Actualización:  16 enero de 2005

  Entrada..    

English version..English 

   

Mi e-mail  es avhoys@yahoo.es

 

   

     

Curriculum

  ¡No al terrorismo!  
  ¡¡¡CARPE DIEM ¡¡¡  
  Nedstat Basic - Free web site statistics  
 

                 

 

 

 

           

 


Y con las recientes afectados de Asia  y África

 Si a la paz     

 
 

  Madrid y el mundo de luto

 

¡¡¡VADE  RETRO¡¡¡¡¡¡ORTER EDAV¡¡¡

 
  (   erbmon ut oczonoc )
 

Historia Antigua Próximo Oriente  y Egipto I. Ed.Sanz y Torres.

Ha salido el volumen II de mi libro del Próximo Oriente y Egipto ISBN 84-96094-29-4

Los Pueblos del Mar( Cuadro sinóptico) y Los Pueblos del Mar, un enigma histórico

Próximamente saldrá el III Tomo: El mundo mediterráneo I ( Grecia desde siglo IV-

Alejandro Magno- Mundo helenístico-Cartago-República romana).

 Complemento bibliográfico: Arqueología del II milenio en el

 

ENTRADA

 

 

Batalla librada el 1 de octubre del año 331 a.C. en la llanura de Gaugamela, cercana a las ruinas de Nínive y distante unos 100 kilómetros de Arbela (actualmente Irbil, Irak), a orillas del río Bumodos, entre las tropas de Alejandro Magno y un impresionante ejército persa (entre 400.000 y un millón de hombres, dependiendo de las fuentes) al mando de Darío III Codomano. Pese a la aplastante superioridad numérica de las tropas persas, el brillante general macedonio infringió una decisiva derrota a Darío III, el cual huyó en pleno fragor de la batalla, dejando atrás prácticamente todas sus pertenencias y posesiones más valiosas. Tras la batalla, Alejandro Magno conquistó con suma facilidad las ciudades principales del Imperio persa, liquidando de una forma efectiva dicho imperio, consiguiendo además abrir las puertas hacia los inmensos territorios del este.

Antecedentes

Al poco tiempo de la batalla de Gránico, en mayo del año 334 a.C., murió el mejor general persa, el general Memnón, lo cual supuso un golpe irreparable para el ejército de Darío III.

 

En la primavera del año 333 Alejandro levantó sus cuarteles de invierno y continuó con el objetivo que se había propuesto cuando salió de tierras griegas: la conquista total de Asia, para lo que antes se propuso y consiguió hacerse con el control de todo el levante mediterráneo, para dificultar cualquier punto de apoyo al rey persa, a lo que también se sumaba el total aislamiento de Egipto con Persia.

Decidido Alejandro a aplastar a su enemigo, se puso al frente de su ejército de hoplitas, al igual que hizo su enemigo Darío III, pero con la diferencia de que éste último logró reunir un enorme número de contingentes, reclutados desde todas las partes de su inmenso Imperio con la única misión de frenar la expansión del joven rey macedonio.

DECADRAGMA REPRESENTANDO A ALEJANDRO PERSIGUIENDO UN ELEFANTLa primera batalla campal entre ambos ejércitos se desarrolló en noviembre del año 333 en la localidad de Issos, importante puerto meridional del Asia Menor cercano a Cilicia. Este lugar fue elegido por el propio Darío III, en contra de la opinión unánime de sus generales que preferían hacer frente al macedonio por mar, para así evitar el desembarco tranquilo de las tropas macedonias en el continente.

 

 


Mosaico de la Batalla de Issos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Además, la elección no podía ser más desafortunada, pues el ejército y la caballería persa no tenían la menor posibilidad de desplegarse con soltura en una llanura tan estrecha, limitada por el mar y por la montaña. A pesar del ardor y del coraje de la caballería (orgullo y élite de las tropas de Darío III), la superioridad táctica y de maniobra del ejército macedonio fue total e incuestionable, como anteriormente ya había demostrado en la batalla de Granico.
Mosaico de la Batalla de Issos, en Pompeya, en el que aparece Alejandro Magno derrotando a Darío, rey de Persia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La batalla en sí apenas resultó ser un encuentro o escaramuza, ya que cuando Alejandro Magno se disponía a realizar el primer ataque, Darío III emprendió la huida, abandonando a sus soldados en plena refriega cuando se percató del desastre evidente y general de sus tropas, muy numerosas pero totalmente maniatadas. El pánico se apoderó de toda la caballería persa la cual, en su retirada, y preocupada por salvar su vida, aplastó a su propia infantería. Darío III aprovechó tal circunstancia para huir lo más rápidamente posible de aquella ratonera. Alejandro Magno salió en su persecución sin resultado alguno.

El rey macedonio logró en Issos su más brillante victoria hasta el momento. Había derrotado al altivo rey persa en su propio territorio, humillándolo con su acto de retirada en la que dejó, aparte de los atributos reales y las insignias de su poder real, un cuantioso botín en el que se incluía a todos sus servidores, su esposa Estateira, su madre Sisigambis, a dos de sus hijas y a su hijo pequeño, prisioneros que el macedonio trató con el mayor de los respetos. Darío III escribió varias veces a Alejandro Magno pidiéndole la devolución de sus familiares, al tiempo que le ofrecía tratados de paz, a lo que Alejandro Magno se negó altivamente, sabedor de sus fuerzas y de la propia debilidad interna del Imperio persa. Darío III llegó a ofrecerle la suma de 10.000 talentos de oro, el Asia Anterior hasta el río Éufrates y la mano de una de sus dos hijas. Alejandro Magno respondió a Darío III que mal podía ofrecer unos territorios a un hombre que había conquistado todos. En cuanto al matrimonio, parece ser que Alejandro Magno profirió las siguientes palabras: "¡si quiero casarme con tu hija, lo haré, quieras o no!".

Ningún rey de Persia fue humillado tanto hasta entonces como lo fue Darío III, quien juzgó que dada su situación, la cual no podía ser ya peor, su única salida era la de reanudar la guerra con el insolente macedonio, con la que podía sacar alguna ventaja. Gracias a que todavía poseía inmensas reservas de oro depositadas en Damasco y algunos generales de los que lograron escapar a Issos, Darío III comenzó a reclutar nuevas tropas al este del Éufrates entre los millones de súbditos que aún obedecían al menor de sus mandatos.

La conquista de Fenicia

Alejandro Magno se enteró rápidamente de las maniobras de levas que el rey persa estaba realizando, pero le dejó hacer. A primera vista, tal decisión parecía un error táctico de primera magnitud, toda vez que el macedonio tenía la oportunidad de conquistar todo el Imperio persa sin necesidad de luchar. Sin embargo, Alejandro Magno no se apartó un ápice de su plan primitivo de apoderarse de toda la cuenca oriental del Mediterráneo, máxime cuando le llegaron noticias de una posible rebelión griega alentada por la flota persa, la cual se estaba aprovechando de la larga ausencia del rey macedonio. Por todo ello, antes de ir directamente contra Darío III, Alejandro Magno decidió someter la región de Fenicia, principal base naval aqueménida.

 

 

La primera ciudad en caer fue Sidón, a la que siguieron otras ciudades importantes, como Biblos y Arados. Alejandro Magno consiguió poner las flotas de Rodas y Chipre a sus órdenes. En cambio, Tiro le opuso una feroz resistencia, aprovechándose de su situación insular, lo que la hacía inexpugnable. Alejandro Magno llevó a cabo un sitio feroz de la ciudad que duró siete meses, desde febrero a agosto del año 332, en el que las tropas macedonias sufrieron un importante número de bajas y un desgaste excesivo.

La caída de Tiro fue muy importante para Alejandro Magno por varias razones: primero, por lo que dicha ciudad representaba para los persas, pues con su destrucción dejaba prácticamente sin bases a la Armada aqueménida de la zona; segundo, porque Alejandro pretendía atraer a su causa a la flota fenicia, que constituía la mayor parte de la Armada persa, y así, de esa forma, los que esperaban una rebelión griega tenían que descartar cualquier tipo de ayuda proveniente de Oriente; tercero, con la caída de Tiro Alejandro completaba su supremacía obtenida en tierra firme; y cuarto, porque el derrumbe de Tiro significaba la escena final de la lucha secular que venían sosteniendo fenicios y helenos por el dominio de la cuenca mediterránea. La destrucción de la gran ciudad mercantil abrió el camino al triunfo de la cultura helenística sobre el mundo semítico.

Antes de adentrarse definitivamente en Asia, a Alejandro Magno solamente le quedaba ocupar la costa egipcia. Con la posesión de Egipto, el rey macedonio colocaba la piedra clave de su poderío y dominio absoluto sobre el Mediterráneo oriental.

Tras conquistar la ciudad fortificada de Gaza, la cual le opuso una seria resistencia (aunque prontamente vencida), Alejandro Magno entró en Menfis en el otoño del año 332. La toma de la ciudad supuso una auténtica alegría para el pueblo llano, ya que consideraba a Alejandro más como un libertador del yugo persa que como un mero conquistador. El rey de Macedonia supo ganarse el aprecio del pueblo egipcio al respetar su religión, hasta el punto de que llegó a hacer sacrificios al toro sagrado Apis, encarnación viviente del dios Path. Un hecho notable de esta campaña fue su visita al oráculo de Amón en el oasis de Siwah, en pleno desierto, en el que los sacerdotes le otorgaron el título de hijo de Amón, dignidad sólo reservada a los faraones, a lo que se añadieron una serie de manifestaciones divinas: Zeus hizo caer lluvia benéfica y unos cuervos hicieron de guías a la pequeña tropa extraviada por el desierto. Para completar la conquista, Alejandro fundó una ciudad nueva en el delta del Nilo: Alejandría, futura capital de Egipto.

Después de la partida de Alejandro Magno, el país fue confiado en teoría a un gobernador egipcio, pero en realidad el poder militar y económico fue confiado a griegos y macedonios.

Preliminares de la batalla

Tras su derrota en Issos, Darío III consiguió ponerse al mando de un formidable ejército. Así, congregó cerca de 500.000 hombres de a pie y 45.000 de caballería, entre los que se incluían los famosos soldados de la caballería bactriana y los jinetes acorazados escitas, procedentes de las estepas del Asia Central. Para darle aspecto más terrorífico, Darío III dispuso una vanguardia de 15 elefantes traídos expresamente de la India y 200 carros de combate, tirados por cuatro o dos caballos y conducido por un solo auriga, con ambas ruedas guarnecidas de haces preparadas para segar líneas enteras de la formación enemiga. El impresionante ejército persa lo completaba un grupo selecto de infantería persa, constituida por leales y espléndidamente pagados mercenarios griegos, y la propia guardia real de Darío III, de brillante trayectoria y fama militar.

 

 

 

 

Con este ejército tan voluminoso, Darío III se dirigió hacia el norte, partiendo de Babilonia, tras lo cual pasó a la orilla izquierda del río Tigris para proseguir su camino hacia la ciudad de Arbela (ciudad de los cuatro dioses), donde estableció sus almacenes y su harén. Desde allí continuó en dirección a Gaugamela, en la ribera del Bumodos. Darío III, aprovechando la lección de Issos, eligió una vasta llanura de la zona para que facilitase los movimientos de su caballería y, sobre todo, el uso de sus carros con hoces, lo cual acabó siendo fatal para sus planes de batalla, ya que sus movimientos se vieron muy limitados y supeditados al terreno, lo que permitió a Alejandro Magno variar sus ataques en plena batalla y desbaratar la estrategia persa.

Alejandro, procedente de Tiro, llegó a las inmediaciones del Éufrates, en Tampsaco, a comienzos del mes de julio, tras de lo cual, sin resistencia alguna, se dispuso a cruzarlo, al igual que hizo después con el Tigris, con un ejército de 40.000 hombres de infantería y 7.000 de caballería. Darío III, como ya hemos referido anteriormente, decidió jugarse la suerte del envite en un terreno liso elegido por él mismo, con un ejército en el que puso todas sus esperanzas por el gran número que lo componían.

El 20 de septiembre Alejandro Magno se hallaba con su ejército descansando en la orilla oriental del Tigris. Unos días más tarde el macedonio se dispuso para la batalla, no sin antes hacer que sus exploradores le informaran de los movimientos de las tropas de Darío III, por lo que organizó una fuerza de caballería veloz con la que se adelantó rápidamente hacia la posición del enemigo, tras haber ordenado al resto de su ejército que lo siguiera en marcha ordinaria. Gracias a la captura de unos prisioneros persas, Alejandro Magno supo que Darío III se hallaba en Gaugamela y que estaba nivelando el terreno de la batalla. Entonces, Alejandro Magno mandó descansar a su ejército durante cuatro días al tiempo que fortificaba un campamento con fosos y estacadas alrededor. A la cuarta noche, en el transcurso de la segunda guardia, Alejandro Magno levantó el campamento y cruzó el Tigris en dirección a su oponente para poder enfrentarse a él al amanecer. Al llegar a unos 5 kilómetros de distancia de las tropas enemigas, Alejandro detuvo la marcha para celebrar un consejo con sus generales. Por consejo de su segundo, Parmenio, Alejandro mandó acampar allí mismo y reconocer el terreno y al enemigo, mientras que también se fortificaba el campamento. El joven general macedonio, acompañado de un reducido grupo de caballería y de sus compañeros (los famosos homoi), observó in situ el terreno en el que iba a celebrarse tan decisiva batalla. A su regreso, volvió a convocar una nueva reunión en la que descubrió las tácticas a adoptar en la batalla, recalcando la necesidad de una concienzuda ejecución de las mismas para vencer a un ejército diez veces más numeroso.

El 30 de septiembre, la noche antes de la batalla, y cuando Darío III estaba celebrando una especie de fiesta militar, los soldados de Alejandro descasaron. Parmenio intentó aprovechar la situación, por lo que propuso a Alejandro Magno un ataque nocturno, pero éste rechazó de plano la idea. Sus planes eran descargar un golpe decisivo durante la batalla, el cual no podía llevarse a cabo durante la noche cerrada.

La batalla de Gaugamela

Darío III utilizó la llanura de Gaugamela como si se tratase de un inmenso terreno de maniobras, en el cual colocó a su ejército en el siguiente orden de batalla: el ala izquierda formada por la caballería bactriana y, junto a ella, la tribu de los dahaus (tribu escita) y los de Aracosia, seguidos a continuación por los persas (infantería y caballería mezcladas), los susianos y los cadusianos; el ala derecha lo formaban las tropas de la Siria baja y de Mesopotamia, con los medos, partos, etc.; en el centro, donde se hallaba el propio Darío III con su carro, estaban formados los persas propiamente dichos, los arqueros y una vanguardia de 50 carros con guadañas y los elefantes, conformando la línea de choque más profunda del ejército persa; y por último, y a la vanguardia del ala izquierda, figuraba la caballería escita y unos mil jefes bactrianos y un centenar de carros con guadañas, mientras que en el ala derecha estaba la caballería de Armenia y de la Capadocia, más cincuenta carros.

Por su parte, Alejandro Magno desplegó su ejército de un modo muy distinto, no sólo por la gran diferencia numérica, sino también por su propia concepción militar y estratégica. El ala derecha estaba formada por los compañeros, los hipaspistas y, probablemente, tres taxeis de la falange. Hacia la derecha se hallaba el escuadrón real de Clito; un poco a su izquierda, los escuadrones de Glamias, Sópolis, Heráclides, Demetrio, Meleagro y Hageloco. El total de la caballería se hallaba bajo el mando de Filotón, hijo de Parmenio. A continuación, venían la Agema y los hipaspistas, bajo el mando de Nicanor. La falange iba ordenada como sigue: la brigada de Como, a la derecha; luego las de Pérdicas, Meleagro, Polisperchón, Simmias y Crátero. Como de costumbre, Crátero mandaba la infantería del ala izquierda. También en dicha ala se encontraba la caballería griega, bajo Eriginio, y la de Tesalia, bajo las órdenes de Filipo. Toda el ala izquierda iba mandada por Parmenio, a cuyo alrededor se alienaban los jinetes de Farsalia. La novedad de Alejandro se basó en aplicar una segunda línea de refuerzos detrás de la línea frontal para duplicar a su falange, dejando así un espacio vacío entre ambas. Esta segunda línea de reserva consistía en dos columnas volantes, una tras de cada ala, colocadas formando ángulo con el frente, a las que Alejandro cursó orden de que en caso de ataque lateral, realizaran un movimiento oblicuo para parar al enemigo. Si tal cosa no sucediese, su misión era la de replegarse al centro para reforzar el frente. Esta segunda línea estaba compuesta de ilirios, mercenarios griegos y tracios.

 

 

 

 

 

 

 

http://www.historialago.com/leg_alex_bat_gaugamela_01.gif

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antes de entrar en batalla, Alejandro dio otra orden más: Menidas, al frente de la unidad de flanqueo de la derecha, tenía que derivar hacia la derecha y cargar contra cualquier unidad de caballería enemiga que pudiera intentar rodear el ala derecha. El resto de las órdenes por parte del macedonio fueron de tipo general, pero imprescindibles a la hora de llevarlas a rajatabla: que cada hombre mantuviese su posición, permaneciese en absoluto silencio durante el avance y que diesen un grito conjunto sólo en el preciso momento de atacar; que cada mando intermedio recibiese, transmitiese y ejecutase cada una de las órdenes recibidas; y, finalmente y más importante, que cada hombre cumpliese con su deber.

Conocedor del dispositivo de Darío III, Alejandro Magno dejó la impedimenta en el campamento que había utilizado la noche previa bajo la custodia de parte de la infantería tracia, tras lo cual desplegó a sus hombres en formación de combate en las laderas descendentes de las colinas, algunas horas después de que lo hubiesen hecho las tropas de Darío III, aumentando así el tiempo en que sus enemigos permanecieron armados y formados. Cuando llegó lo suficientemente cerca como para distinguir a Darío III y la disposición de las unidades enemigas, Alejandro Magno cambió repentinamente la dirección de su marcha, haciendo que toda su fuerza se desplazara hacia el ala izquierda del enemigo. Conforme el ejército macedonio se aproximaba al persa, con su parte derecha avanzada y su izquierda rezagada, a modo de cuña, tal como inventó el general estratega griego Epaminondas, la respuesta lógica de Darío III fue la de extender su línea de vanguardia en dirección al ala derecha enemiga; pero, al disponer de menor capacidad de maniobra debido a lo profundo de su formación, se movió con una gran lentitud, excepto el frente de la caballería escita, que se apresuró a entablar combate. Alejandro Magno siguió su avance oblicuo hasta que logró situarse más allá del terreno nivelado previamente por los persas para los carros. Deseoso de mantener a Alejandro Magno dentro del alcance de éstos, Darío III ordenó que la caballería de su ala izquierda avanzase para rodear el ala derecha de Alejandro, quien reaccionó con prontitud mandando a Menidas que cargase contra las primeras tropas que iban a rodearlo. El contraataque macedonio fue rechazado por los Escitas y bactrianos, pero Alejandro volvió a demostrar una gran rapidez de reflejos y de visión del combate, ordenando a los peonios de Aristón y a los viejos mercenarios griegos de Cleandro un ataque con el objeto de extender su ala derecha, tal y como había previsto que sucedería. El general persa Besso mandó hacía ese lugar fuerzas de refresco compuestas por el resto de los jinetes bactrianos y escitas, los cuales rompieron las filas de los compañeros de Alejandro, causando graves pérdidas, puesto que los caballos escitas estaban mejor protegidos por una armadura defensiva. A pesar de ello, la disciplina y el orden demostrado por los macedonios en su repliegue posibilitó que éstos se volviesen a reagrupar en perfectos escuadrones que acabaron por romper las líneas enemigas. A su vez, Alejandro Magno siguió inexorable en su avance hacia la derecha, provocando que cada vez más tramos de su línea quedasen fuera del alcance del terreno preparado y, por lo tanto, de los peligrosos carros con guadañas.

Darío III, cada vez más alarmado por el desarrollo del combate, decidió lanzar sus tres grupos de carros para sembrar el desorden en la falange macedonia, pero al aproximarse éstos fueron recibidos con una nube de jabalinas y de flechas de los agrianos y de los de Bacro, situados ahora delante de la caballería de los compañeros, que acabaron por desmontar a la mayoría de los aurigas y mataron a un gran número de caballos; otros carros no causaron daño alguno porque los macedonios abrieron filas y los caballos fueron detenidos por detrás por oleadas de la caballería de los compañeros y por algunos hipaspistas de la guardia real que había llegado al lugar para reforzar el ataque macedonio. El ruido de los gritos y de los golpes que Alejandro Magno había ordenado previamente hizo que muchos caballos persas se asustasen y volviesen sus grupas hacia sus propias filas.

Junto con la carga de los 200 carros, Darío III había ordenado un avance general de todas sus líneas. Su línea se movió hacia delante, con la caballería avanzada y con la intención de rodear al ala izquierda macedonia, muy rezagada, por lo que tuvo que echar mano de nuevos contingentes de caballería, de nacionalidad persa. Alejandro ordenó que los lanceros, al mando de Aretes, cargaran contra ellos en el punto de inflexión con su línea principal, mientras que él proseguía su avance por la derecha. Cuando los lanceros de Aretes lograron desbaratar la línea principal y abrieron una gran brecha, Alejandro Magno se puso a la cabeza de sus compañeros y les hizo dar media vuelta, formándoles en cuña junto con las cuatro taxeis de la derecha de la falange, con los que cargó a toda velocidad contra la brecha, al tiempo que todos los hombres entonaban el grito de guerra.

Rota la parte izquierda de la línea de Darío III, Alejandro Magno galopó en dirección al rey persa.

   Entonces, Darío III giró su carro y se dio  a la fuga, como hiciera en Issos. Entre tanto, la caballería persa, en un principio situada a la derecha de Alejandro, viendo su retaguardia amenazada por Aretes, emprendió la huida seguida por los macedonios, que les causaron un gran número de bajas.

Mientras se libraba esta batalla en el lado derecho de Alejandro, tenía lugar otra igual de cruenta en el ala izquierda. A causa de la marcha acelerada de Alejandro en sentido oblicuo, aquélla se encontraba retrasada respecto de la vanguardia de ataque, creándose una importante brecha entre ambas, lo que fue aprovechado por la caballería india y persa que irrumpió galopando hacia el tres de bagajes macedonio para rescatar a la familia de Darío III, la cual había quedado atrapada en medio. Según la narración de Arriano (la fuente más verídica), el combate adquirió allí caracteres épicos. Los comandantes de la segunda línea de la falange, ejecutando órdenes preestablecidas por Alejandro Magno, hicieron dar media vuelta a sus tropas, apareciendo en la retaguardia persa, tras lo cual acabaron con la mayor parte de la caballería. Mientras tanto, la parte izquierda de la línea macedonia empezó a ser atacada por el frente y la izquierda, expuesta por la retaguardia y por la derecha. Ante tal coyuntura, la unidad de flanqueo retrocedió, la segunda línea dio media vuelta y el batallón de Simmias cerró el flanco derecho, de modo que el enemigo halló oposición en todos los lados. No obstante, Parmenio se encontró totalmente rodeado y en una posición francamente delicada, por lo que envió varios mensajeros al galope hasta llegar a Alejandro Magno, el cual se hallaba a punto de iniciar un definitivo ataque al ala izquierda persa. Rápidamente giró con la caballería de los compañeros, a la que lanzó contra la derecha persa, para acabar chocando con algunas formaciones persas intactas, formadas por excelentes jinetes y, en particular, de lo más granado y selecto de las tropas de Darío III. La caballería de Darío III, que se estaba retirando, luchó denodadamente al ver su movimiento amenazado. Tras una serie de ataques sin cuartel por uno y otro bando, por fin los persas fueron derrotados.

Una vez libre Parmenio, Alejandro Magno y su caballería de compañeros iniciaron la persecución de las tropas persas, prolongándose hasta la entrada de la noche. Cuando Alejandro llegó a las inmediaciones del río Lico (19 kilómetros de distancia de la batalla), se detuvo para que bebieran los caballos y descansasen sus hombres hasta media noche. Parmenio fue enviado al campamento persa, en Arbela, para capturarlo y a ser posible apresar a Darío III, el cual consiguió zafarse de la persecución macedonia, dirigiéndose hacia el este, hacia Media, acompañado por la selecta caballería bactriana, los familiares y unos cuantos portadores. Posteriormente, unos 2.000 mercenarios griegos que también lograron escapar se reunieron con Darío III. Por lo demás, el mayor ejército que Darío III había conseguido reunir había sido totalmente aniquilado por uno de muy inferior número de tropas.

 

Con la táctica aprendida en Tebas de Pelópidas y Epaminondas:La línea oblicua. Preparada por su estado mayor. El de Filipo II.

 

La batalla de Gaugamela vino a confirmar, una vez más, que el más poderoso ejército, el mejor armamento y el lugar más favorable para el desarrollo de una contienda de poco sirven cuando el mando se manifiesta totalmente inoperante e incompetente, como fue el caso del ejército persa, formado por una amalgama de individuos reclutados a la fuerza y sin verdadera cohesión. En cambio, la seguridad y precisión de que dio pruebas el ejército macedonio durante toda la campaña fueron admirables, amén de tener un mando previsor de todas las contingencias posibles, liderado por Alejandro Magno, vigoroso, valiente, poseedor de unas cualidades excepcionales y con una gran confianza en sí mismo y en sus triunfos; cualidades sin las que no habría podido, bajo ningún concepto, llevar a cabo una empresa tan ingente por inverosímil: la conquista de un imperio inmenso con tan sólo un puñado de helenos.

El número de bajas de la batalla es imposible de calcular, al igual que pasa con el número de participantes en la misma. Según el historiador Arriano, murieron por parte persa en torno a los 300.000 (cifra del todo punto exagerada), y cayeron un gran número de ellos prisioneros, a lo que se sumó la pérdida del tesoro real de Darío III, valorado en unos 4.000 talentos de oro, de su arco, sus flechas y su carro laminado en oro. Por parte griega, las pérdidas fueron casi testimoniales: unos 100 hombres y 1.000 caballos.

La importancia de la última victoria de Alejandro sobre su enemigo tradicional, Darío III, y sus consecuencia no se hicieron esperar. Las dos ciudades más importantes de Persia, Babilonia y Susa, abrieron las puertas al vencedor. El sátrapa de Babilonia, Mazeo, salió al encuentro de Alejandro Magno para ofrecerle las llaves de la ciudad, tras de lo cual, el joven rey macedonio entró en la antigua capital de los soberanos babilónicos y persas por un camino adornado con flores y fuegos sagrados. En el propio palacio real de Babilonia, Alejandro Magno encontró enormes sumas de dinero con las que pudo gratificar espléndidamente a cada uno de sus soldados. Alejandro Magno también realizó sacrificios al dios persa Marduk, al igual que hiciera antes en Egipto. Antes de partir hacia Susa, Alejandro, dando muestras de una gran sutileza política, nombró por primera vez a un persa para gobernar una ciudad conquistada, en un claro intento por atraerse a la nobleza enemiga, tratando por igual a los persas adictos que a los oficiales macedonios.

Alejandro Magno dejó Babilonia para encaminarse hacia Susa, la cual guardaba tesoros aún mayores, concretamente la fabulosa suma de 50.000 talentos de oro, cifra exorbitante pero aún menor que la hallada más tarde en la tercera capital persa importante, Pasagarda, donde posiblemente recogiera unos 120.000 talentos. En Persépolis, auténtico corazón de Persia, Alejandro Magno mandó incendiar los antiguos palacios reales del rey Jerjes. Fue en ésta última ciudad donde Alejandro supo por Antípater que en una gran batalla librada frente a Megalópolis aquél había derrotado y muerto a Agis, rey de Esparta, disolviéndose de una vez por todas la temida Liga del Peloponeso.

Alejandro no empezó a perseguir a Darío III hasta haber entrado en la residencia de verano de éste, la tranquila ciudad de Ecbatana. Sin embargo, el desesperado rey persa volvió a escapársele de las manos. Finalmente, cuando más desesperada era la situación para Darío III, perseguido muy de cerca por las tropas de Parmenio, fue asesinado en el invierno del año 330 por el sátrapa Besso, que se proclamó sucesor del rey difunto con el nombre de Artajerjes.

Con la muerte de Darío III, Alejandro Magno pudo conseguir su objetivo político más imperioso: la eliminación total del Imperio aqueménida. La fuerza de su espada y de su determinación lo habían convertido en Rey de Reyes, y ante sí tenía abiertas las puertas de la sugerente India, la cual sería su siguiente objetivo.