POESÍA CASTELLANA MEDIEVAL[1]

CASTILIAN MEDIEVAL POETRY

 

 

Índice/ INDEX

Doña Mayor Arias

Doña María Sarmiento

La Reina Doña Juana

Marquesa de Cotrón

La Reina de Portugal

Doña Catalina Manrique

Doña Marina Manuel

Una Dama

Braçeida

Vayona

Una dama

Una dama

Florencia pinar

 

 

¿Quieres más información sobre estas autoras?

Consulta BIESES o pincha sus nombres

 

Would you like to know more about these woman writers?

Search BIESES or click their names

 

 

 

Doña Mayor Arias >

 

A LA PARTIDA DE SU MARIDO,

RUY GONZÁLEZ DE CLAVIJO

 

¡Ay, mar brava, esquiva,

de ti doy querella,

fázes[me] que viva

con tan grand mansela!

 

Tenía meus amores                                     5

que avÍa conoscido,

gentil más que flores,

onrado marido.

Por servir señores,

en ti es metido:                                                   10

dime adónde es ido,

volvió la vela.

 

El mi amor querido

en el mi coraçón,

de mí bien servido                                              15

con grand devoçión,

de aquí es partido

non sé para ;

non sé tu traiçión

si ronpió la tela.                                                  20

 

En su casa estava

rico e asosegado,

çiertas non pensava

de en ti ser metido.

El rey que lo amava,                                          25

enbióle mandado

qu'él tenía ordenado

en la mar carrera.

 

Para ir mensajero                                         30

al rey Tavorlán,

quel' daría dinero

e un trujamán;

diole marineros

e viscocho pan.                                                  35

Por siempre lo avrán

por noble en Castilla.

 

Vendaval fazía

aquesa mañana,

levavan por vía                                                   40

a la trasmontana;

derecho sería

de ser en Triana,

siovieras gana,

ya fuera en Sevilla.                                            45

 

Dueña muy onrada,

yo te aseguro

asme valdonado,

de nada non curo;

mas esta vegada                                                50

por buena fe juro

que verná seguro

por ti, qu'eres vela.

 

Diote Dios poder

que al que tú quieres                                        55

algún bien fazer

guíasle e non (le) fieres;

quiérote prometer,

si tú esto fizieres,

doquier que estudieres,                                    60

de servir tu estrella.

 

Vivo en oraçiones,

este es mi meneo,

non vistré colores

ni aun cuantra peo (?)                                      65

fasta mis amores

vengan, que deseo

por ti, segund creo,

non dará de espuela.

 

Non avré alegranza                                     70

nin podré reír,

vivré en tristança,

iglesias servir;

por esta ordenança

avré de venir                                                       75

fasta dél oír

si es en Tudela.

 

Si en la tu notiçia

él era ya entrado,

nol tomes cudiçia,                                              80

pierde dél cuidado,

nol fagas maliçia

ni sea atormentado,

dale tal guisado

que venga a esta villa.                                      85

 

Ave dél piedad

qu'es de pocos días,

en su moçendad

corre tantas vías;

Rey de Trinidad                                                  90

con las tres Marías

le darán por guía

al ángel que vuela.

 

Creo en Dios del çielo,

en Santa María,                                                  95

en santo evangelio,

que non mentiría

bendiçión de abuelo

que lo trairía

a ver a María                                                       100

que dexó pequeña.

 

Yo fago promesa

en vosos altares

que si por mi puerta

veo a Ruy González,                                         105

de sacar de pena

dos almas mortales

e vestir dos fraires

de fina burneta.

 

¡Ay, mar brava, esquiva,                             110

de ti do querella,

fázesme que viva

con tan grand mansela!

 

 

 

DECIR DESTE MENSAGERO[2]

 

Pois me voy sin falimento

onde Deus tover per ben,

vos Deus consolamiento

que todo el mundo mantén.

Señora de prez loada,

do meu cor faze morada,

me lexo en voso poder

con que falledes plazer.

 

Deus vos tena en su encomenda

por que seades guardada

de todo mal, sin contienda,

de alegría acompañada,

de lealtad bien guardada,

por que en toda vosa vida

amedes muy puramente

a mí, que soy vaso serviente.

 

Que por donde quier que fore

voso seré sin dudança

membrandon de gentil flor,

de vosa gentil senblança

por la qual mi coraçón

sufrirá tribulaçión

fasta que seja tornado

ver voso viso adonado.

 

Meus amigos, toda ora,

quantos me queredes ben,

confortad a mi señora

que non cure de otra ren

sinon de lexar tristura

e venir en grand folgura,

qu'el que ben atende aver

non deve quexoso ser.

 

Que non faré demudança

della en ninguna guisa,

que por firme lealtança

amor me dio por devisa.

Por lo qual a Deus plaziendo

escriví así diziendo

qu'el que bien está e se muda

non faz como rex sesuda.

Volver al índice / Back to index

 

 

 

Doña María Sarmiento >

 

DEZIR

 

Señor, tú que me feziste

de nada muger entera

[    …………………….….    ]

 

Cordero, que a pecadoras

muchas has aconsolado:

a ésta que todas oras

te quiso por abogado,

non le sea denegado

contigo ayuntamiento,

a doña María Sarmiento,

que te ovo ofensado.

 

Volver al índice / Back to index

 

       

 

 

 

 

La Reina Doña Juana (?) >

 

CANCIÓN

 

Verdadero amigo mío,

pues que te partes d'España,

trata bien essa compaña,

que llevas en poderío

mi libertad y alvedrío.                                        5

 

Gentil señor, otrossÍ

plégate de amenazar

el seso, que a tu pesar

va corriendo en pos de ti;

que de tu bondad confío                                              10

que serán muy bien tratados

essos dos acompañados,

que llevas en poderío

mi libertad y alvedrío.

 

 

Volver al índice / Back to index

           

 

 

 

Marquesa de Cotrón >

 

INVENCIÓN

 

La marquesa de Cotrón trae bordados en el braço unos fuegos, en

forma como de la çebolla, y dize la letra:

 

Mi hazer ansí me conviene,

contenta con lo que fuere.

 

 

 

Volver al índice / Back to index

           

 

 

 

La Reina de Portugal >

 

INVENCIÓN

 

La reina de Portogal traía por devisa un remo, y dixo:

 

Por desviar.

 

 

 

Volver al índice / Back to index

           

 

 

 

 

Doña Catalina Manrique >

 

MOTE

Nunca mucho costó poco.

 

 

SATISFÁZELE CARTAGENA CON ÉSTE

Con merecello se paga.

 

 

GLOSA CARTAGENA LOS DOS MOTES

 

De bevir ya desespero

sin saber, triste, qué haga,

pues el remedio qu'espero

con merecello se paga.

 

No porque presumpción toco                    5

que no pagarme me ofende,

que bien claro se m'entiende

que mucho no costó poco.

 

Por esso confiesso y quiero,

comoquier que satisfaga,                                 10

que, pues galardón no espero,

serviros tomo por paga.

 

 

Volver al índice / Back to index

           

 

 

 

 

 

 

Doña Marina Manuel >

 

MOTE

Esfuerçe Dios el sofrir.

 

GLOSA DE CARTAGENA

 

Para yo poder bevir,

cinco cosas ha de aver:

la primera es menester

qu'esfuerçe Dios el sofrir.

 

La segunda es alegría                                5

y paciencia la tercera,

y con esto bien pudiera

quiçá bevir algún día.

La quarta es no sentir,

la quinta no conoscer,                                      10

mas ya que no puede ser,

esfuerçe Dios el sofrir.

 

 

 

Volver al índice / Back to index

 

 

 

 

Una dama

 

MOTE

Transeat a me calix iste.

 

GLOSA DE SORIA

 

Sola sois vos quien podés

hazerme alegre de triste,

pues tan penado me ves;

señora, si possible es,

transeat a me calix iste.                                     5

 

Mas si algo os satisfaze

esta mi muerte, mirad

mi gran querer lo que haze,

que si a vos plaze, a mi plaze

complir vuestra voluntad.                                 10

Mas antes mirar devés

si el dolor qu'en mí consiste

vos remediarle querés;

mas, si possible no es,

maneat in me calix iste.                                    15

 

 

Volver al índice / Back to index

           

 

 

 

 

 

Braçeida >

 

MOTE

¡O, si yo nunca nasçiera!

 

GLOSA DE GÓMEZ DE ROJAS

 

Mi vida plagada triste,

mis graves males sin cuento,

Fortuna, qual me los diste

desque mi razón posiste

d'entero conosçimiento,                                               5

son tan fuertes de sofrir

de tan áspera manera

que me fazes escrevir

en paredes o a do quiera:

iO, si yo nunca nasçiera!                                   19

 

 

 

 

 

OTRA PONIENDO AL CONTRARIO EL MOTE

 

Que diga que no he sofrido

grandes penas y cuidado,

no se crea, pues perdido

he todo el tiempo servido

sin me ser gualardonado;                                 15

y como desesperado

la muerte mucho he querido,

mas agora ya mudado

por vos aver conosçido,

me plaze por ser nasçido.                                 20

 

 

 

 

OTRA EN QUE TORNÓ A PONER EL MOTE DE BRAÇEIDA

PORQUE LE DIXERON QUE NON LAS AVÍA ÉL FECHO

 

Quien dijo fue descortés

que lo ajeno do por mío,

en vuestra virtud confío

que vos non lo creerés,

que çierto yo non fiziera                                               25

un yerro tan conosçido,

mas si ya lo avés querido

por qualquier vía o manera:

¡O, si yo nunca nasçiera!

 

 

Volver al índice / Back to index

           

 

 

 

 

Vayona >

 

PREGUNTA DE DIEGO DE SEVILLA

 

Dezitme, señora, sí Dios vos dé vida,

pues la discreçión con vos siempre mora,

la viril infanta de todas señora

¿para qué se nos muestra en son de dormida?

Si es por estar tan bien basteçida                                        5

de noble mesura sossiego en oír,

la cara serena con poco reír,

acto es de dama, por çierto, entendida.

 

RESPUESTA QUE FIZO VAYONA

 

Si mirades más vezes, Diego y hermano,

aquesta señora tanto excellente,                             10

fallares que su real continente

es muy más divino que no humano;

su rostro y sossiego con tanta mesura,

su mirar tan honesto de sabia entendida,

todos aquestos con gran fermosura                                    15

la tienen velada y no adormida.

 

 

 

Volver al índice / Back to index

 

 

 

 

 

 

Una dama

 

CANCIÓN QUE HIZO UN GENTIL OMBRE A UNA DAMA QUE LE PROMETIÓ, SI LA HALLASSE VIRGEN, DE CASARSE CON ELLA, Y ÉL, DESPUÉS DE AVERLA A SU PLAZER, GELO NEGÓ, SEGÚN MUESTRA LA CANCIÓN

 

El que más, dama, ganó

de lo que me prometistes,

aunque negar lo quisistes,

antes fue que fuesse yo,

salvo si no se os cayó.                                      5

 

Yo soy vuestro prisionero

por la fe de grande amor

y otro es más vuestro debdor

que gozó de lo primero.

El qual pues, dama, llevó                                 10

lo más de lo que nos distes,

haga lo que me pedistes,

c'así lo hiziera yo

ganando lo qu'él gano.

 

RESPUESTA DE LA SEÑORA

 

Gentil ombre, diréis no                                15

a todo, pues desdexistes

la verdad y os retroxistes,

y vuestro querer faltó

de lo que me prometió.

 

Y cien mil muertes que muero                   20

por llevar vos lo mejor,

ruego a Dios nuestro señor

que juzgue lo verdadero.

Con el qual no se perdió

nada de lo que hezistes,                                              25

bevirán mis días tristes,

pues vuestro querer faltó

a quanto me prometió.

 

Volver al índice / Back to index

 

 

 

 

 

Una dama

 

 

PREGUNTA A DIEGO NÚÑEZ

 

Señor, el qual de virtud

y saber tenéis tal fama

que muy grande multitud

de gente, como a salud,

muy enteramente os ama.                                5

Dizen que cosa tan buena

no bive agora entre nos,

que sois otro Cartagena

y también que muy sin pena

glosaréis las leyes vos.                                     10

 

Porque vos sois el dechado

de que tiran las lavores,

que todo lo desechado

que tenéis por olvidado

no saben más los doctores.                             15

Y qu'en vos la discreción

haze su aposentamiento,

y con saber y razón,

con entera perfectión,

tenéis el mundo contento.                                20

 

Después desto oír hablar

vuestras mañas por lindeza

es cosa para espantar,

dizen que no hay vuestro par

en virtudes y nobleza.                                       25

Por lo qual, por concluir,

os demando de merced

que a este torpe dezir

no sea público el reír,

vos solo, señor, lo ved.                                      30

 

Porque soy una defunta

que ha mucho que morí:

quando del mundo partí,

el alegría perdí

con la vida toda junta.                                       35

Sin la qual ningún discreto

dirá bien lo que quisiere,

quanto más quien caresciere

de saber y assí fuere,

como soy ombre imperfecto.                            40

 

Mas diréis con gran razón

que soy muy más de culpar,

conoscer la condición

de mi gran imperfectión

y con todo porfiar.                                              45

Por ende por preguntar

lo que yo saber querría,

me quise assí aventurar,

aunque sea de reprochar

esta tan loca osadía.                                          50

 

PREGUNTA

 

Una cosa que desseo

trabajo por alcançar,

pésame quando la veo

y más quando la posseo:

¿de nasce este pesar?                                55

Aquesta pregunta mía,

que mis defectos despierta,

es tal su sabiduría

que bien saberlo podría

qualquiera persona muerta.                             60

 

De grande merced os pido

que luego me respondáis,

pues tenéis, señor, creído

lo que yo he comedido

primero que lo veais.                                         65

Mas si mi pregunta fuere

a vos, señor, enojosa,

no sea lo que yo quisiere,

mas lo que servido fuere

vuestra merced virtuosa.                                   70

 

Fin

 

Al qual besando las manos,

pidiendo mucho perdón,

le suplico, en conclusión,

qu'esto esté como entr'ermanos.

 

RESPUESTA DE DIEGO NÚÑEZ

 

La perversa ingratitud                                       75

que los perfectos desama,

obrando por in virtud,

en ofensa y servitud

nuestros errores derrama.

De suerte que nos ordena                               80

contra lo que quiere Dios

que lo bueno se condena,

lo malo no se refrena:

ved qué diferencias dos.

 

Que todo nuestro cuidado                          85

es seguir tras los errores:

el mundo bive acordado

en preciar lo despreciado

y no las cosas mejores.

Mas si la torpe afición                                       90

no anduviesse tan sin tiento,

las virtudes qu'en vos son

serían sin división

lumbres del entendimiento.

 

Do se pudiesse mirar                                  95

la humana naturaleza,

mas pues caresce de amar

toda cosa singular,

passemos con su graveza.

Tomemos su bevir                                              100

lo contrario y entended

qu’este es buen apercibir,

pues que tome su sentir

la merced por desmerced.

 

Mirando vuestra pregunta                          105

tan alta la conoscí

que mil vezes me moví

a callar lo que creí

que vuestra merced apunta,

y por traer en efecto                                           110

mi voluntad que no quiere

lo que la razón requiere,

púseme a lo que viniere

por culpa de mi defecto.                                              

 

Así que dando ocasión                               115

para mis faltas mostrar,

acordé sin discreción

dar una definición

a vuestro gran preguntar.

Si no bastare acertar                                         120

mi respuesta y fantasía,

bastará mi declarar

para poder aclarar

mi poca sabiduría.

 

 

RESPONDE A LA PREGUNTA

 

Sí, señora, es lo que creo                                 125

que causa tanto pesar

no es la edad con que peleo,

mas el cansado meneo

del anciano trabajar,

cuya edad nos desconfía                                 130

de la hermosura cierta

do murió la mancebía,

do viniendo el alegría

halla cerrada la puerta.

 

Si en esto no he concluido                        135

tan bien que os satisfagáis,

hazélo, que he conoscido

que me tenéis tan vencido

qu'en todo me sojuzgáis.

Vuestra pregunta requiere                               140

perfectión en tanta cosa

que sin ser vuestro no espere

acertar el que dixere

por ningún metro ni prosa.

 

Fin

 

Aviso de los humanos                                145

fuerça de la discreción,

pues soy vuestro por razón,

beso vuestros pies y manos.

 

 

Volver al índice / Back to index

           

 

 

 

 

 

 

Florencia Pinar >

 

CANCIÓN

 

¡Ay!, que ay quien más no bive

porque no ay quien d'¡ay! se duele,

y si ay, ay que recele:

ay un ¡ay! con que s'esquive

quien sin ¡ay! bevir no suele.                            5

 

Ay plazeres, ay pesares,

ay glorias, ay mil dolores,

ay, donde ay penas d'amores,

muy gran bien si dél gozares.

Aunque vida se cative,                                     10

si ay quien tal ¡ay! consuele,

no ay razón por que se cele,

aunque ay con que s'esquive

quien sin ¡ay! bevir no suele.

 

 

 

 

CANCIÓN

 

Destas aves su nación

es cantar con alegría,

y de vellas en prisión

siento yo grave passión,

sin sentir nadie la mía.                                      5

 

Ellas lloran que se vieron

sin temor de ser cativas,

y a quien eran más esquivas

essos mismos las prendieron.

Sus nombres mi vida son,                                10

que va perdiendo alegría,

y de vellas en prisión

siento yo grave passión,

sin sentir nadie la mía.

 

 

 

MOTE

Mi dicha lo desconcierta.

 

GLOSA DE FLORENCIA

 

Será perderos pediros

esperança qu'es incierta,

pues quanto gano en serviros

mi dicha lo desconcierta.

 

Cresce quando más va más                      5

un quereros que me haze

consentir, pues c'a vos plaze

mis bienes queden atrás.

Mas verés con mis sospiros

la pena más descubierta,                                 10

pues quanto gano en serviros

mi dicha lo desconcierta.

 

 

 

 

 

CANCIÓN

 

Ell amor ha tales mañas

que quien no se guarda dellas,

si se l'entra en las entrañas,

no puede salir sin ellas.

 

Ell amor es un gusano,                               5

bien mirada su figura:

es un cánçer de natura

que come todo lo sano.

Por sus burlas, por sus sañas,

dél se dan tales querellas                                10

que, si entra en las entrañas,

no puede salir sin ellas.

 

 

 

CANCIÓN

 

Hago de lo flaco fuerte,

voy a lo más peligroso,

quiero bolver a la muerte,

puedo huir y no oso.

 

La voluntad me condena                            5

y en ello consiente amor,

do por avelle temor

hago del hilo cadena.

No contradize mi suerte,

voy a lo más peligroso,                                     10

quiero bolver a la muerte,

puedo huir y no oso.

 

 

 

CANCIÓN

 

Cuidado nuevo venido

me da de nueva manera

pena la más verdadera

que jamás yo he padecido.

 

Yo ardo sin ser quemado

en bivas llamas de amor,

peno sin aver dolor,

muero sin ser visitado

de quien por beldad vençido

me tiene so su bandera.                                               10

jO mi pena postrimera,

secreto fuego ençendido!

 

 

CANCIÓN

 

Tanto más creçe el querer

y las penas que sostengo,

quanto más quiero esconder

el grado que de vos tengo.

 

El grado creçe mirando                               5

en tanto que más os miro,

y las penas sospirando

si de vos mirar me tiro.

Ya no me puedo valer,

que en punto de morir vengo,                         10

quanto más quiero esconder

el grado que de vos tengo.

 

 

 

Volver al índice / Back to index

 

 

 

¿Quieres más información sobre estas autoras?

Consulta BIESES

 

Would you like to know more about these woman writers?

Search BIESES

 

 



[1] Se incluyen todos los poemas conocidos atribuidos a mujeres en la Edad Media. Se sigue la edición de M. A. Pérez Priego, Poesía femenina en los cancioneros, Madrid: Castalia/ Instituto de la Mujer, 1989.

[2] Se dirige a Doña Mayor Arias en la partida.