Guías de investigación por materias
Omnibus mobilibus mobilior sapientia
UNED Inicio/Biblioteca Inicio/Guías
Ir

Guías de investigación por materias
Guías de investigación por materias


¿Cómo plantear trabajos académicos?

Introducción

A lo largo de nuestros estudios nos veremos en la necesidad de elaborar diferentes trabajos académicos (curso, final del grado, fin de máster, etc.) que servirán para aplicar el conjunto de conocimientos adquiridos durante un determinado periodo de formación.

La realización de este tipo de trabajos mejora nuestro aprendizaje y la comprensión de los temas y de las ideas tratados en ellos. Además supone un estímulo para el desarrollo de las habilidades necesarias para la investigación y la comunicación de los resultados obtenidos, uno de los objetivos de la formación académica.

La adquisición de estas competencias durante nuestro periodo formativo nos ayudará además a plantear con claridad nuestras ideas a la vez que contribuirá en gran medida a promover nuestro espíritu crítico.

Subir


Metodología

Recopilar y almacenar grandes cantidades de información no sirve de nada si no la seleccionamos, organizamos, evaluamos e incorporamos a nuestra base de conocimiento; es decir, si no la transformamos en conocimiento.

La búsqueda de información es un proceso que requiere mucho tiempo y esfuerzo y un planteamiento erróneo nos conducirá inevitablemente a un resultado incorrecto.

Para evitarlo tendremos que trazar previamente una ruta que nos conduzca con éxito a la meta que queremos alcanzar:

  1. Definir los objetivos y finalidad de trabajo, ya que determinarán el tipo de búsqueda que tenemos que realizar. No es lo mismo una búsqueda bibliográfica efectuada con fines de investigación, como la elaboración de una tesis doctoral, que una búsqueda para un trabajo de clase o para satisfacer una curiosidad personal.
  2. Concretar lo que sabemos sobre el tema, pues será un punto de partida para iniciar la búsqueda, nos evitará la duplicación de esfuerzos innecesarios en la recuperación de información ya conocida.
  3. Consultar a expertos: la comunicación interpersonal profesor/estudiante es muy importante en el proceso de aprendizaje. Establecer conversaciones con especialistas en el tema nos puede ayudar a acotarlo y a buscar nuevos planteamientos.
  4. Consultar obras de referencia: nos ayudará en una primera toma de contacto, al tiempo que nos introduce en la terminología propia del campo en cuestión y nos aporta un primer conjunto de referencias bibliográficas a las que dirigirnos.
  5. Destacar los aspectos de interés de nuestro tema, estableciendo las cuestiones que vamos a abordar y las que dejaremos a un lado.
  6. Delimitar el trabajo, acotando el ámbito cronológico, idiomático, tipológico de los documentos.

Subir


Búsqueda de información

Tenemos que ser cuidadosos a la hora de elegir el tipo de información, pues no toda puede tener el mismo valor para nuestro estudio. Habrá que considerar:

  • si tiene un propósito divulgativo o académico y está elaborada por un experto en la materia
  • si contiene citas y referencias bibliográficas
  • la relevancia del contenido para nuestro tema
  • la actualidad, especialmente en disciplinas técnicas y científicas

Una búsqueda en internet puede proporcionarnos miles de páginas web, pero sólo una parte del conocimiento está accesible de forma gratuita a través de internet, y no todo lo que obtenemos es adecuado para la realización de una investigación académica.

Actualmente todas las bibliotecas universitarias utilizan la web como portal de acceso a los recursos que adquieren. Dichos recursos incluyen catálogos, bases de datos, obras de referencia, revistas y libros electrónicos, enlaces seleccionados por los bibliotecarios en la web, etc.

A través de la biblioteca podemos obtener libros, artículos, ponencias, periódicos, referencias en bases de datos, audiovisuales, tesis, etc. en línea y a texto completo. Se trata de documentación de calidad, organizada e indizada para poder acceder a ella fácilmente e incluso a documentos de otras bibliotecas utilizando el servicio de préstamo interbibliotecario.

Durante el proceso de búsqueda de la información será util tomar notas, subrayar (siempre que no sea un documento de la biblioteca) y recoger las citas de los autores que estamos consultando.

Naturalmente, no toda la información obtenida será adecuada ni tendrá la misma relevancia para nuestro trabajo. Deberemos acudir a nuestras capacidades de juicio crítico para valorarla y decidir qué partes de ella se adapta a nuestras necesidades.


Subir


Redactar el trabajo

Una vez obtenida y seleccionada la información, tendremos que organizarla para comenzar la redacción del trabajo. Para ello nos ayudará la elaboración de un esquema del contenido e incluso un borrador del texto, donde apuntemos ideas que posteriormente desarrollaremos. Trabajar sucesivas versiones de un escrito irá mejorando su construcción, haciendo más coherente su estructura y depurando su escritura.

Habitualmente los profesores nos habrán proporcionado indicaciones prácticas sobre la presentación del trabajo. Si no es así, tendremos que seguir una estructura lógica que contará, al menos, con los siguientes apartados:

  • introducción
  • desarrollo de los diferentes aspectos del tema tratado
  • conclusión

A esta estructura tendremos que añadir un índice del contenido y la bibliografía utilizada, además de las citas bibliográficas. Si acompañamos los textos con la presentación de gráficos, esquemas, tablas o imágenes, deberán ir acompañadas de un pequeño texto que favorezca su comprensión. Además es altamente recomendable que cuidemos la estructuración en epígrafes del texto, que debe ser lógica y fácilmente comprensible.

En un trabajo académico se valoran aspectos tales como:

  • la demostración del conocimiento y la comprensión del tema tratado
  • la claridad en la exposición y en la expresión de las ideas
  • la capacidad para relacionar cuestiones e interpretar los datos
  • la argumentación razonada
  • la originalidad como resultado de un proceso de investigación personal sobre un tema
  • la utilización de fuentes de información de calidad que apoyen nuestra argumentación

Como es lógico, será necesario que cuidemos también otros aspectos relativos a la presentación tales como:

  • una correcta ortografía
  • un uso adecuado de los signos de puntuación
  • la numeración de las páginas
  • la inclusión de una portada que ayude a identificar el documento y a su autor o autores
  • un formateo adecuado de los textos

Otros recursos de interés sobre la cuestión:

Guías rápidas para aprender a buscar información.
Guía rápida sobre la valoración de la información.
Guía rápida sobre cómo presentar trabajos académicos.

Subir


Última actualización: 19/01/17

Biblioteca UNED :: 2013