ENTRADA, Curriculum     English version..English
                 
E-mail Ecrivez-nous Actualización:  25 mayo       2005  , Chronologie Tempus fugit  Nedstat Basic - Free web site statistics

 

 Noticias mías

.NOTICIAS HISTORIA- ANTIGUA _ARQUEOLOGÍA

  Escrituras megalíticas(IV-III milenio)  en Huelva  Publicaciones UNED http://apliweb.uned.es/publicaciones/busq-articulo/index.asp.

Actualidad

Mis último libros
libreria@sanzytorres.com
Principal

 LA MAGIA DE LAS CUENTAS Y DE LOS COLGANTES DE VIDRIO FENICIOS

 

 en RUANO RUIZ, E.-PASTOR, P.-CASTELO RUANO, R.:Joyas prerromanas de vidrio (eds. científicas),Catálogo de la exposición organizada por la Real Fábrica de cristales de La Granja, Fundación Centro Nacional del vidrio y Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera, sin fecha visible ni ISNB. pp. 53-72.

 

 

  1, 2, 3, 4, 5,  6, 7, 8,  9; Láminas 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Dra. ANA MARÍA VÁZQUEZ HOYS

Universidad Nacional de Educación a Distancia. Madrid.

      Selección del material gráfico: Raquel Castelo Ruano

                                    (Universidad Autónoma de Madrid)

 

 

Este artículo vio la luz, lamentablemente, cuando la Dra. Dña. Encarnación Ruano, una de las editoras, nos había dejado. 

A ella, a su alegría, dedicación a la investigación  y  a su recuerdo imborrable que dejó en mí, durante los treinta años que fuimos amigas y compañeras de investigación en el Instituto Arqueológico Alemán y la Asociación Española de Amigos de la Arqueología,  dedico con todo cariño este trabajo, que sin ella no hubiese publicado. S.T.T.L.A

2. LA MAGIA DE LA IMAGEN.

     2.1. LA MULTIPLICIDAD DE ELEMENTOS

    2. 2.LAS MUECAS

    2.3.LAS JOYAS PROTECTORAS

 

La figura de una persona es, en magia, la persona misma. Si nos atenemos a las creencias actuales, muy pocas veces entre los pueblos islámicos podremos realizar una fotografía de una persona a la que no conozcamos, ya que se cree que poseer la imagen de una persona es poseer a la persona misma. Además, se supone que cualquiera podría actuar sobre esa imagen que la representa.

Básicamente, las figuras que vemos figuradas en los amuletos funcionan de dos formas: Porque representan un espíritu o demonio maléfico, cuya fuerza actúa a través de su figura (positivo) o porque la fuerza del demonio o espíritu rechaza el poder maligno que lanza la mirada del envidioso (negativo).

Estos amuletos mágicos protectores se supone que funcionan debido a su multiplicidad de elementos. Son complejas obras de arte mágico, producto de una complicada "teología de la protección".Y su poder puede ser multiplicado y enviado al otro mundo a través del espejo, produciendo la inversión de su poder, que se convierte en una enorme tuerza negativa que originará la enfermedad, el dolor y la muerte. A veces estos amuletos presentan formas simétricas o se hacen dobles representándolos en espejo. Adquieren así unas características monstruosas que espantan a los demás demonios malignos que causan las enfermedades y se convierten en protectores muy efectivos contra ellos. Tal es el caso de las cabezas de daimon que conocemos representadas, muy finamente detalladas, que se consiguen invn-tiendo la imagen y duplicándola (Fig. 10.1), lo que da lugar a una extraña imagen deforme, simétrica e irreal.

 

El juego de los colores que se han utilizado en la fabricación de esta pieza es significativo y tiene, una vez más, un significado mágico oculto, ya que el amarillo suele ser el color de la fiebre y la enfermedad. Los colores marrones de la pieza de la página opuesta en dicho catálogo (Fig. 10.2) sugieren también un personaje maléfico, ligado al mundo subterráneo, el dolor , la enfermedad y la muerte. Dichos colores utilizados en estos amuletos a propósito representan el color de la enfermedad y el dolor, factores negativos que el amuleto se encargará de alejar con la fuerza que le dan los colores de los materiales con que está hecho. A esto se añade , además, la fuerza añadida de la oración o ensalmo

que el mago pronuncia sobre ellos al activarlos, colocarlos en su sitio o colgarlos alrededor del cuello de quien lo va a llevar. Como ya hemos dicho, los talismanes o amuletos son como pilas de energía protectora, cargadas por quien sabe hacerlo. Porque no todo el mundo puede o sabe "activar " un amuleto o un talismán. Y tampoco debemos olvidar que la carga también puede ser negativa y pueden resultar peligrosos para quien no los conoce bien.

2.1. LA MULTIPLICIDAD DE ELEMENTOS

La fuerza de la mi-rada se supone que en un amuleto o talismán se hace más poderosa cuando se le añaden otros elementos a los ojos, formando parte todo ello del conjunto mágico. Así, se puede apreciar lo que decimos en la cara de la cabecita que vemos representada en algunos colgantes ibicencos. Se trata de una suma de elementos también mágicos, que multiplican el efecto mágico de los ojos con varios factores añadidos que señalaremos a continuación.

A. Los ojos no son un simple punto, sino tres, el número mágico. Su protección se multiplica, así, por tres. Y forman un triángulo (de nuevo el tres), con la boca. La cara es, así 3 multiplicado por 3=9 . La cara está colgada de un círculo, mágico, con tres bolas sobre la cabeza, nuevamente el número 3. 

¿Qué colores tiene el collar?. ¿Nos hemos fijado en el número de cuentas?, ¿Qué colores componen la cara?. Un color protegerá contra una clase de demonios. Para eso se compra. A veces solo el hechicero y el cliente conocen las propiedades del objeto mágico, que se "carga" en el momento, a petición. Porque, ni todos los demonios son iguales ni los conjuros son parecidos. Cada uno tiene un número, una palabra mágica, un ensalmo o conjuro. De la misma forma que las oraciones dirigidas a un santo son diferentes de las que se dirigen a otro, cada demonio tiene su fórmula específica. Así, en los papiros mágicos griegos, que recogen muchas creencias mágicas de tiempos antiguos existentes en Fenicia, Egipto, Mesopotamia y el Próximo Oriente, se dice: "Conozco tu nombre. En la primera hora te llamas .... Haz esto porque conozco tu nombre secreto. Tu nombre es ...' .Cuanto más elementos mágicos se junten en el talismán, más poderoso será ese objeto mágico. Se basa esta creencia en la magia del número, es decir: Un elemento mágico multiplica su poder cuando se repite y cuantas

veces se repite. Así, a veces, los amuletos son dobles, triples o múltiples. En el caso del ojo egipcio vemos amuletos con dos o varios pares de ojos. Este efecto multiplicador puede aplicarse también a las cuentas de collar con el ojo mágico: No solo tenemos una. sino muchas cuentas, muchos talismanes unidos por un hilo, también mágico, cerrado en un círculo mágico con un nudo mágico.

Un collar, pues. no solo es UN amuleto, UN talismán , sino un complicado objeto mágico de potencia múltiple, ya que se compone de una gran cantidad de cuentas con la figura del ojo, círculos y nudos mágicos que harán 



a quien lo lleva invencible e invulnerable. Estamos, una vez más, descubriendo y evidenciando el poder escondido de las artes mágicas (Fig. 8.2).

 

 

                                  Collar fenicio. Museo Arqueológico de Ibiza y

                                                                 Formentera

Lamentablemente, las cuentas fenicias que conocemos aparecen a menudo dispersas en los enterramientos y es muy difícil reconstruir los collares. Tal vez si pudiésemos averiguar qué número es el más utilizado en la fabricación de estos collares mágicos. La sorpresa sería hallar continuamente el número tres, frecuente en el mundo de la magia, como potenciado!- de la fertilidad y la fecundidad y muy utilizado en conjuros. Es un número que expresa la totalidad de la acción y cierra el círculo mágico de la existencia. Por ello, el collar, expresión plástica de un círculo mágico que, cerrado, protege, sin dejar entrar las influencias malignas ni salir la propia energía, debe llevar un número mágico de cuentas. A ser posible, un múltiplo de tres. Otro número muy utilizado en los papiros mágicos griegos es el siete.

2.2. LAS MUECAS

Nada más inofensivo, al parecer, que una simple carita colgando de un collar (Fig. 2.2a, b, c y 3.1). 

 

A veces, llama la atención su mueca. O lo grotesco de su gesto. Su expresión asustada, sorprendida, dolorida , admirada. O la mueca extraña que deja asomar la lengua entre los labios. Asemeja un animal que enseña los colmillos. Pero una vez más, el elementos mágico que se esconde en esta representación . Es la magia del cambio, lo diferente, lo opuesto, el contraste y, sobre todo, la sorpresa. Solo sorprendiendo al envidioso conseguirán ahuyentar su poder el talismán y el mago.. Sólo así podrán ambos romper, cortar o detener la mirada del ¡nvidus, la mirada mágica maligna, finalidad última de todos los objetos apotropaicos o protectores. Estas muecas, rictus y movimientos faciales que se reproducen hasta la saciedad en objetos utilizados en la ciencia mágica se atienen también a las reglas del sonido mágico que ahuyenta los malos espíritus. Así, la risa ritual que debe producir el iniciado en ciertos ritos, e incluso la que deben producir los parientes del niño inocente sacrificado a los dioses, tal como vemos en algunas estelas del tophet de Cartago.

Esa mueca deforme hará la cara más horrorosa, más monstruosa. Y asustará al mal, al demonio, a la enfermedad (Fig. 2. 3.2, 3, 4 y 5).

Tenemos aquí, una vez más, el concepto mágico de máscara que deforma, protege y conjura los malos espíritus, asustándolos, convirtiéndose en un elemento apotropaico, utilizado ya desde la prehistoria. Máscara y concepto mágico que volveremos a encontrar más abajo y que está representado, sobre todo, por la figura de Gorgona.

2.3. LAS JOYAS PROTECTORAS

Nada en las joyas antiguas era inocente, casual o meramente ornamental. Ninguno de sus componentes, el metal mismo, o los elementos decorativos tenían solamente un fin o un sentido meramente estéticos .Todo en las joyas era , como venimos repitiendo, apotropaico, protector y mágico. Se creía que la joya, además de su efecto estético, protegía contra las influencias nocivas. Contra los malos espíritus. Contra el mal de ojo. Y se suponía que se "cortaba" la mirada de poder asustando a quien la emitía con las formas extrañas, el color o los diversos elementos figurativos que la componía o se le asociaban.

E

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                   Máscara de Tutankhamon

El metal utilizado en la magia para fabricar los diversos objetos era también muy importante.

 

Fundamentalmente se utilizaba el oro, símbolo de inmortalidad, la "carne de los dioses". Como el oro es incorruptible, es inmortal. Lo que se recubría de oro era, por tanto, inmortal. Y el oro daba o confería la inmortalidad. 

 

 

 

Por eso los que podían cubrían las momias de sus seres queridos de oro, mientras que los menos pudientes las pintaban de color dorado. Convertían así el cadáver en carne de los dioses y por tanto, en inmortal. Tal sería en términos mágicos el sentido de los sarcófagos de oro egipcios y las numerosas joyas que acompañaban a los difuntos en los enterramientos. Dichas joyas no eran solo, según hemos visto, sinónimo de riqueza, sino que en términos mágicos eran poderosos talismanes de vida eterna.

Otro metal mágico era el cinc, con el que se fabricaban numerosos objetos protectores. Cuando lo que se quería era hacer mal, el metal utilizado era o es el plomo, el metal de Saturno, el dios de la muerte. 

 

 

 

Saturno. Francisco de Goya. Museo del Prado, Madrid

 

 

 

 

Bowl con textos de execración egipcios

                        Tabella defixionum procedente de Ampurias

Con este metal    se fabricaron las tablillas de embrujamiento griegas y latinas conocidas las latinas como TABELLAE DEFIXIONUM, en las que se escribían los nombres de las personas a las que se quería perjudicar y parte de los conjuros, atravesándolas con clavos y fijándolas en los enterramientos de personas resentidas o aori (Fíg. 9.1 y 2).( p.62)

Página siguiente

Figurita mágica egipcia con textos mágicos de execración