, basado en la página  http://www.ffil.uam.es/hellas/Helenismo/helenism.html

   
La derrota de una coalición de ciudades griegas frente al  rey macedonio Filipo II en la batalla de Queronea del 338 a.C., y la subida al trono de Alejandro III Magno en 336 a.C. marcaron  el inicio de la hegemonía de Macedonia   y con ello del periodo helenístico, de enorme complejidad histórica por las numerosas fuentes arqueológicas y literarias que se conservan..

LA EXPANSIÓN MACEDONIA

    Lo que se conoce como expansión macedonia, las  conquistas de Alejandro en Oriente, la destrucción del sistema político  persa y la fundación de numerosas  ciudades de estilo griego, entre ellas las 70  con el nombre del rey macedonia,  las múltiples ‘Alejandrías’ por toda Asia, marcaron el inicio de una nueva época, en la que serían los estados territoriales monárquicos, basados en ejércitos profesionales y un fisco rapaz, los que se superpondrán, sustiyéndo a a veces, a  la vieja organización en  poleis.

            A la   muerte de Alejandro su imperio se dividió en  diversos terrotorios, cuyos gobernantes fueron reyes , títulos que terminaron por tomar los Diadocos o generales herederos de Alejandro.Todos ellos fueron absorbido por Roma, desde Pidna,  (268 a.C:)  cuando el cónsul romano Emilio Paulo  vencieró al último rey Antigonida de Macedonia hasta  el 30 a.C., en que murió Cleopatra VII, la última reina de la Dinastía Lágida egipcia.

 Arqueológicamente el periodo helenístico es tan rico y variado como su historia política. Desde Iberia y hasta Afganistán la influencia griega, enriquecida y matizada por el contacto con numerosos pueblos orientales  de antiquísima civilización, basada en el núcleo urbano como foco de cultura, impregnó el mundo conocido y recibió, a su vez, numerosas influencias orientales que, sin embargo, no le eran desconocidas ni ajenas desde hacía milenios.

El ARTE

        . La contención y búsqueda de equilibrio del arte clásico se sustituye por una visión más experimental y a menudo atormentada, mientras que las llamadas ‘artes menores’ alcanzan una enorme riqueza.