UNITWIN CUED UNESCO UNED

GB Inglés    FR Francés    PO Portugués

Tweets CUED


Únete a Nosotros
facebook twitter youtube
CuedBlog

FORMACIÓN DEL GRADUADO EN EDUCACIÓN / COMUNICACIÓN
ESPECIALIZADO EN TECNOLOGÍA EDUCATIVA Y DEL PROFESOR EN ESE CAMPO

Dra. Beatriz Fainholc
e-mail: bfainhol@speedy.com.ar

RESUMEN

La formación del tecnólogo/a educativo/a y del profesor en ese campo son temas debidos al impacto de la crisis paradigmática, de la explosión de la información y de las TICs que lleva a la formación en este saber disciplinario especial referenciándose en prácticas tecnológico-educativas efectivas, críticas y pertinentes.


PRESENTACIÓN

La formación del tecnólogo/a educativo/a y del profesor en ese campo se constituyen en temas diferenciados aunque por igual, complejos los dos.

Se trata de temas nacidos a la luz del impacto de la crisis y diferenciación paradigmáticas, del impacto de la explosión de la tecnología informacional y comunicativa en el contexto de la sociedad del conocimiento, la que presiona de modo sin precedentes, a la educación, la vida de las aulas escolares de todos los niveles y la de los grupos de aprendizajes no formales.

En esta colaboración no nos interesa mostrar el grado de sofisticación tecnológica disponible o los niveles de efectividad técnica alcanzada (o no), en la tarea pedagógico - comunicativa per-se, sino la necesidad de considerar la formación del graduado de Educación /Comunicación, especializado en Tecnología Educativa como un saber disciplinario especial (Klimovsky, 2000)[i] referenciándose a singulares prácticas y valores socio- culturales-educativos los que serán elegidos para desarrollar e impregnar el trabajo pedagógico-comunicativo y que se esperan en el ejercicio de rol de estos futuros profesionales como asímismo, de los educadores/facilitadores preocupados por la enseñanza del área referida, a fin de confrontarla y mejorarla continuamente.

Antes de continuar es necesario aclarar qué entendemos por T.E.

Creemos que este quehacer se inscribe en el marco de una reinvención cultural dentro de la Sociología constructivista. La concebimos como:

una disciplina tecnológica especial cuyo objeto de estudio son las acciones tecnológicas educativas mediadas, que como herramientas histórico-cultural- pedagógicas y semiológicas – producidas, transportadas y distribuidas como mensajes en diversos soportes,- provocan diferentes dominios en la estructura y funciones sociopsicológicas de la persona que aprende y que se inscriben en las prácticas –presenciales y a distancia- de la enseñanza.

También podemos sostener que la T.E. es el campo de investigación y contraste de la prácticas educativas mediadas en proyectos y materiales (curriculares si se trata de educación formal) a partir del conocimiento tecnológico educativo como espacio abierto de reflexión crítica.

Su campo disciplinar es la mediación pedagógica donde sólo se alcanzarán los ideales y valores educativos si se actúa con arreglo a ellos, ya que aquéllos son lógicamente constitutivos de la racionalidad de la acción práctica que compone la T.E.

Existen una serie de preocupaciones vinculadas a todo lo enunciado, que por razones de ordenamiento presento aunque sólo expondré a grandes rasgos por razones de espacio, quedando a la disposición para debates y construcciones posteriores. Se trata de :

  1. Profundizar el concepto de calidad de la enseñanza administrada que se hala relacionada al de práctica social;
  2. Preocuparse por inscribir hoy las prácticas profesionales y socio-educativas en la Hermenéutica, la Etica y en la Ciencia crítica;
  3. Entender cómo se da la construcción del conocimiento profesional del Tecnólogo Educativo/a como del Profesor del área;
  4. Pensar en cuáles son las competencias requeridas en ambos casos;
  5. Cuáles son los contenidos y metodología para la formación necesaria en el campo de la T.E.;
  6. Lo mismo para la formación pedagógica del profesor en T.E.

1.- Profundizar el concepto de calidad de la enseñanza administrada.

Debido a los cambios paradigmáticos y socio-culturales en general y de la explosión en particular de la tecnología informacional y comunicativa actual que llega a la educación como a las aulas y grupos de aprendizajes no formales, aparece el tema de la formación del especializado en T.E. como del Profesor/ Facilitador en ese campo.

Para nosotros, este tema se halla directamente vinculada a la preocupación en el mejoramiento de la "calidad de la enseñanza", vinculada al desarrollo de las prácticas socio-pedagógicas y a la consecuente toma de conciencia de las contradicciones y paradojas que se dan al interior de los procesos educativos y comunicacionales provocadas por antagonismos e interpretaciones varios de actores, según su situación social, acceso cultural, posiciones de poder, etc.

Al hablar de calidad, no nos interesa el grado de modernización telemática alcanzado o los niveles de efectividad técnica de la tarea pedagógico-comunicativa per-se, sino cómo se llevan a cabo las prácticas profesionales de los futuros especializados en T.E. Ello refiere a la concepción satisfactoria que de esas prácticas se posean , las que se evidencian en los rasgos característicos y en los atributos mentales o morales de las conductas manifiestas e implícitas de quienes las practican y que refieren a valores culturales, existenciales, personales, organizacionales, etc. que posean.

Se trata de aquello que será elegido por tales actores para desarrollar e impregnar el trabajo pedagógico-comunicativo y que trasuntarán su práctica profesional, la que debe estar comprometida a ser analizada y mejorada continuamente.

De este modo, dice Carr, W. (1993)[ii] que "la calidad de la enseñanza únicamente será mejorada aumentando la capacidad de los profesores - yo añado de los comunicadores y educadores especializados en T.E.- para comprender los valores -y supuestos digo yo- a través de la práctica. Concurrentemente, a través del mejoramiento del rol profesional en el área y de su enseñanza, se alcanzará alguna "calidad" dentro de su característica relatividad conceptual - al considerarla como un significado a construir más que un significante.

De este modo, la formación del especializado como del profesor/facilitador de T.E. se halla relacionada con la "práctica social" no como algo fácilmente conseguible en lo cotidiano sino como una disciplina compleja que se relaciona con la elección y la acción. Por ello se entenderá, ejercerá y debatirá la práctica profesional (en general y de la enseñanza en especial), siguiendo a Schon (1987)[iii] como el proceso contínuo de mejoramiento reflexivo dado por la indagación de cualquier creencia, decisión, forma de conocimiento, medio/soporte educativo-comunicativo, etc. a fin de justificar su accionar.

Se trata de tener en la mira los "principios de procedimientos" como conjunto de sugerencias y orientaciones - para nuestro caso tecnológico-didácticas- que concretan las intenciones y las grandes ideas fundamentadas de un proyecto.

Así, la calidad de la enseñanza no tiene, así nada que ver con aplicar normas técnicas sino considerar quien diseña y coordina situaciones de enseñanza para facilitar aprendizajes inteligentes. refiriendo/prefiriendo valores éticos que imbuirán a tal práctica concreta. Por lo cual los valores no se enseñan sino que trasuntan por su espíritu, a la practica educativa que se está llevando a cabo.

La calidad de la enseñanza administrada tiene que ver con la formación de las personas que trabajan en el área disciplinar en cuestión y en su enseñanza.



2.- La preocupación por inscribir hoy las prácticas profesionales socio-educativas en la Hermenéutica, la Etica y en la Ciencia crítica como ciencias de la "práctica" y la "ética".

Pero no se crea que la búsqueda de la calidad en los términos enunciados es nueva. Aristóteles realizó la diferenciación entre teoría - que es el hacer técnico para lograr un fin concreto con efectividad - y la práctica que apunta a un obrar que realiza valores y metas éticas para lo cual es necesario emitir juicios moralmente fundados sobre lo que debe hacerse en cada situación.

Esto es conflictivo por definición en Educación, en Comunicación y en Tecnología- disciplinas que nos convocan ahora- al tratarse de situaciones muy comprometidas con actores y escenarios dilemáticos, paradójicos, contradictorios, etc.

Algunos de los antecedentes de pensadores en el marco que establecemos son:

  • 1. Schawb (1959) [iv] que considera a la enseñanza y yo agrego a la Comunicación como arte práctico;
  • 2. Stenhouse (1984) [v] que considera a la educación susceptible del análisis filosófico de las metas educativas y,
  • 3. Peters (1965) [vi] quien sostiene que las metas educativas/comunicativas son intentos de especificar los valores que deben realizarse en y por medio de la enseñanza , la comunicación, etc.

Entonces, proponerse desarrollar en Educación o en Comunicación, el "pensamiento crítico y la autonomía" mediado por la Tecnología, refiere más a principios de procedimiento- valores a los que deben direccionarse los procesos pedagógicos y comunicativos, que a las producciones técnicas.

Si esto es así, habrá que enumerar los criterios para juzgar si la situación educativa planeada, los diseños, los métodos, recursos didácticos y las TIC elegidos y utilizados, tienen algún valor educativo/comunicacional intrínseco para conformar un proceso educativo/comuicativo genuino y creador.

Es decir, si condice con lo que se hace éticamente en el trabajo pedagógico y comunicativo - mediado por tecnología como saber hacer reflexivo -, además porque cada vez debido a la gran tecnologización de la vida contemporánea, el especializado en T.E. , educador o comunicador, se podrían transformar en técnicos- expertos, reservando las práctica de la T.E. -mistificada y mistificadora- sólo a dichos técnicos . Nada más alejado de nuestros pensamientos.

Si resulta importante lo señalado para la formación y el desempeño de los especializados y en los facilitadores de T.E., será necesario concentrarse en los procesos que los comprometen en la práctica. La misma sólo podrá ser llevada a cabo en tanto y en cuanto se posean y elijan conscientemente los conceptos, los procedimientos, las actitudes y valores con sus correspondientes supuestos, según son percibidos e interpretados a la luz de la historia y de alguna prospectiva futura .Vale decir que estos resortes constituyen fenómenos socio-culturales no sólo descriptivos y aplicativos para los diseños y desarrollos de proyectos y materiales propuestos y a producirse sino que son normativos. Y esto no se disocia de la persona: Langford dice (1993)[vii] "cómo se comporta en un momento dado dependerá no sólo de su compromiso como profesor -yo agrego comunicador, educador- sino también de su valoración de las circunstancias concretas."

Por lo que el uso y elección de algo, implica juicios acerca de cómo se alcanzaría la meta final o global en la práctica.

Ello apuntaría a desarrollar formas progresivas de conciencia crítica que les permita a los futuros especializados, analizar/ investigar/confrontar por si mismo y con sus pares, las concepciones tecnocráticas, instrumentalistas, lineales, cerradas, etc. respecto de otras más reflexivas y abiertas al referirise a la naturaleza y fines de su trabajo, según sea el grado de madurez alcanzado de su profesionalidad y su compromiso en mejorarlo.

La ciencia crítica o de la práctica - vinculados a un planteo hermenéutico y ético- pretende examinar las concepciones subyacentes sobre las formas convencionales (mecánicas, primitivas, prejuiciosas, etc) de pensar y trabajar profesionalmente y a reflexionar críticamente sobre en qué medida los valores- educativos, comunicacionales, - en nuestro caso- guían el desempeño de la práctica concreta actual de tales profesionales en el área de la T.E. a fin de ayudar a las personas a través de producciones pedagógicas mediadas a "convertirse en más personas", diría Rogers (1971)[viii].



3.- Entender cómo se construye el conocimiento profesional del Tecnólogo Educativo/a como del profesor de T.E.?

Se trata de un conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes, prácticas, etc. que condicen con el dominio y experticia en el área de trabajo e investigación que estamos tratando como asimismo llevar adelante auténticas tareas de base formativa o pedagógica porque se trata de configurar y consolidar competencias que se deben aprender y por lo tanto deben ser enseñadas.

Es importante incluir aquí, el componente artístico (Schon, 1984)[ix] referido a estos procesos entendidos como singulares o únicos,- lo que apunta a internarse en la "Epistemología de la Práctica"-, y resalta el "conocimiento en la acción y la reflexión en la acción" y no la mera aplicación instrumental de artefactos o procedimientos o apelar a la racionalidad técnica.

Se trata, pues de revisar continuamente los esquemas conceptuales y actitudinales de los graduados en esta formación , lo que conduce a producir un profundo debate tecnológico pedagógico, en lugar de que éstos apliquen instrumental y mecánicamente , algún conocimiento técnico externo ilustrativo.



4.- La formación necesaria para el graduado en Educación y Comunicación para el área de T.E. y las competencias demandadas.

Pensamos que el conocimiento profesional tanto del Tecnológo/a Educativo/a cuanto del profesor en el área, se constituyen ambos en una auténtica tarea de base formativa interdisciplinaria, caracterizadas por un conjunto de competencias generales y luego específicas, didáctico-semiológico- prácticas diferentes pero que por igual, se deben aprender y por lo tanto deben ser enseñadas.

Ello significa para la 1era formación y al correspondiente desempeño confrontado de su rol : aprender a dominar profesional y críticamente las competencias del campo disciplinar especial de la T.E. lo que significa :

  1. Planear y analizar investigativa/evaluadamente las necesidades de escenarios y actores ( estudiantes, grupos, organizaciones, regiones, etc.) para el diseño y producción de mediaciones pedagógicas /materiales educativos combinados en diversos soportes (desde los más artesanales hasta los más electronificados) -;
  2. Analizar y desarrollar las características estructurales del trabajo con desglose de tareas para seleccionar/organizar contenidos y actividades como contextos de aprendizajes, reales y virtuales-;
  3. Coordinar y secuenciar actividades y productos de aprendizaje de modo monitoreado y,
  4. Evaluar/investigar programas/proyectos/materiales de T.E.comunicando efectivamente de modo escrito, visual, sonoro, tele-informático resultados y pronósticos.
  5. Desarrollar apropiados comportamientos de consultoría y trabajo en equipo según contextos.
  6. Difundir, promover y actualizar el área de la T.E. en Centros de Recursos para el Aprendizaje rigorizando los procesos de diseño, desarrollo, tutorías y análisis crítico de mediaciones pedagógicas con MCS y TIC para educación presencial y a distancia.

Si se desea identificar perfiles laborales y un desglose de competencias más específicas del tecnológo educativo/a ver Fainholc, B.[x] en Referencias Bibliográficas.

Por lo tanto el graduado en Educación como en Comunicación, aprenderá a trabajar en equipo, a comunicarse- en forma, contenido y soporte, a tomar decisiones y resolver problemas , a ser líder participativo, colaborativo y solidario en el contexto con los proyectos de T.E. que le toquen llevar adelante, y así, convertirse en un investigador práctico-reflexivo del campo referido en contínuo desarrollo.

Para la 2da formación requerida , se apunta a socializarse con un quehacer que articula la Didáctica, el Currículo, la Psicosociología de las organizaciones educativas formales y no formales, la Antropología, la Filosofía, los Estudios Culturales, la Ciencia de la Comunicación, los Modelos cualitativos de evaluación entre ellos, de la investigación-acción, etc.

Se trata de revisar y profundizar la práctica docente y a estudiar cómo se construye el profesionalismo en relación al pensamiento del profesor, cómo éste aprende y va cambiando sus puntos de vista, revisando sus dificultades, etc., en situaciones de prácticas pedagógicas, lo que significa, aprender a ser respetuoso/a de los otros y de su cultura, a ser sincero para facilitar la orientación didáctica y la reconstrucción de significados de los usuarios en situaciones educativas mediadas por MCS y TIC; discutir y desmontar simbólica e ideológicamente significados diseñados, producidos y distribuidos por diversos soportes para educación formal, no formal e informal, presenciales y telemáticas (con sus diversas combinaciones según escenarios y actores) y experienciar/ compartir "buenas prácticas" respecto a procedimientos, conceptos y predisposiciones valorativas en la acción educativa/ comunicativa.

Ello supone por un lado, aprender enseñando y enseñar aprendiendo, ambos de modo reflexivo y crítico, y por el otro, orientar , mostrar, discutir, confrontar respecto a procedimientos, conceptos y predisposiciones valorativas frente a la acción, entre otros elementos.

Se incluye la indagación y la investigación de la contribución (o no, y en qué aspectos, etc.) de la virtualidad telemática de la enseñanza posibilitada por los nuevos artefactos como una extensión de las diferentes herramientas tecnológicas para los procesos convencionales de enseñanza y aprendizaje. Lo mismo para analizar los residuos cognitivos generados por la interacción con y de la tecnología para promover estrategias de autorregulación, autoconfianza, etc. en el aprendizaje a través de la enseñanza mediatizada.

Por lo tanto para la formación del comunicador como del educador especializado como profesional de la T.E. como del profesor de la disciplina, se requiere concebir que la experticia de un campo es un proceso "en construcción", fruto de una práctica compleja donde interviene la profundización reflexiva seria- no hueca- de dichas prácticas, incluyendo la discusión temática de la disciplina - en nuestro caso, especial de la T.E.- como la acumulación de la experiencia contrastada del área, lo que remite a superar infinitas representaciones erróneas o primitivas y prejuicios. Otra vez , se trata de edificar toda una tarea educativa auténtica.

Rechazadas tanto las teorías autocráticas donde el conocimiento se impone como objetivo e impersonal cuanto las teorías subjetivistas que adjudican dicha construcción a la creación personal o individual, nos interesa una postura de integración o síntesis que contextualice la realidad nacional y regional articulada con lo global y que aglutinan tanto los aspectos subjetivos como los intersubjetivos dentro de marcos socio-políticos, culturales, legales, laborales, etc.

Vemos así, que la mayor demanda para cualquier formación hoy en un mundo de rápido, incierto y complejo cambio, establece que las personas deben desarrollar sus capacidades en generar hipótesis a modo de respuestas flexibles y tomar decisiones para anticipar la resolución de problemas.

De este modo, se opta por un aprendizaje de tendencia práctico-reflexivo, interdisciplinario y que fortifique los procesos de producción.

En consecuencia y siguiendo las diversas tendencias actuales de curricula universitarios flexibles, articulables y abiertos, es útil pensar en un ciclo propedeútico para una formación disciplinar general, referida a los clásicos y centrales problemas de la T.E. , y ciclo superior posterior más especializado y superior referido a las dimensiones, problemas y temas cambiantes del área de la T.E. según la dinámica de su práctica profesional, su investigación y el desarrollo, etc.



5.- La Formación pedagógica.

Una propuesta para la formación docente específica de los profesores de T.E. podría ser: una vez , finalizada la formación general universitaria , se trataría de brindar una formación pedagógica para estos futuros facilitadores/ profesores de T.E. donde además de discutir y practicar la búsqueda compartida de conocimiento disciplinar de modo ordenado y jerarquizado, se atenderán a las clásicas y nuevas preocupaciones pedagógicas en el área del aprendizaje y la enseñanza, de modo de atender la construcción y revisión de esquemas conceptuales y actitudinales que permitan conocer más y mejor supuestos subyacentes, reflexionando acerca de las mejores prácticas de la enseñanza, lo que posibilitaría la formación de pensadores/ as cada vez más inteligentes, hábiles, solidarios, etc.

Asimismo en esta formación pedagógica de profesores de T.E. donde paulatinamente adquirirán su expertise como tales, se hará especial énfasis en la dilucidación de esta práctica compleja que es la enseñanza de esta disciplina especial en los niveles educativos formales primario, secundario o universitario, o en contextos organizacionales diversos de educación no formal.

Respecto a una posible propuesta metodológica para la formación arriba enunciada, creemos que los modelos cualitativos son los más recomendados. Los Estudios de Casos (Wasserman, 1999)[xi] de base constructivos, donde diversos protagonistas relatan, critican, eligen, perciben, proponen hacer en una situación incierta - se trata de la "Etica práctica"- se apunta a una propuesta de enseñanza coherente con ciertos y diferentes valores éticos y creencias educativas de las que se han mencionado arriba ( Carr, op, cit; Bruner, 1998)[xii]. Ello sería, para nosotros, el camino formativo más indicado.

La formación enunciada es cada vez más importante hoy debido a las crecientes transformaciones del mundo científico-tecnológico y las demandas de las TIC que presionan en la vida cotidiana y laboral, a las que deben enfrentarse estudiantes como profesores/as, para las cuales deben estar preparados/as a fin de crear, innovar,etc. en los procesos y materiales- para nuestro caso de T.E.- generando conjeturas y respuestas que nada tienen que ver con ejecutar rutinas sino con anticipar hipótesis.

Por otro lado, como existen diversas extracciones de profesores que provienen de diversos campos y que llegan tanto al campo de la T.E. como de su enseñanza, existen opiniones repartidas en cuanto a las necesidades requeridas para su formación pedagógica.

Están aquéllos que dicen que deben prepararse para la especialidad disciplinar de la T.E., además de la formación pedagógica, existiendo aquéllos que sostienen que lo importante es la formación disciplinaria, hasta los que piensan que es necesario adquirir el saber profesional de la enseñanza a la par que el disciplinar.



6.- Las competencias requeridas para el especializado en T.E. y para el profesor/a de T.E.

Aquí existen dos vertientes formativas:

  1. Formar al especialista de T.E., y
  2. Formar al profesor/facilitador de T.E.

Para ambos casos sostenemos el paradigma Práctico enunciado arriba.

Para el 1ero, o sea formar al especializado en T.E. , se entiende que estos profesionales deben tener un dominio reflexivo de la disciplina especial de la T.E. donde la profesión que se ejerce es diferente a la de la enseñanza o de la comunicación.

Para el 2do, es decir formar al profesor/facilitador de T.E., deberá incluirse un enfoque multidisciplinario con aportes articulados del que ya se hizo mención.

En ambos casos, tanto para el comunicador y al profesional de la T.E. como para el profesor de la disciplina, se requiere concebir que la experticia de un campo es un proceso "en construcción", fruto de una práctica compleja donde interviene el estudio reflexivo a lo largo de dicha práctica, incluyendo la discusión temática de la disciplina - en nuestro caso, especial de la T.E.- como la acumulación de la experiencia en el área, lo que remite a superar infinitas representaciones erróneas o primitivas.

Para finalizar:

Se percibe que se trata de un área nueva, apasionante, en ebullición , de fuerte interdisciplinariedad, de nula improvisación y abordaje y, que compromete cada vez más a toda la sociedad del conocimiento contemporánea que cada vez mediatiza procesos y productos en general y a la comunidad educativa en especial.



Referencias Bibliográficas.

  • [i] Klimovsky, G. Entrevista personal .Bs.As. 2000.
  • [ii] Carr, W. (1993) Calidad de la enseñanza e investigación-acción. Edit. Diada. Sevilla. [iii] Schon, D. (1992) La formación de profesionales reflexivos, Paidós. Barcelona. [iv] Schwab, J. (1959) La práctica: un lenguaje para el curriculum. [v] Stenhouse, (1984) Investigación y desarrollo del curriculum .Edit. Morata.
  • [vi] Peters, R.(1965) Debe plantearse metas un educador?
  • [vii] Langford. G. Enseñanza y profesionalidad, en Carr.W. op. cit.
  • [viii] Rogers, C. (1971) El proceso de convertirse en persona. Paidós. Bs. As.
  • [ix] Schon,D. op. cit.
  • [x] Fainholc, B. (1999) Una revisita al campo de la Tecnologia Educativa. UNLP, y Fainholc, B. (1995) Curriculo del Titulo oficial en Argentina del Posgrado en "Formación en Producción de Materiales Educativos"

Algunos conocimientos y habilidades desglosados que caracterizarían su práctica (Fainholc,1995) (10) serían:

  • Diseñar programas educativos articulando conocimientos y habilidades de medios tecnológicos y TIC en diversas disciplinas.
  • Recrear situaciones pedagógicas diversas a través de la ejecución y aplicación de competencias tecnológicas para la producción y evaluación de proyectos y materiales multimediales.
  • Conocimientos teórico-prácticos, habilidades y actitudes flexibles para analizar, comprender y tomar decisiones en los procesos de enseñanza, aprendizaje y comunicación con TIC.
  • Conocer y colaborar en la ejecución de operaciones tecnológicas para la programación y producción de materiales con equipos electronificados en clases, escuelas, centros de formación, grupos de aprendizaje diversos,etc. presenciales y a distancia, los que incluyen la coordinación de procesos y productos comunicacionales.
  • Desarrollar la capacidad tecnológica de producción, ejecución, implementación y evaluación de proyectos y materiales para la educación semipresencial y a distancia.
  • Desarrollar con solvencia las competencias tecnológicas, como el logro de (pericia) expertez y diversificación en su capacidad de adaptación a los cambios históricos culturales que se producen en la sociedad, la cultura y la vida productiva.
  • Dinamizar la gestión y organización de multimedios coordinando actividades administrativas, tecnológicas, expresivas, comunicativas y didácticas.

Entre las diversas funciones que podría llevar laboralmente adelante se encuentran:

  • Identificar los núcleos interdisciplinarios característicos de todas las ciencias comprometidas con el diseño de proyectos de tecnología y la producción de multimedia educativas.
  • Sensibilizar acerca de proyectos tecnológicos a implementarse en centros de recursos educativos y de comunicación telemática .
  • Asesorar en el área y contextos de aprendizaje flexible en organizaciones productivas, de servicios, comunitarias,etc. incorporando TIC.

A su vez podría desempeñarse en las siguientes tareas:

  • Demostrar competencias para el diseño educativo de programas de educación formal, no formal e informal que mediaticen actividades de enseñanza y aprendizaje con medios múltiples según actores en situaciones diversas.
  • Focalizar su compromiso en el desarrollo socio comunitario, promoviendo la difusión del avance del conocimiento científico- tecnológico, su aplicación y recreación en la comunicación educativa para permitir una mejora en la calidad de vida en zonas rurales, marginales, de grupos étnicos especiales,etc.
  • Dominar los contenidos científicos y tecnológicos propio del quehacer interdisciplinario y de sus prácticas para aplicarlas en la solución de problemas comunicativos concretos.

  • [xi] Wasserman, S (1999) El estudios de casos como método de enseñanza, Ed. Amorrortu, Bs.As.
  • [xii] Bruner, J (1998) La educación puerta de la cultura. Edit. Visor, Madrid.
Arriba Arriba