Ópalo

barra.gif (2505 bytes)

opalo1_min.jpg (13584 bytes)   opalo10_min.jpg (15906 bytes)   opalo18_min.jpg (13522 bytes)   opalo22_min.jpg (14936 bytes)   opalo24_min.jpg (12893 bytes)

(Haga clic en cualquier imagen para verla a pantalla completa)

Fórmula química:           SiO2· nH2O

Clase:              Silicatos

Subclase:        Tectosilicatos

Grupo:             de la sílice

Etimología:       Procede del sánscrito "úpala" que significa gema o piedra preciosa.

Cristalografía:
      
El ópalo es amorfo si bien las variedades preciosas contienen esferas de sílice en empaquetamiento ordenado.

Propiedades físicas:

Color: Incoloro, blanco tonalidades pálidas de amarillo, rojo, pardo, verde, gris,y azul. A veces tiene aspecto lechoso y opalescente, en ocasiones tornasolados. El Ópalo Precioso se caracteriza por el brillo intenso de sus colores siendo el cuerpo blanco por lo general. El Ópalo de Fuego es una variedad con intensos reflejos anaranjados.
Raya:   Incolora.
Brillo:    Vítreo algo resinoso.
Dureza:  7
Densidad:   2.65 g/cm3
Óptica:  Indice de refracción entre 1.44 y 1.46
Otras: Fractura concoidea. Algunos ópalos en especial la Hialita  (variedad incolora y transparente) tienen fluorescencia amarillo-verdosa con luz ultravioleta.

Química:       Es sílice pura con presencia de agua entre un 4 y un 9%, pudiendo llegar hasta el 20%.

Forma de presentarse:       Se encuentra tapizando o rellenado cavidades de rocas o reemplazando a la madera. Los mayores yacimientos corresponden a a caparazones silíceos de organismos marinos. La variedad Geiserita aparece depositada en géisers del parque de Yellowstone (EEUU).

Génesis:       El ópalo es un gel producto de deposición de aguas termales, encontrándose en nódulos concrecionales en algunas rocas sedimentarias. Forma el esqueleto de algunos animales y plantas, siendo a menudo el elemento fosilizador de estas últimas.

Yacimientos en España:  

En forma nodular, más bien conocido como Semiópalo,  se encuentra en el Cerro de Almodóvar (Madrid).
La variedad Xilópalo (madera fósil con ópalo como material petrificante) es abundante en Castrillo de la Sierra (Burgos),  Pozo de Cañana y Elche de la Sierra (Albacete), Lebrija (Sevilla) y agatizado en Jadraque (Guadalajara).
La variedad blanca conocida como Trípoli se encuentra en Morón (Sevilla).
Las Diatomitas abundan Elche de la Sierra y Hellín (Albacete), Lebrija (Sevilla), Alicante y Andujar (Jaén).

Empleo:        En gemas el ópalo se talla generalmente en formas redondas en cabujón. Las piedras de gran tamaño y calidad excepcional son muy apreciadas. La diatomita se emplea como abrasivo, polvo para filtrar, productos de aislamiento etc.

 

ini.gif (1386 bytes)                              smb-mdsc_pq.gif (1957 bytes)                                 buscador.gif (1000 bytes)