LAS VOCES DEL TELEDIARIO

 

Arlindo Machado

 

Entre los géneros televisivos más conocidos tal vez el telediario sea el más difícil de abordar. Si entendemos al periodismo, dentro o fuera de la televisión, como una institución de mediación simbólica entre determinados eventos y un público de lectores o espectadores para quienes estos hechos pueden ser considerados relevantes, es casi inevitable que la discusión al respecto esté permanentemente afectada por cuestiones de orden macroestructural, como los problemas ético-profesionales, que hacen a la selección y a la interpretación de las noticias, o aquellos relacionados con el papel de las empresas y de los profesionales en la conducción de los conflictos que tienen por función transmitir. Considerando que la política es siempre un asunto catalizador (y nunca materia de consenso), es inevitable que los aspectos políticos de la discusión despierten mayor interés que otros, eclipsando las restantes posibilidades de abordaje. Mientras tanto, por más sospechosa que pueda sonar esta afirmación a las últimas camadas intelectuales, condicionadas a ver política en todo, mi análisis no pretende verificar el grado de politicidad (esto es, de compromiso, de parcialidad) del telediario o de la empresa que lo produce. Mi interés más bien está delimitado: se trata de ver cómo funciona el telediario en tanto género televisivo.

 

A mi modo de ver, el problema principal en relación a los abordajes tradicionales del telediario es que se limitan sólo al análisis de los contenidos. Véase por ejemplo el método bastante conocido y absolutamente limitado de Glasgow University Media Group (1976, 1980), que consiste en medir cuántas veces determinado telediario presenta noticias favorables al gobierno y noticias en contra, o cuánto tiempo se dedica a cuestiones relacionadas con la izquierda o con la derecha. El equívoco principal de este tipo de abordaje reside en la presuposición de que los telespectadores son ingenuos al punto de repetir de manera acrítica la “intención”, o parti pris de la empresa o del equipo que hace el telediario. 

 

En un texto anterior dedicado al mismo tema (“O Telejornal en tempo de Guerra”, compilado en Machado, 1997: 262-280), tuve la intención de demostrar cómo un mismo telediario o puede ser “leído” de modo diferente por distintas comunidades de telespectadores, en función de sus valores, ideologías y estrategias perceptivas o cognitivas. Por más cerrado que sea un telediario, siempre hay ambigüedad suficiente en su forma significante, al punto de impedir cualquier “lectura” simple y unívoca, y hay también una autonomía suficiente por parte del telespectador, de manera tal que esta le permita una selección de lo que le es arrojado en el flujo televisivo. Una prueba de que el público filtra y opera “lecturas” diferenciadas de aquello que ve en la televisión y su propio comportamiento frente al telediario. Durante la Guerra del Golfo Pérsico hubo manifestaciones contra la CNN (Cable News Network), en los Estados Unidos y en otras partes del mundo, ya sea por considerar que la red favorecía al Pentágono y hacía propaganda de las fuerzas aliadas, ya sea por creer que le daba demasiado espacio a Sadam Hussein y le permitía el acceso a la opinión pública mundial. Peter Arnett, corresponsal de la CNN, que estuvo en Bagdad durante los bombardeos, fue acusado, por uno de los bandos, de ser testaferro de George Bush, y por el opuesto, de adoptar una orientación pro-Iraquí (cuando insistía en mostrar, por ejemplo, que los bombardeos aliados sobre Bagdad alcanzaban escuelas y hospitales públicos). Recordemos también que en ocasión de la Guerra de Malvinas, una parte del público inglés se movilizó contra la BBC, por considerar que su posición “alternativa” era demasiado hostil a la intervención militar, mientras que otra parte acusó a la misma red estatal de capitular frente a la censura y de sacrificar su independencia para sobrevivir. Véase que en realidad para un mismo flujo televisivo podemos tener diferentes “lecturas”. Esto quiere decir, -como ya había notado antes Dominique Wolton (1990: 57)- que la significación en el telediario está en función del contexto cognitivo o sociocultural del proceso de interpretación, razón por la cual desborda siempre cualquier otra intención. Si realmente queremos comprender cómo funciona el telediario, será necesario abstraernos de sus aspectos episódicos y enfrentar el desafío más difícil que es su forma significante.

 

Vamos a comenzar este examen examinando un filme de ficción. Aunque esto pueda parecer contradictorio, el lector entenderá enseguida que esta  opción se debe al hecho de que el filme en cuestión (en realidad, un telefilme) pone en evidencia la estructura significante del telediario de un modo tal que un telediario en particular por sus propios medios jamás podría hacer.  Se trata de Special Bulletin, realizado por Edward Zwick y puesto en el aire por la red norteamericana NBC durante la noche del 20 de marzo de 1983. Como en cualquier otra película, aquí se trabaja con una situación imaginaria: un grupo extremista amenaza con hacer explotar Charleston, en Carolina del Sur, con una bomba nuclear, en el caso que el gobierno americano no esté dispuesto a desarmar sus ojivas nucleares, dando inicio a un proceso de desarme unilateral. El gobierno se niega a dialogar con los terroristas, la situación es cada vez más tensa, hasta que la bomba acaba por explotar, causando una catástrofe nuclear.

 

Típica temática de los tiempos de la guerra fría, semejante en varios aspectos a un clásico de la televisión, The War Game (1965), de Peter Watkins. Pero lo que tiene de original este filme es que fue enteramente imaginado como un telediario, a la manera del famoso War of the Worlds, programa de radio difundido por Orson Welles en 1938. ¿Cómo sería contada una historia de estas, en el caso de que sucediera y una red de televisión la tuviera que transmitir? En un filme convencional, no habría ningún problema estructural: la cámara asumiría el punto de vista inmaterial de un sujeto narrador que lo ve todo, tomando todas las imágenes y sonidos considerados importantes para una visualización y una audición plenas de la historia. Pero como la estructura aquí es la de un telediario, la cosa es más complicada.

No se tiene acceso inmediato a todas las informaciones necesarias para la inteligibilidad del hecho, toda vez que no hay una entidad narradora central capaz de dar coherencia al relato. En consecuencia, la red de televisión ficticia sólo puede mostrar los hechos de los cuales haya testimonio ocular o que puedan ser tomados por sus camarógrafos y transmitidos por sus enviados especiales. Para tener imágenes de los acontecimientos significantes de la historia, fue necesario imaginar desde el principio una situación excepcional, en la que un reportero y un camarógrafo de la red de televisión fueran hechos prisioneros por los terroristas, de manera que pudieran negociar “en vivo” con el gobierno. Había gente de la televisión estratégicamente ubicada en el barco donde se refugiaban los extremistas, en el puerto donde la policía cercaba al barco, en una plataforma de observación a distancia y en las oficinas de decisión en Washington. A lo largo de la historia (“contada” como un relato de telediario), la dupla de conductores desarrollaba el hilo de la trama llamando a los distintos reporteros y también “editaba” el filme a medida que los ponía en el aire. Nada podía ser mostrado si no era al mismo tiempo encuadrado por las cámaras de los camarógrafos y transmitido por los reporteros de la red. Es decir: la enunciación del evento se mostraba explícitamente como condición fundante del relato y la mediación del staff televisivo aparecía como un hecho de la propia estructura significante del telediario, sin la cual no habría mensaje alguno.

 

Lo que este filme muestra de una manera muy clara, casi didáctica, es que el telediario no puede ser visto como un simple dispositivo de reflexión sobre los hechos, de naturaleza especular, o como un mero recurso de aproximación a aquello que sucede en otro lugar, sino más bien como un efecto de mediación. A menos que nosotros mismos seamos los protagonistas, los hechos se nos aparecen a nosotros, espectadores, mediados a través de reporteros (literalmente: aquellos que reportan, aquellos que cuentan lo que ven), portavoces, testigos oculares y toda una multitud de sujetos que hablan, considerando que tienen competencia para construir “versiones” de lo que sucede. Hubo un tiempo en que un cierto cinéma vérité creyó poder dejar a un hecho hablar por sí mismo, con las voces que ya lo constituyen y con las imágenes que ya lo definen, sin intervención explícita de los realizadores y con un mínimo de mediación. En el telediario, mientras tanto, sólo existen mediaciones; los propios enunciados de los reporteros y protagonistas aparecen como mediaciones inevitables y como la condición sine qua non del relato periodístico televisivo. Este es también un punto de distinción muy importante entre el telediario y el documental puro y simple, en el que esa dependencia fundante para con el/los punto(s) de vista de uno o varios observadores no está tan marcada o no desempeña ningún papel estructural importante.

 

Veamos un ejemplo bien concreto. En el diario una noticia podría ser presentada de la siguiente manera al lector: "Un grave accidente entre un automóvil y un camión de transporte de mercaderías sucedió ayer a las 18.40 hs. en el kilómetro 300 de la autopista Presidente Dutra, con una víctima fatal, el conductor del automóvil, Pedro da Silva, y otras dos víctimas que se encuentran todavía en grave estado en el Hospital Público de Taubaté, Maria de Oliveira, que iba en el automóvil, y João Xavier, chofer del camión. Según un testigo, el accidente habría sido causado por una equivocada tentativa de pasar a un omnibus por parte del camión”.

 

Se trata de un relato sobrio, impersonal, aparentemente sin marcas de enunciación (parece que nadie está hablando, a no ser tal vez la voz colectiva de la redacción). En un telediario “tipo”, esta misma noticia sería construida de un modo mucho más complejo, incluyendo a varios enunciadores, diferentes entonaciones y múltiples niveles de dramaticidad. En principio, el conductor introduciría la noticia más o menos de la siguiente forma:

“Grave accidente acaba de pasar en la autopista Presidente Dutra. Nuestro corresponsal en Taubaté, el reportero Mario Arruda, ya se encuentra en el lugar y tiene más detalles para darnos”. Entra en el aire el reportero, teniendo detrás de sí las imágenes del auto destruido, rodeado de gente de la policía y de curiosos. Toma la palabra el reportero:

 “El accidente ocurrió en el kilómetro 300, cercano a la entrada de Taubaté, exactamente hace una hora y veinte minutos, en él participaron un automóvil y un camión, siendo víctimas los conductores, Pedro da Silva y João Xavier, además de una pasajera del automóvil, Maria de Oliveira. Las víctimas fueron trasladas al Hospital Público de Taubaté. El accidente fue presenciado por un testigo, el señor Pedro Padilha, que está aquí a mi lado y nos va a decir exactamente lo que sucedió”. La cámara gira hacia la izquierda del reportero, encuadrando al testigo, quien toma la palabra, todavía bajo el impacto del hecho: “Yo estaba caminando del otro lado de la ruta, cuando vi al camión que intentaba pasar a un ómnibus, sin notar que venía un automóvil por la mano contraria...”.

Un nuevo corte nos traslada al conductor, en la redacción del telediario, permitiéndole continuar con la cobertura del accidente:

“Gracias, Mario. Nuestra reportera Sueli da Silva se encuentra en este momento en el Hospital Público de Taubaté y nos va a dar informaciones sobre el estado de salud de las víctimas”. Aparece la reportera, teniendo al fondo el ambiente del hospital y parientes de las víctimas llorando: “Estamos aquí junto al Dr. João Paulo Alcántara, quien está atendiendo a las víctimas del accidente en la autopista Dutra, él nos va a decir cuál es la situación de los pacientes”. Toma la palabra el doctor, luego de que la cámara lo encuadra: “Lamentablemente, el conductor del automóvil acaba de fallecer hace pocos minutos, debido a una hemorragia cerebral. La situación de los otros dos heridos es todavía grave, pero creo que podrán sobrevivir...”.

 

En total hablan cinco sujetos (conductor, testigo, doctor y dos periodistas), en diferentes lugares, con distintos acentos emocionales, movilizados para la construcción de un relato que, al día siguiente, en el diario será transmitido sólo por una voz impersonal, desdramatizada y sin marcas enunciativas.

 

Técnicamente hablando, un telediario está compuesto por un conjunto de distintas fuentes de imagen y sonido: grabaciones, filmes, material de archivo, fotografías, gráficos, mapas, textos, además de locución, música y ruidos. Pero, por encima de todo y fundamentalmente, el telediario consiste de tomas en primer plano enfocando a personas que hablan directamente a la cámara (posición stand-up), ya se trate de periodistas o de protagonistas: conductores, locutores, corresponsales, reporteros, entrevistados, etc. De hecho, el cuadro básico del telediario consiste en lo siguiente: un reportero en primer plano dirigiéndose a la cámara, teniendo por fondo el escenario de los acontecimientos a los que se refiere en su discurso, mientras que gráficos y textos insertados en la imagen sitúan y contextualizan el hecho; si todo esto fuera en vivo, sería todavía más adecuado.

 

Otra manera de resolver en el mismo cuadro la fusión de todos los elementos del telediario es mostrar, en primer plano, al conductor leyendo la noticia en el teleprompter, mientras que la imagen correspondiente a lo que él anuncia aparece en el fondo, insertada por chroma key o proyectada en monitores presentes en el estudio. La descripción es banal, ya que también es banal el cuadro elemental de todo telediario. Por otra parte, quizás no exista en la televisión otro género con códigos tan rígidos. 

 

Los videoartistas Antonio Muntadas y Hank Bull realizaron una obra ejemplar mostrando este postulado. Se trata de Cross-cultural Television (1987), un video en el que las imágenes “pirateadas” de telediarios de todo el mundo y editadas siguiendo sus semejanzas estructurales demuestran que, a pesar de las variaciones locales dictadas por especificidades culturales o lingüísticas y por diferencias de soporte económico, el telediario se construye de la misma manera, se dirige al espectador de un modo semejante, habla siempre con el mismo tono de voz y utiliza el mismo repertorio de imágenes bajo cualquier régimen político, bajo cualquier modelo de tutela institucional (privada o pública), bajo cualquier grado de progreso cultural o económico.

 

Lo que importa, además, es extraer las consecuencias necesarias de esa estructura básica: el telediario es, antes que nada, el lugar donde se dan actos de enunciación con respecto a los hechos. Distintos sujetos que hablan se suceden, se alternan, se contraponen unos con otros, practicando actos de habla ubicados nítidamente como su discurso en relación a los hechos relatados. “El telediario es un montaje de voces, muchas de ellas contradictorias, y su estructura narrativa no es suficientemente poderosa para dictar a cuál voz debemos prestar más atención o cuál debe ser usada como molde para, a través de ella, entender al resto” (Fiske, 1987: 304).

 

Si su historia hubiese sido otra, el telediario podría haber adoptado para sí el modelo del documental: un relator recitaría un texto absolutamente coherente y sistemático, preparado por cronistas y asesorado por especialistas, mientras que se podrían mostrar imágenes y sonidos relacionados con el texto. Pero, a lo largo de su historia, el telediario fue proyectando otra estructura de presentación, basada en los testimonios de los sujetos implicados en el hecho, sea directamente (como es el caso de los protagonistas, aquellos que hacen o que son testigos de un evento), sea indirectamente (mediante los enviados de la televisión para “reportar” el hecho). Por esta razón se volvió esencial la presencia de la televisión en el lugar y en el tiempo de los acontecimientos, no sólo para autorizarla como fuente confiable, sino principalmente porque esa es la condición sine qua non de su proceso significante. No sin razón muchas veces el telediario no trata específicamente los hechos, sino sus propias dificultades para reportarlos.

Cuando se está en una situación de conflicto particularmente peligrosa, la presencia física del reportero en el lugar de los acontecimientos y la obtención de imágenes y de sonidos representativos de lo que ocurre, se vuelven en sí mismas problemáticas y no es raro que tales dificultades afecten la propia sustancia del telediario. En el caso de la Guerra del Golfo los episodios más significativos de esa puesta en evidencia de las condiciones de producción fueron aquellos ocurridos en Israel y en Arabia Saudita, cuando los periodistas estaban obligados, como los demás mortales, a utilizar máscaras antigas. En la noche del 17 de enero de 1991, la CNN mostró una escena de sus propias oficinas en Jerusalén, donde periodistas nerviosos, que no conseguían ocultar su temor, discutían entre sí si debían o no usar sus máscaras estando al aire.

 

Tanto la CNN como la TF1 francesa mostraron Scuds (misiles iraquíes) cayendo sobre Riad, al mismo tiempo en que sus enviados especiales estaban hablando en vivo y lo que siguió, en estos episodios, fueron instantes de pura estupefacción, cuando la posibilidad de una muerte en vivo del reportero se volvió tangible. En esos momentos percibimos que los reporteros no son, como se podría imaginar, trasparentes a los eventos, sino criaturas mortales, sometidas a la misma suerte de los demás ciudadanos de las naciones en conflicto, un poco atrapados con sus máscaras antigas, un poco también ocupados en su tentativa, no siempre exitosa, de dominar al propio terror. En el telediario, la voz que relata permanece siempre atada a un cuerpo, cuerpo este sometido, como los demás su alrededor, a las leyes del espacio físico donde está situado.

El hecho de que todas estas voces tengan un nombre (los reporteros están siempre identificados en el telediario) es también bastante significativo para la individualización del relato, o más exactamente, para una identificación de un relato con un sujeto enunciador.  Raymond Williams (1979:47) observa que la identificación de la voz fue introducida en radio y en televisión durante la Segunda Guerra, como medida de seguridad para la eventualidad de una invasión o captura de emisoras.

 

Desde entonces la identificación del personal de la televisión se instaló cada vez más hasta llegar a constituir una regla, como en el modelo norteamericano de telediario. Actualmente en la mayoría de los telediarios, la noticia viene casi siempre personalizada, a través de títulos que especifican quién habla, cuál es su función en el telediario o en el hecho que se transmite (“Corresponsal en Londres”, “Gobernador de California”, etc.) y a veces también en lugar desde donde se habla. En general la identificación completa está reservada a personalidades y al staff de la propia emisora o red, mientras que la gente común cuenta apenas con una identificación general (“testigo”, “pariente de la víctima”, “huelguista”, “manifestante”, etc.). De esta manera, el antiguo modelo de telediario derivado de la práctica radiofónica y apoyado básicamente en un locutor que lee un script, fue siendo sustituido de a poco por el modelo que hoy tiene en la CNN a su mejor representante, donde la tarea de construir el telediario del día se reparte entre varios sujetos parlantes que pueblan la pantalla. Al destacar la intervención de los reporteros y de los protagonistas como la de un grupo de personas que habla sobre cosas que vio, que sabe o con las cuales tiene un compromiso, el telediario termina por transformar a la presentación personal en el propio modo de constitución de su estructura significante.

 

Hay ocasiones en las que el texto designa no específicamente a quien habla sino al origen del material audiovisual que se exhibe (“Imágenes de las Malvinas difundidas por el gobierno inglés”, “Material de divulgación del Pentágono”), lo que no deja de ser también una forma de identificación. En el conocido episodio de la Guerra del Golfo, la CNN, limitada por el fuerte aparato de censura montado por los militares en todos los frentes de combate, proporcionó el modelo de cómo se hace teleperiodismo en un contexto de presiones y de censura generalizada: nombró el origen de todas las imágenes. A lo largo del flujo televisivo lo que se ponía ante nuestros ojos y oídos no era una simple sucesión de imágenes sin identificación; por el contrario, las imágenes aparecían identificadas por sus condiciones de enunciación. “Cleared by Israeli military” (censurado por el ejécrito israelí), “cleared by Saudi govt.” (censurado por el gobierno saudita), “cleared by Iraqui censors” (censurado por censores iraquíes), “images from Iraqui TV” (imágenes de la TV Iraquí”), eran leyendas necesarias que acompañaban a las imágenes y a los sonidos como advirtiéndonos: ¡Cuidado! ¡Lo que usted está viendo y oyendo puede ser una versión distorsionada e interesada! La insistencia con que los títulos se sucedían en la pantalla nos autorizaba a concluir que en realidad el flujo televisivo en su totalidad debía ser puesto bajo sospecha. Raras veces el telediario fue tan crítico en relación a sí mismo y raras veces fue tan autoconsciente de su propio lugar en los acontecimientos.

 

Ciertamente, existen variantes de esta estructura básica. Algunos modelos menos ortodoxos de telediario pueden “enmascarar” esa situación de mediación, a través de la incorporación sutil de recursos narrativos de ficción audiovisual (por ejemplo, música “dramática” en la banda sonora e incluso hasta la reconstrucción de los acontecimientos con la ayuda de actores), mientras que otros, por el contrario, pueden desnudarla fundando el relato ya no más en actos de enunciación diversificados y heterogéneos, sino en la autoridad de un conductor omnisciente, omnividente y omnipresente, una especie de voz consensual que se entromete en los relatos y los cierra con un comentario editorial. Walter Cronkite y Dan Rather, en la televisión norteamericana, y Boris Casoy, en la televisión brasileña, son los representantes más conocidos de este último modelo de telediario, en la que la voz-over del conductor suele sobreponerse a los materiales y a otras voces del telediario, moldeándolas con el tamiz de su comentario. Las opiniones demasiado ruidosas o demasiado “radicales” no tienen espacio en esta estructura; ellas son antes reportadas por el conductor, siempre que sea necesario presentar sus puntos de vista. En los casos más fuertemente personalizados, quien presenta las noticias no es solamente un conductor, sino también acostumbra acumular los cargos de jefe de redacción, director general y productor. El programa, en realidad, le pertenece. En casos como este, el conductor no puede ser despedido de la empresa de televisión, como cualquier otro funcionario. Si ocurre algún conflicto con el canal, el conductor simplemente se muda a otro, llevándose el programa entero, es decir, el nombre, el formato, el equipo, los patrocinantes y probablemente hasta los telespectadores.

 

En el modelo “patrón”, por el contrario, el relato periodístico es imaginado como una estructura despojada de entidad narradora centralizada, donde el hecho se reporta mediante testimonios de sus protagonistas y/o de los enviados especiales de la misma televisión. La función del conductor en esta estructura consiste básicamente en leer las noticias y vincular varios enunciados, llamando a los otros protagonistas, pero no le toca hacer comentarios o extraer conclusiones. El reportero goza ahí de una gran autonomía; está en la frontera intermedia entre la voz institucional y la voz individual, constituyendo una especie de interfase entre la televisión y el hecho. La intervención de cada reportero se encuentra marcada por una especie de “asignatura” individual: tiene algo de personal, de subjetivo. En este sentido, se puede incluso afirmar que cada reportero contribuye de forma diferente a la enunciación de un único evento. La CNN es el mejor ejemplo de este modelo de telediario. En el conocido episodio de la Guerra del Golfo las figuras más importantes de la cobertura realizada por la red de cable norteamericana no fueron los conductores sino los reporteros (Peter Arnett, Bernard Shaw, John Holliman y otros), presentes en carne y hueso en el lugar de los acontecimientos y transmitiendo en vivo desde allí. Lo que resalta, finalmente, de este modelo es la idea de telediario como polifonía de voces, cada una de ellas existiendo de manera más o menos autónoma y prescindiendo de cualquier síntesis globalizante.

 

Un modo eficaz de diferenciar entre los dos principales modelos es comprobar si existe alguna jerarquía entre las diversas voces que rivalizan en la arena del telediario.  Si el conductor tiene poder de decisión sobre las voces que entran y salen, por lo tanto de delegar la voz a los demás, si se mantiene como la fuente principal de organización de los enunciados, estamos frente a un telediario de modelo centralizado y de opinión. En el caso opuesto, es decir, cuando el conductor aparece como una voz que expresa la opinión más dispersa o más difusa de un equipo de redactores, o cuando el staff parece tener el mismo peso y la misma importancia que él en la conducción del relato, entonces estamos frente a un telediario de modelo polifónico.

 

En este último modelo, el conductor es más exactamente un locutor, en general impersonal, cuya función principal es leer las noticias (visiblemente escritas por otros) y dar la palabra a los otros protagonistas. El enunciado televisivo, en este caso, se construye a través de un discurso indirecto: el conductor llama al reportero, quien a su vez llama al entrevistado y así vamos encajando una voz dentro de otra, como en el recurso lingüístico de las citas. No es casual que en este tipo de estructuras el conductor nunca use la primera persona (nunca dice “yo pienso que...”), sino que siempre recurra al plural cuando necesita designar al agente enunciador (“nosotros, en este telediario, pensamos que...”). Pero la verdad es que, en este modelo, tanto el conductor como los reporteros evitan, siempre que sea posible, decir lo que piensan sobre la noticia (mientras que sí se permite a los entrevistados y testigos oculares tomar posición frente a los hechos y manifestar emoción o indignación en relación a ellos).

La opinión explícita, cuando existe en esta modalidad enunciativa, jamás le cabe al conductor o a los reporteros, sino a los comentaristas. Por lo tanto en este modelo de telediario hay una clara distinción entre quien recoge y presenta las noticias (los periodistas) y, por otro lado, quien las interpreta (los analistas, los especialistas).  El 7 de junio de 1998 Peter Arnett, al frente del programa NewsStand de la CNN, dio la noticia que el ejercito norteamericano había utilizado gas mortal para matar a sus soldados desertores en Laos, durante la guerra de Vietnam. Después se probó que la historia no era cierta y la CNN tuvo que retractarse. Llamado a explicarse, Arnett se defendió diciendo que no fue el autor de la nota; él sólo la leyó y le dio un lugar como conductor, debiendo ser repartida la responsabilidad del error entre todos los implicados en la producción del programa.

 

Hay cierta tendencia en la actualidad a llamar “tradicional” o “convencional” al teleperiodismo de tipo polifónico y “moderno” o “posmoderno” al de opinión (por ejemplo, Verón: 1995: 88). Sin embargo, el teleperiodismo de opinión, con una fuerte personalización del conductor, existe desde los primeros tiempos de la televisión. No es necesario esforzarse mucho para comprobar esto. Basta citar el caso de See It Now, atrevido telediario norteamericano encabezado por Ed Murrow entre 1951 y 1958. Murrow fue el conductor que mediante la movilización de la opinión pública enfrentó y derribó al todopoderoso senador Joseph McCarty y su programa de “caza de brujas” entre 1953 y 1954. En realidad, desde el punto de vista de sus efectos, ambos modelos de telediario tienen sus virtudes y sus problemas. Un telediario de opinión puede ser en teoría preferible, considerando que es capaz de ejercer una influencia más activa en la opinión pública y producir una movilización real. Además de esto, este modelo deja entrever más abiertamente sus compromisos, en vez de esconder su punto de vista bajo la máscara de una pretendida neutralidad. Pero tampoco podemos olvidar las trágicas consecuencias de este tipo de telediario sobre todo en coyunturas políticas más cerradas, como las dictaduras de derecha o de izquierda, cuando la televisión fue utilizada por conductores comprometidos con los regímenes vigentes, para movilizar a la masa popular contra los “traidores a la patria”, y para convencer a los telespectadores de delatar a los opositores, cuando no de “ajusticiarlos” con sus propias manos (como sucedió en Rumania en 1990 durante el gobierno de Ion Iliescu). Un telediario de opinión es siempre un cuchillo de doble filo, pues entonces todo es cuestión de saber cuál es la opinión que adopta.

 

Por otra parte, se puede acusar, no sin razón, al modelo “polifónico” de telediario de intentar ocultar el hecho de que toda producción de lenguaje emana de alguien, o de un grupo, o de una empresa, por lo tanto nunca es el resultado de un consenso colectivo, sino de una postura interpretativa “interesada” frente a los hechos transmitidos. Mientras que, al contrario del modelo anterior, no se le puede acusar de atentar contra la inteligencia del espectador o de presuponer cualquier incapacidad interpretativa por parte de la audiencia. De hecho, mientras el modelo “de opinión” se basa fuertemente en mecanismos de identificación entre el público y el conductor (en este sentido no es raro que para poner en funcionamiento esos mecanismos, el conductor simule indignación, pesar o temor frente a las noticias presentadas), el otro modelo no induce –por lo menos no lo hace de manera ostensible- a una interpretación o a una emoción que deban ser repetidas por el espectador. Un modelo, por lo tanto, no puede ser en sí mejor o peor que el otro: es necesario examinar cada caso individual y su coyuntura concreta.

 

¿Qué informa un telediario?

 

Tal vez el principal problema en relación a la comprensión del telediario sea el presupuesto bastante generalizado de que la función básica de este género televisivo es informar (bien o mal) sobre lo que está pasando. Como este es un presupuesto universal, en general los estudios sobre telediarios se limitan a intentar la verificación del grado de exactitud o de confiabilidad de la información transmitida. Ahora bien, no se puede decir que este abordaje en principio sea equivocado, ya que si omitimos aquel grupo de espectadores que ven televisión por inercia, importándoles poco lo que se está transmitiendo, la mayoría del público “voluntario” recurre al telediario para saber lo que está pasando en la política, la economía, la cultura, la ciencia, la vida pública, etc. Pero al poner en circulación y confrontar las voces que “relatan” o “explican” un conflicto, al intentar encajar las voces unas “dentro” de las otras, lo que el telediario hace exactamente es producir un cierto desmontaje de los discursos sobre los acontecimientos.

 

En cierto sentido, podemos decir que el telediario es un collage de testimonios y fuentes en una secuencia sintagmática, pero que nunca llega a constituir un discurso suficientemente unitario, lógico u organizado al punto de que se lo pueda considerar “legible”, como algo “verdadero” o “falso”. Las informaciones transmitidas en este género televisivo constituyen, antes que nada, un proceso en movimiento. El telediario, no lo olvidemos, es un programa realizado en vivo, aunque utilice material grabado con antelación o de archivo, y en general el “cierre” se produce pocos minutos antes de ir al aire, con algunas noticias todavía llegando a la redacción. Por más que se quiera o se pueda manipular las informaciones, ellas llegan al telespectador todavía sin procesar por completo, por lo tanto en bruto, contradictorias, sin orden ni acabado final.

 

En el caso de la Guerra del Golfo, por ejemplo, delante del telespectador de la CNN desfilaban los testimonios esquivos y escurridizos de George Bush y Sadam Hussein, de la gente del Pentágono, de los comandantes militares, de los corresponsales en Riad, Amman, Tel Aviv, Bagdad y Washington, de los “especialistas” en geopolítica y asuntos militares, pero ninguno de estos testimonios era suficientemente elocuente para caracterizar el acontecimiento como un todo, o hacer encajar piezas de rompecabezas para que pudieran articularse en algún punto y completar un relato coherente (incluso equivocado o mentiroso) sobre el conflicto.

 

Al confundir en el flujo televisivo los materiales originales de diversas fuentes, el telediario hace chocar distintos enunciados, relativizándolos o anulándolos en el mismo momento en que los difunde. Cuando la CNN lanza al aire sucesivamente un material de propaganda del Pentágono y otro de la TV iraquí, la única “lectura” posible para el espectador es que se trata de diferentes “versiones” de la guerra. El flujo teleperiodístico entero no pasa de ser otra cosa que una sucesión de “versiones” del mismo acontecimiento. La cuestión de la verdad está por lo tanto apartada del sistema significante del telediario, pues en rigor no es con la verdad que él trabaja sino con la enunciación de cada portavoz sobre los hechos. En una guerra, en una revolución, en cualquier tipo de conflicto social, todos resultan ser en alguna medida “mentirosos”, o sea, todos reducen el hecho a su propio punto de vista. El telediario, aun cuando intente construir su “versión”, en sus modelos más personalizados o autoritarios, lo que consigue en general es relativizar o neutralizar las distintas “versiones”, actuando unas contra otras.

En Afganistán, por ejemplo, la CNN tenía acceso tanto a las autoridades locales prosoviéticas como a la guerrilla y ponía en el aire material y testimonios de ambas. En el segundo día de la invasión a Panamá, Bush inició un pronunciamiento público a la nación minutos antes de que aterrizara en la base aérea Delaware el avión con los cuerpos de dos soldados muertos, como un modo de impedir que la televisión pudiera transmitir en vivo un hecho incómodo para el gobierno; la CNN, mientras tanto, junto a la red CBS, dividió la pantalla mostrando simultáneamente los dos eventos.  Si la televisión se muestra incompetente para construir un relato coherente de la guerra o de cualquier conflicto (pero esta “incompetencia” puede ser más una virtud que un defecto, ya que sería peor una versión hermética del evento, según la interpretación oficial), esta es apta, entonces, para proporcionarnos otra visión del hecho, o sea, el conflicto como un enmarañamiento de voces que se chocan a lo largo del flujo televisivo, ninguna por entero convincente, ninguna de ellas completamente despreciable.

 

El telediario es también un front donde se entablan combates decisivos y muchos conflictos se ganan o se pierden más en la televisión que en los campos de batalla. Todos saben esto (además, el terrorismo es la consecuencia más directa de este postulado), pero la actitud de los protagonistas de la historia en relación a este hecho es siempre contradictoria. Por un lado, todos los implicados en los más diversos tipos de conflicto siempre buscan en alguna medida conquistar el espacio de los telediarios para transmitir su “versión” de los acontecimientos. En el caso de la Guerra del Golfo, los equipos de transmisión de la CNN no fueron destruidos ni silenciados, ya sea por los iraquíes, ya sea por los aliados, aunque todos conocían perfectamente su localización en el Hotel Al Rachid, en Bagdad. La razón es obvia: de ambos lados se sospechó que la red de cable norteamericana les podría ser útil en distintas circunstancias, y no valía la pena crear una situación que pudiera colocarla del lado enemigo. Ya en el conflicto militar de los Balcanes en 1999, cuando la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte) decidió bombardear objetivos en Yugoslavia, pareció claro a los protagonistas de ambos lados que la televisión estaba siendo usada (o podía ser usada) por el enemigo.

El resultado fue, de un lado, el bombardeo por parte de la OTAN de la sede de la Televisión Estatal de Yugoslavia en Belgrado, con un saldo de veinticinco periodistas muertos, del otro, el asalto popular a las oficinas de la CNN en Belgrado y la destrucción de todos los equipos e instalaciones, con un perjuicio estimado en un millón de dólares. Como se ve, la ambigüedad “informativa” del telediario produce incertidumbre en los estrategas y protagonistas de los conflictos, ya que nunca consiguen saber con claridad si el telediario está a favor o si es hostil a las causas defendidas y si la televisión ayuda o entorpece en una situación de enfrentamiento militar.

 

Hay un punto de ingenuidad en la insistencia con que muchos analistas e intelectuales intentan probar que los telediarios no son neutros, ni objetivos, ni imparciales, sino que reflejan más bien una producción ideológica. Si la televisión difunde tres opiniones favorables al gobierno y sólo una en contra, no se puede deducir de ahí que el espectador va necesariamente a adherir a las opiniones mayoritarias. Hasta puede ser que a partir de las opiniones presentadas se forme una tercera, ni siquiera esbozada en la pantalla. Del hecho de predominar en video materiales, entrevistas y testimonios tomados de una de las partes en conflicto, del hecho todavía de sospecharse una posición institucional simpatizante en última instancia a esa parte desde quienes hacen el telediario, no se puede concluir, mientras tanto, que el espectador va a tener una “lectura” previsible de las imágenes y de los sonidos difundidos. En los telediarios no existen desinencias, señalizadores, dispositivos de amoldamiento que orienten a la lectura en el sentido de como se debe “leer” aquellos testimonios y estas inserciones de fuentes, o que sean capaces de designar a una voz “dadora”, bajo cuya dirección deberíamos reenfocar todas las demás. Incluso en los telediarios de opinión, en los que hay una fuerte orientación de la “lectura”, no son por completo libres de un reordenamiento personalizado e imprevisible por parte del telespectador.

Por más que se acuse al telediario de maniqueísmo o de compromiso, en realidad este entorpece cualquier perspectiva clara de los acontecimientos, mezcla las razones de las partes en conflicto, oscurece las fronteras y promueve la confusión de los argumentos, e incluso cuando nominalmente asume una de las fuerzas beligerantes.

El telediario pone en todo caso la dificultad de tomar partido frente a la complejidad de los intereses que van siendo puestos en juego, a medida que progresa el flujo de imágenes y de sonidos. Por no favorecer una visión coherente y sistemática de los conflictos y por multiplicar, por otro lado, imágenes, opiniones, testimonios que no encajan en el rompecabezas final, el telediario termina por sembrar la confusión allí mismo donde, a título de “información”, debería haber orden, coherencia y sistematización de la noticia. De ahí la dificultad de las propias fuerzas en conflicto en situar exactamente la posición de los medios en la guerra. Peter Arnett, a pesar de ser norteamericano, no fue considerado un enemigo en Bagdad, habiendo sido inclusive utilizado por Hussein para dirigirse a Occidente. Durante la Guerra de Malvinas, los responsables de la BBC continuaron transmitiendo desde Buenos Aires normalmente y el gobierno militar no los molestó por el hecho de ser británicos. 

En circunstancias de extrema gravedad, el sueño imperial de un control absoluto de las telecomunicaciones choca continuamente con la propia dinámica de la televisión y del telediario. Las imágenes llegan a nuestros hogares con la velocidad de las ondas electromagnéticas, incluso antes de que los conductores puedan leer sus scripts, los reporteros decir sus textos o los censores estudiar las consecuencias de cada emisión.

 

Para las generaciones que aprendieron a seguir los acontecimientos a través del News at Ten (ITN, Gran Bretaña), World News Tonight (ABC, EE.UU.), The CBS News (CBS, EE.UU.), Tagesschau (ARD, Alemania), Heute (ZDF, Alemania), NHK Shinbun (NHK, Japón), Jornal Nacional (Globo, Brasil), Vremia (transmitido obligatoriamente por todos los canales de la antigua Unión Soviética durante el régimen comunista), o de la misma CNN, la ilusión de una autoridad directiva de la televisión está lejos de corresponder a la realidad (Machado, 1997: 262-280).

 

 

 

Obras citadas

 

Fiske, John (1987). Television Culture. London: Methuen.

Glasgow University Media Group. Bad News, London, R&KP, 1976.

Glasgow University Media Group. More Bad News. London, R&KP, 1980.

Machado, Arlindo (1997) Pré-cinemas e Pós-cinemas. Campinas: Papirus.

Verón, Eliseo (1995). Construir el acontecimiento. Barcelona: Gedisa.

Williams, Raymond (1979). Television: Technology and Cultural Form. Glasgow: Fontana/Collins.

Wolton, Dominique (1990). Éloge du Grand Publique: une Théorie Critique de la Télévision. Paris: Flammarion.

 

 

 

El texto " Las voces del telediario de Arlindo  Machado corresponde al  libro “El paisaje mediático. Sobre el desafío de las poéticas tecnológicas" (Editorial Centro Cultural Ricardo Rojas , Buenos Aires, 2000. pag. 95  a 106 )
Agradecemos al profesor  Arlindo  Machado y a su editor Jorge La Ferla la autorización para la  reproducción  de este artículo.

 

 

 

 

 

<< volver
NOMBRE IMAGEN
imprimir