EL EJERCITO MACEDONIO
 

El ejercito de Filipo II y Alejandro

 
 

La relación de Alejandro con el ejército se remonta a los años en que su padre aún vivía. En la primavera del año 340 a.C. hubo de sofocar unas revueltas en  el valle del Estrimón y a los medos. Es en esta ocasión cuando funda la primera Alejandría; quizás fue su ímpetu lo que hizo que los soldados que fueron con él bromearean al respecto de que Alejandro era el rey y Filipo su capitán.

Pero de los comentarios que los soldados hacían sobre Filipo y Alejandro podríamos decir muchas cosas más,  sin embargo ninguna llegó a concernir a su organización. Alejandro heredó un ejército físicamente separado a la muerte de su padre.

El hecho de que tuviera 20 años y dos meses cuando Filipo fue asesinado lo caracterizaban como un heredero incapaz para sus rivales. Así la mitad del ejército se encontraba en Asia bajo las órdenes de Átalo y habían reconocido a Amintas III , hermano de Filipo como su legítimo rey. La otra mitad, en Pella y bajo las órdenes del general Antípatro habían reconocido a Alejandro como rey y heredero legítimo.
Las cosas no marchaban bien y, como todos los reyes macedonios al subir al trono, hubo de verter sangre para hacerse valer como el heredero legítimo que lo había considerado su padre (más allá de todas las intrigas de Olimpia y las peleas tras la boda de Filipo con Eurídice).

Cuando llega a Alejandro la noticia de este golpe de estado manda a Asia a Hecateo de Sardes con el ejército con orden de que lleve a Átalo vivo a Pella. Las cosas no el salen al joven heredero como piensa y Hecateo es asesinado por uno de los oficiales de Atalo. Alejandro encarcela a los miembros varones de la familia real y finalmente Amintas también es ejecutado. En pocas semanas Alejandro es finalmente un heredero legítimo y con todo el ejército en su poder anuncia que no habrá cambios en su organización y entrenamientos.