http://www.geocities.com/hefeistion/ejercito_macedonio.htm

ALEJANDRO EN ASIA
 


LA GRANE EXPEDICIÓN A ASIA (325-323 a.C.)

 

 

Los efectivos con los que Alejandro emprende la conquista del imperio Persa son pocos más que con los que se había librado la batalla de queronea; además de una escasa flota destinada más al transporte que a la guerra, 70 talentos de oro y provisiones par 30 días. Afortunadamente el "talento" de Alejandro "probreyó". 
La armada persa, muy superior no atacó a la flota macedonia mientras cruzaban el HElesponto y Alejandro pisó al fin la tierra de Asia que ya nunca dejaría. 
Alejandro no iba a la guerra "a mirar" ( como muchos otros reyes), era el primero en la ofensiva y el último en la retirada; si sus hombres pasaban frío o hambre él también. Su atuendo lo hacía claramente visible para todos sus hombres,y aunque esto también lo hiciera visible para el enemigo nunca se planteó que debiera ser de otra forma. Y tanto para sus soldados como para los de épocas posteriores es más que significativa la frase que dedicó a sus soldados "Mientras os he dirigido ninguno de vosotros ha muerto en plena huída". 

Si bien parte a asia con el ejército que hereda a la muerte de su padre la conquista de Asia y la liberalización de las ciudades griegas de Asia menos del yugo Persa hace que las cosas vayan cambiando. De aquella flota de trirremes con la que cruza el helesponto pasa a obtener casi unas 200 velas de cara al asalto de TIRO: 120 nabes procedentes de Chipre esperaba en Sidón para unírsele. En egipto su avance fue triunfal. y según va conquistando terrenos va añadiendo tropas a su ejército. esto resulta fundamental a la altura del año 331a.C. ya que Esparta se siguió revelando hasta esta fecha, cuando es sofocada totalmente por el regente que Alejandro había dejado en macedonia : Antípatro. Pero la paz en la Península Helénica exigió un ejército permanente en Macedonia así como efectivos en las plazas fuertes. Así que es gracias a los efectivos extras a los cuales les es posible seguir, la fragmentación de su ejercército de asia le habría costado la guerra. Alejandro amaba el ejército y nunca se ahorrró una preocupación a este respecto. Sus arengas no eran largos discursos sino que en ellas recordaba a aquellos de sus hombres que se habían destacado por azañas en la batalla señalándolos y llamándolos por su nombre; así el reconocimiento era doble y además de las recompensas materiales en la que el rey era tan genroso recibían un reconocimiento si cabe más honroso: delante de todos los hombres del ejército. Prestaba atención meticulosa a los asuntos de sus soldados, ocupándose de impartir justicia, yendo al verlos al hospital y recompensando cada uno de sus esfuerzos. Se puede afirmar que su relación con el ejército era bien diferente a la de otros generales, el máximo agravio que se recoge hecho por Alejandro a uno de sus soldados es el siguiente: estando preparados para la batalla observó que un soldado no había terminado de poner la correa a su javalina y a este respecto le dijo que en el ejército los vagos de nada valían; esto tuvo que ser considerada como una terrible ofensa para que quedara recogido en las fuentes, pero si a la hora de la verdad lo comparamos con la forma en que los generales romanos solucionaban sus problemas con los soldados, la riña resulta irrisoria, sobre todo al lado de las palizas que César les daba sus 
hombres o al respecto de la costumbre de catigo de diezmar las tropas... pero sin duda esta ofensa en Alejandro era más dolorosa que una paliza del César. 
En Julio del 336a.C. avanza hacia Mesopotamia. Cruza el tigris ( que significa "flecha" dada la rapidez de sus aguas) sin necesidad de puente alguno. El 
ejército de alejandro tenía la peculiaridad de avanzar más rápido que nigún otro ya que no llevaban cosas que no fueran necesarias; a Alejandro no le gustaban los lujos innecesarios. A estas alturas su ejérctio es de 40000 hombres de infantería y 7000 de caballería mientras las cifras más reducidas sitúan el de darío III en 200000 de infantería y 40000 caballeros; así se disputa la batalla de Gaugamela, en la que Alejandro sale de nuevo victorioso. Avanza hacia Babilonia, que le abre sus puertas. Haciendo gala de una generosidad que le acompañará a partir de ahora: reparte el tesoro entre sus hombres y da paga 
doble a los mercenarios. Reanudó la marcha he introdujo una fórmula sin duda innovadora para aquellos tiempos. Para premiar a aquellos que se destacasen en la batallla creó ocho premios consistentes en un mando de 1000 hombres cada uno . Los ocho mejores eran elegidos por aclamación. Estos ascensos por méritos no eran sólo una forma de recompensa, sino que también un aliciente para luchar mejor y a la vez una forma de poner al mando a soldados destacados, rompiendo así la tradición de la época sobre las jerarquías en el ejército (aunque en el caso de alejandro podemos afirmar que nuca arriesgó la vida de ni uno sólo de sus hombres poniendo al mando a alguien que no lo mereciera). 

Para tratar el tema de Alejandro y su ejército nos hacen falta muchas más páginas y muchas más anécdotas... pero hasta aquí el ejército era casi igual al que tenía al "salir de casa" ... Aunque las cosas ya empezaban a cambiar... llegó a tener un ejército entrenado compuesto sólamente por persas, el relevo de los hombres que combatieron junto a él los doce años que duró su campaña en Asia 
y con los cuales terminó su vida. Al llegar a la India su ejército ascendía a 
120000 combatientes, la mitad de ellos extrangeros. Se suele decir que lo único 
capaz de frenar a Aeljandro fue su propio ejército. Pero lo que sus hombres no 
sabían cuando decidieron volver a Macedonia es que viajarían mucho más lejos: 
hasta el día de hoy.
 

HOME                                                                               INSTRUCCIÓN MILITAR 
CONQUISTAS

1