El protocolo aporta el 7 % al PIB nacional

 

 

Ávila, 11 de julio de 2013.- El protocolo es una disciplina transversal que mueve “en torno al seis o siete por ciento” del Producto Interior Bruto (PIB) de España y que se ha convertido en uno de los sectores que “está tirando del carro de la economía” española.

 

 

 

(Dolores del Mar Sánchez y Gerardo Correa)

 

Esta materia ha irrumpido “desaforadamente” en instituciones y empresas y está teniendo cada vez más demanda, hasta el punto de que la organización de eventos se ha convertido en uno de los sectores que “está tirando del carro de la economía”, a la vista de la ocupación que encuentran los alumnos salidos de los programas “serios” que se imparten en España, según ha indicado hoy Gerardo Correa, presidente de la Escuela Internacional de Protocolo.

 

Correa, que ha participado en el Curso de Verano de la UNED denominado ‘El protocolo y la organización de eventos corporativos: técnicas y estrategias’, que se imparte en Ávila, ha destacado que España se ha convertido en un país “pionero” en esta materia, no sólo por ser “ejemplo” y “modelo” para otros países en fórmulas, técnicas y organización de eventos, sino también por ser el primero en contar con una organización dedicada a esta disciplina, de la mano de Teresa Otero, presidenta de la Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo, que intervendrá mañana en el curso.

 

Además, España ha sido el primer país en contar con estudios específicos para esta materia que en otros países se incluye en otras carreras, y ya hay tres grados oficiales en protocolo y organización de eventos.

 

En este sentido, Dolores del Mar Sánchez, directora del Master en Protocolo y del Experto en Relaciones Institucionales y Protocolo de la UNED, así como directora de este curso, ha destacado el hecho de que fue hace unos cincuenta años cuando las empresas comenzaron a ser “conscientes” de su importancia.

 

“Es la mejor herramienta de marketing político y empresarial”, ha resaltado, subrayando que el protocolo “mejora” la seguridad de un acto, “facilita” las relaciones públicas de las empresas y “contribuye” a la comunicación.

 

De la misma forma, ha indicado que el protocolo no es sólo “cómo poner una mesa o colocar unas banderas”, sino que es una herramienta que “genera igualdad” y “garantiza” la representatividad de personas y entidades.

 

Al respecto, Gerardo Correas ha afirmado que ya se ha desechado el protocolo entendido como normas de educación o convivencia social, porque “es mucho más”, hasta el punto de servir de herramienta para mejorar la cuenta de resultados de una empresa.

 

 

Carmen T. Izquierdo

Comunicación UNED