CLASIFICACIONES DE LAS GEMAS

 
Criterio de utilidad y consumo
 
Clasificación mineralógica de las gemas

Criterios de utilidad y consumo

Previamente a su clasificación sistemática, conviene saber que las gemas, con un criterio de utilización y consumo, se suelen denominar como sigue:

Gemas naturales, finas o verdaderas. Aquéllas de origen geológico o biológico en cuyo origen no ha intervenido la tecnología humana. Ejemplos: Diamante, coral, perla.

Gemas sintéticas. Las que tienen igual composición que las naturales, pero se han fabricado por el hombre. Ejemplos: Rubí, esmeralda y zafiro sintéticos.

Gemas artificiales: Gemas fabricadas por el hombre, que no tienen equivalente natural. Ejemplos: Granate de gadolinio y galio (GGG), titanato de estroncio.

Gemas de imitación: Gemas naturales, sintéticas o artificiales que se asemejan en el aspecto, pero no en la composición, a gemas de más valor. Ejemplo: Plástico, vidrio verde, cuarzo teñido, espinela sintética o turmalina como imitación de esmeralda.

Gemas tratadas: Materiales gemológicos que han sufrido tratamientos (térmicos, por radiación, por impregnación, teñidos, etc.) para modificar su aspecto. El tratamiento de las gemas es tan común que muchos tratamientos se dan por supuestos, y ni siquiera se mencionan. Ejemplo: El calentamiento de esmeraldas en aceite de cedro para mejorar su aspecto y hacer desaparecer las fracturas se lleva a cabo con, prácticamente, todas las esmeraldas del mundo. El tratamiento térmico es muy frecuente en zafiros y rubíes.

Gemas reconstituídas. También llamadas sinterizadas, se fabrican por presión y calentamiento de polvo de la misma substancia. Solamente se suele aplicar el término al ámbar y a la concha de tortuga.

Vidrios: Materiales amorfos, de origen natural o, más frecuentemente, artificial, que se emplean normalmente como gemas de imitación.

Dobletes y tripletes: Ejemplares obtenidos pegando dos o tres piezas de materiales diversos, para utilizarlos como imitación de gemas naturales de mucho más valor. Ejemplo: Doblete de almandino - vidrio para imitar rubí.

Clasificación mineralógica de las gemas.

    Como minerales que son en su mayor parte, las gemas suelen clasificarse según criterios mineralógicos,   siguiendo la clasificación química por aniones, propuesta por Dana en el siglo XIX y modificada a mediados del siglo XX por diversos autores (Strunz, Povarennikh, etc.).

    Con criterio amplio, puede decirse que no existe clase mineral que no tenga una cumplida representación de minerales de aplicación gemológica.

    Además, a los minerales comúnmente estudiados hay que añadir, al menos, tres grandes grupos de sustancias, que si bien no pueden considerarse minerales, sí tienen representación en el mundo de las gemas. Tales son las sustancias de origen orgánico, las rocas y los materiales artificiales. Los materiales sintéticos, por su parte, si bien desde un punto de vista estricto no son minerales, pueden asimilarse a éstos, al tener su misma composición.

    Siguiendo dicho criterio tenemos:

GRUPOS O SUBGRUPOS MINERALÓGICOS

PRINCIPALES GEMAS

ELEMENTOS NATIVOS
Diamante
SULFUROS
Pirita, esfalerita
ÓXIDOS
Corindón (rubí y zafiro), hematites, espinela, rutilo, casiterita, crisoberilo
HALUROS
Fluorita
CARBONATOS
Calcita, smithsonita, rodocrosita, aragonito, malaquita, azurita
SULFATOS
Yeso (alabastro)
FOSFATOS
Apatito, ambligonita, lazulita, wavelita, turquesa
BORATOS
Sinhalita
NESOSILICATOS
Olivino, granates (almandino, piropo, espesartina, uvarovita, grosularia, andradita), fenaquita, circón, andalucita, sillimanita, cianita, topacio, estaurolita, datolita, esfena
SOROSILICATOS
Zoisita, clinozoisita, epidota, idocrasa
CICLOSILICATOS
Axinita, berilo (esmeralda, aguamarina, morganita, heliodoro), cordierita, turmalina (verdelita, indigolita, rubelita, acroíta)
INOSILICATOS
Piroxenos (enstatita, diópsido, jadeita, espodumena), rodonita, anfíboles (hornblenda, nefrita)
FILOSILICATOS
Talco, serpentina, crisocola, prehnita
TECTOSILICATOS
Cuarzo (cristal de roca, amatista, rosado, ahumado, citrino, lechoso, ojo de tigre, rutilado, turmalinado, calcedonia, cornalina, heliotropo, crisoprasa, sardo, ágata, ónice, etc.), ópalo, xilópalo, feldespatos (ortoclasa, sanidina, albita, oligoclasa, labradorita, microclina, amazonita), feldespatoides (sodalita, lazurita, petalita), escapolitas
MATERIALES ORGÁNICOS
Ámbar, coral, azabache, perlas, nácar, concha de tortuga, marfil, hueso
PRODUCTOS ARTIFICIALES
Vidrios, plásticos, etc
ROCAS Y MATERIALES METEORÍTICOS
Obsidiana, unakita, tectitas (moldavita, etc.)

    Por último, respecto de la composición química de las gemas, cabe decir que en muchos grupos minerales (olivinos, turmalinas, granates, etc.) se dan sustituciones isomórficas de unos cationes por otros en diversas proporciones, ocasionando una variación en el aspecto y en las propiedades físicas de los minerales. Normalmente, se dan denominaciones gemológicas distintas a las variedades o especies así generadas, por lo que se utilizan nombres muy diversos en Gemología, que corresponden a variedades no recogidas en la Mineralogía.

    Por ejemplo, entre los granates se encuentran variedades gemológicas como la hessonita o piedra canela, la tsavorita, el demantoide, la rodolita, el granate malaia, etc., que corresponden a composiciones intermedias en las series isomorfas tradicionales.

    Sin embargo, otras clasificaciones también son posibles, según el criterio que se quiera seguir: genético, comercial, por color, por índice de refracción, por tipos de talla, etc.