáticas. Tal vez, sugieren algunos estudiosos en alguna ocasión se compruebe que lo que antes se llamó magia se convirtió en ciencia cuando se averiguaron sus principios y se pudieron evaluar y repetir los hechos mágicos, cuantificándolos y analizándolos o

       fue mágico ayer alguno de los hechos a los que los científicos llaman ciencia.

Pero no queremos ni debemos, como historiadores, entrar en esta polémica, por lo que nos limitaremos a constatar el hecho en si, dejando las especulaciones para otros momentos.

Existen pruebas de prácticas mágicas a lo largo de la historia de la civilización, similares casi a las actuales (puesto que desconocemos su significado exacto) ya en época prehistórica, ligadas a un mundo tan primitivo como lo fue el de los hombres de las cavernas, mucho antes de que la misma tribu meda de los magos existiese en la meseta del Irán. Ciñéndonos al examen de estos documentos y a la evolución histórica del concepto, podemos decir que denominamos magia a las ceremonias, ritos y manipulaciones que el hombre ha ejecutado para tratar de cambiar los principios digamos "visibles" de la Naturaleza. De ahí que lo que para unos es magia, para otros sea ciencia, de la misma forma que el vuelo de un avión puede parecer mágico para alguien que no sepa el "secreto" de su funcionamiento. El problema radica en la cantidad de supercherías, engaños, falsedades y manipulaciones de la realidad que se han vendido por mágicos a lo largo de la historia. Y se dice "se ha vendido (o se vende) lo falso" porque existe otro hecho mágico real, verdadero, cierto e innegable. La magia existe, tanto como el amor o la imaginación, la fuerza de la ilusión o la fuerza radiactiva, invisible, las leyes de las estrellas o la fuerza de la fe.

Y lo que da su valor a un amuleto, no es sólo la "fuerza mágica con que está cargado" sino la creencia psicológica en sus poderes que el hombre o la mujer que lo llevan, le confieren. Hecho aparte de la "posible energía" que puede contener. Y que, ni se afirma ni se niega aquí. Se trata de entender, simplemente.

En este sentido, tanto las medallas como los símbolo de las diferentes religiones son "amuletos" y "talismanes", indicativos y portadores del poder de la divinidad. No olvidemos al tratar de minimizar el hecho mágico que la magia existe para quien cree en ella. Como existe y funciona el efecto placebo, sin que sepamos por que.