ENTRADA

 

Definición

Historia política

Sociedad y economía

Religiosidad y ritos

Arquitectura

Escultura

Artes menores

Mapas

Bibliografía

Cronología





 


   
La derrota de una coalición de ciudades griegas frente al macedonio Filipo II en la batalla de Queronea del 338 a.C., y la subida al trono de Alejandro III llamado Magno en 336 a.C. marcan el inicio del  llamado "periodo helenístico", momento histórico  de enorme complejidad histórica y arqueológica.

 Las colosales conquistas de Alejandro en Oriente, la destrucción del  poderío político del imperio persa y la fundación de numerosas ‘Alejandrías’ por toda Asia marcaron el inicio de una nueva época, en la que serían los estados territoriales monárquicos, basados en ejércitos profesionales y un fisco rapaz, los que se superpondrán, sustiyéndo las más de las veces  a  la vieja articulación de la polis.

A la   muerte de Alejandro su imperio se dividió en reinos ‘helenísticos’ gobernados con mayor o menor fortuna o capacidad por sus generales y los descendientes de éstos, hasta que, uno por uno, y terminando con Egipto en el 30 a.C., fueron absorbidos por la expansión de Roma. Arqueológicamente el periodo helenístico es tan rico y variado como su historia política. Desde Iberia y hasta Afganistán la influencia helénica, enriquecida y matizada por el contacto con numerosos pueblos bárbaros de antiquísima civilización, y basada en el núcleo urbano como foco de cultura, impregnó en cierto grado  el mundo conocido, siendo a su vez, conquistado por Oriente.

El denominado "helenismo", pues, no es, como se supone, la conquista por Grecia de Oriente, sino al revés: La llegada a occidente, al romperse las fronteras persas, de las influencias orientales. Toda Grecia, la Grecia de las poleis, cambió en contacto con Oriente. Y luego Roma.

El mundo ya no volvió a ser igual tras Alejandro Magno.

.Fue a partir del siglo IV, cuando la contención y búsqueda de equilibrio del arte clásico griego se sustituyó por una visión más experimental y a menudo atormentada, mientras que las llamadas ‘artes menores’ alcanzaron una enorme riqueza.