MERCADOS Y PRECIOS

    En los aspectos económicos de las gemas, una vez más, es preciso establecer diferencias fundamentales entre el diamante y las gemas de color.

En el caso del diamante, los mercados están controlados por un consorcio internacional, la De Beers Consolidated Co., por medio de la De Beers Central Selling Organization (CSO), entidad que ha establecido un rígido y eficaz sistema de comercialización para un 80% de los diamantes de calidad gema del mundo, actuando en regimen de cuasi monopolio.

debrs.gif (3606 bytes)         de berrs2.jpg (8344 bytes)               debeers.jpe (16200 bytes)

Logotipos de la empresa De Beers

El hecho de que el consorcio posea minas propias, junto con los contratos a largo plazo por medio de los cuales se asegura el suministro en exclusiva de las producciones de casi todos los países, hacen que el mercado del diamante sea extraordinariamente estable.

Los precios del diamante de calidad gema se fijan por especialistas con arreglo a cuatro parámetros muy bien definidos, a saber: color, pureza, peso y calidad de talla (mas detalladamente estas características se describen en la hoja específica del diamante de este curso de Gemología).

Muy distinto es el panorama de las piedras de color. En este caso la variabilidad en los precios es muy grande y está poco controlada. Los hechos que influyen en esta imprecisión son los siguientes:

    En resumen y de forma general, puede decirse que el precio del diamante es estable y muy controlado. El precio de las gemas de color más cotizadas y valiosas (rubí, zafiro, esmeralda y ópalo negro), aunque variable, se rige en gran medida por características comprobables (color, transparencia, tamaño, perfección de la talla).

    En las demás gemas, a medida que el precio por quilate disminuye, intervienen otros factores menos claros (moda, superstición, protecciones históricas, temor de imitaciones, campañas de publicidad, variaciones en el suministro, nuevos descubrimientos de yacimientos, controles nacionales, etc.).

    Las gemas más valiosas, a lo largo de la historia, han sido el diamante, el rubí y la esmeralda, con variaciones en su consideración que las han hecho alternarse en la preferencia de los más poderosos.

    El fenómeno de la democratización en el consumo de gemas se ha ido extendiendo desde mediados del siglo XIX y, sobre todo, a partir de la Segunda Guerra Mundial. Antes, las gemas eran bienes excepcionalmente caros, al alcance de unas élites muy restringidas. El consumo masivo ha hecho aumentar la demanda, la producción, y también el precio.

Para hacerse una idea sobre los precios actuales de las gemas se puede conseguir abundante información en INTERNET (por ejemplo, http://www.gemsvillage.com, http://www.gemsexpress.com y otras).