Horario del Centro
Contacto
Mapa del Sitio
Facebook
Twitter
RSS
www.uned.es

 

Gijón, 26 de julio de 2017

Jorge Alguacil: "El derecho no es más que un instrumento para solucionar pacíficamente los conflictos"

La UNED ha impartido en el Centro Penitenciario de Villabona el curso de verano “Retos jurídicos en la España del siglo XXI”
 
Narciso Martínez Morán.

Jorge Alguacil.

Jorge Alguacil está convencido de que el Derecho constitucional debe tener muy presentes los procesos históricos, porque “la Constitución no es sino la plasmación del desarrollo cultural de un pueblo”. Madrileño de 1973, profesor del Departamento de Derecho Político de la UNED, Alguacil trata de estar lo más informado posible de la actualidad, y cuando lee los periódicos no puede evitar hacerlo con sus ojos de constitucionalista. Esta semana ha dirigido en el Centro Penitenciario de Villabona el curso de verano “Retos jurídicos en la España del siglo XXI”, que parte del hecho de que “las transformaciones sociales alteran la realidad política, y el Derecho no debería permanecer al margen de ellas”. En esta actividad, organizada por el Centro Asociado de la UNED en Asturias, con el apoyo de Instituciones Penitenciarias, han participado conjuntamente alumnos internos y externos.

 

“Retos jurídicos en la España del siglo XXI”... ¿Cuál es el más grave al que nos enfrentamos ahora mismo?

El reto más importante desde el punto de vista del derecho público es el desafío territorial, por la cuestión catalana: el deseo por parte de una comunidad autónoma de dejar de pertenecer al Estado español. Un manifiesto de intelectuales en Cataluña, publicado estos días en El País, comparaba todo el proceso con un tren descarrilado que no se puede frenar y que va a ninguna parte. Encauzar ese problema es el desafío más importante con el que nos encontramos.

 

En el curso se abordan hasta ocho retos diferentes. ¿Cómo se realizó la selección?

La idea que yo tenía era partir desde lo más íntimo, como la maternidad por subrogación, a otros retos que la actual crisis económica ha agudizado, por ejemplo la crisis de las hipotecas, o el problema de la inmigración, la educación, el tema territorial y el sistema electoral. Y turismo y derecho, que está últimamente ligado a las migraciones. No es novedoso que haya un intercambio de ciudadanos entre los Estados, lo que es nuevo es la globalización económica, que hace que estemos en sociedades multiculturales. Hay una pluralidad de religiones, de culturas. Esto, lógicamente, genera conflictos, y ahí tiene que estar el derecho para regularlos. Como en lo que se refiere a las asignaturas de Religión y de Educación para la Ciudadanía. El derecho al fin y al cabo no es más que un instrumento para solucionar pacíficamente los conflictos. Lo que tenemos que hacer los juristas es ir tomando conciencia de dónde están dichos conflictos..

 

En el caso de la maternidad subrogada, ¿estamos ante una colisión de derechos?

La Constitución española reconoce el derecho a fundar una familia, y orienta a todos los poderes públicos a proteger la familia, pero no creo que exista un derecho a la paternidad o a la maternidad, a ser padre o ser madre. Yo no hablaría tanto de derecho como de deseo, el deseo, que es legítimo, de poder ser padre o madre.

 

¿Y qué se debería hacer al respecto?

Yo creo que ahí, entre un deseo y un derecho, debe prevalecer el derecho. Lo que ocurre es que no debe prevalecer en todos los casos. Estamos hablando del derecho de la mujer que cede su cuerpo para la gestación, y del derecho a la integridad física o la propia dignidad de la persona, que son derechos muy serios que es muy difícil que decaigan. A lo mejor se podría plantear en algunos casos... Pero la primera condición es que no puede ser lucrativo. Si es lucrativo, habría una clara presunción de que se está infringiendo el derecho de la mujer. Si no es lucrativo, entonces con determinadas garantías a lo mejor se podría hacer. Es un conflicto, y si nos negamos a regularlo no les estamos dando garantías a las mujeres.

 

¿En qué sentido?

Porque esto puede ser una forma de hipocresía: nosotros no regulamos, pero admitimos que se pueda realizar en otros países. Regularlo es dar garantías. Y sobre todo no crear una diferencia entre ricos y pobres: el rico puede ir a realizar la gestación a un país como puede ser Estados Unidos, mientras que el pobre, o no cumple su deseo, o se ve obligado a irse a otros países donde hay muchas menos garantías. Eso me lleva a considerar que sería deseable explorar posibilidades de llevar a cabo una regulación en España.

 

Usted ha subrayado que la realidad social siempre va por delante del Derecho.

Sí, no es algo criticable. Lógicamente, primero tenemos que tomar conciencia de la existencia de conflictos y después ver cómo los regulamos, y a veces no es fácil, y se tarda en regularlos. Por eso, que en la primera ponencia hayamos tenido a un abogado especialista en Derecho de extranjería [Francisco Pérez Platas] ha sido muy interesante, porque la riqueza de los casos concretos que él nos iba exponiendo me parece superior a cualquier abstracción. Si tenemos que estar alerta a los conflictos, los que ejercen son los primeros que nos pueden alertar. Después entraremos a estudiar cuál es la mejor forma de solucionarlos. Y la mejor forma es básicamente por medidas legislativas.

 

Dicen que el derecho y la aplicación de las leyes tienen que coincidir con el sentido común, y que si no, algo se ha hecho mal.

Es cierto. Lo primero que hay que tener es sentido común, y hay muchos legisladores que no lo tienen. Y si el derecho está para solucionar conflictos, estos se solucionan con sentido común, que es la base, el fundamento, aunque muchas veces es necesario más, porque los problemas suelen ser muy complejos.

 

En sus intervenciones, usted aborda lo jurídico desde una perspectiva más amplia que la del técnico, casi humanística.

Todos somos intérpretes de la Constitución. El Tribunal Constitucional es el intérprete supremo, pero, en cuanto ciudadanos, todos somos intérpretes de la Constitución, si queremos vivirla, y en la medida en que creemos en el progreso de la capacidad de evolucionar del ser humano entendemos que únicamente se puede evolucionar a partir del entendimiento de los conceptos y los conflictos históricos. Yo estoy en una escuela, con mi maestro López Pina, que entronca con Enrique Tierno Galván, que toma conciencia de que el Derecho constitucional no puede reducirse exclusivamente a la norma establecida en la Constitución, sino que es necesario conocer bien los procesos, que traen causa de un proceso histórico.

¿Qué nos puede decir de la importancia de que la UNED esté presente en los Centros Penitenciarios con cursos como este?

Tiene una importancia muy grande. Como alumnos de Derechos aprendimos que el artículo 25 de la Constitución establece como fin de la pena la resocialización del delincuente. Como profesores de Derecho Constitucional tomamos conciencia de que tal finalidad era complicada y que en cualquier caso los poderes públicos deben estar orientados por directriz constitucional a lograr tal objetivo. El privilegio de ser profesor en la UNED me ha permitido conocer de primera mano cómo se lleva a cabo tal directriz, en definitiva conocer el derecho constitucional en acción. Ese objetivo la educación es un elemento fundamental, básico. La educación es un elemento esencial para la resocialización, y la tarea que realiza la UNED en todos los centros penitenciarios creo que es clave.

 

En muchos casos el alumnado externo visita por primera vez un centro penitenciario, y puede que la imagen previa que tenía cambie tras esta experiencia…

Claro, y creo que es muy importante la integración. Aunque el preso lo está por una razón y tiene que estar ahí, y está privado del derecho más importante que es el de la libertad, es muy importante integrar a todas las personas, y creo que es muy bueno que en el curso estemos integrados todos, presos y no presos. Participamos todos, y estamos reunidos en una misma sala, y ese es el objetivo último a cumplir, aunque sea en una escala muy pequeña, aunque sea un grano de arena. Nuestro objetivo es ayudar en lo que podamos.

 

Pablo Núñez

Programa del curso "Retos jurídicos en la España del siglo XXI"

Oferta completa de cursos de verano en Asturias